Trufa Negra de Bodegas Señorío de Líbano en los montes Obarenes.

Lunes 18 de Enero de 2021

Compártelo

Leído › 1482 veces

Bodegas Señorío de Líbano preparó sus cinco hectáreas de encinas en el 2010. "Recogemos nuestra primera cosecha, ocho años después. La primera cosecha se obtuvo el año 2018 y ésta es nuestra cuarta cosecha. Estamos muy contentos porque es de muy buena calidad". (Jesús Bermejo)

 

¿Sajazarra tiene algo para la trufa que la hace única?

El suelo calizo y de Ph alto, la altitud, pendiente, reparto de la lluvia con tormentas en verano hacen de Sajazarra una zona muy interesante para Trufa negra, pero no tanto como única.

¿Cómo surgió este proyecto de cultivo?

Por eliminación y observación. Solo trabajamos con viñedos propios, y siempre tenemos parcelas en estudio por si nos interesa poner viñas en ellas. En aquel momento teníamos 46 hectáreas de viña y 26 de cereal, y de estas últimas había 6 muy altas y cercanas al bosque, con lo que no eran adecuadas para viña y para cereal eran ruinosas, ya que se comían todo los corzos y jabalíes, así que decidimos vallarlas y plantar encinas con trufa negra, un cultivo en que sí se puede amortizar el vallado.

¿De dónde viene vuestra pasión por la trufa?

La trufa negra es un producto muy interesante, prestigioso, mágico, y pensamos en él como cultivo para esas fincas complicadas y en las trufas para consumo con clientes y amigos ya que armonizan perfectamente con nuestros vinos.

¿Qué protocolo habéis seguido para localizar trufas?

Primero observamos que haya "quemados", que son zonas alrededor de los árboles donde no crece la hierba, indicativo de que ya empieza a haber trufas debajo. A partir de ese momento, vamos con los perros truferos, que unen a su excelente olfato un entrenamiento específico.

¿Cuánto tiempo hay qué esperar para obtener este diamante negro?

Si el árbol huésped es la encina, de 8 a 10 años desde que se planta para ver las primeras trufas. Ésta es nuestra segunda cosecha.

¿A qué se debe que sea un cultivo con tan difícil rendimiento? Y ¿Cómo afecta el clima a la cantidad y calidad de plantaciones trufares?

Primero a lo complicado de la relación hongo-árbol, que viven en simbiosis,  el hongo necesita más a la encina que la encina al hongo, con lo que no todos los árboles producen trufa, no todos se "dejan". Y segundo las lluvias, hace falta que llueva en verano para que haya trufas en invierno, y esto no siempre ocurre. Alternativamente se puede regar, si tienes agua, pero esas trufas no son tan aromáticas.

Sabemos que es un producto de temporada, pero... ¿la armonizamos con un vino?

Por supuesto, os recomendamos armonizar la trufa negra con nuestros vinos Señorío de Líbano.. Sajazarra tiene algo para la trufa que la hace única, la armonía de combinar; paisaje, entorno, altura, gastronomía, vino y buena compañía para disfrutarlo en conjunto.

 

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1482 veces

Comenta