Las cuatro tendencias clave del consumo mundial de vino

Viernes 26 de Febrero de 2016

Leído › 9233 Veces

El vino se globaliza, y su consumo se vuelve cada vez más homogéneo con una serie de tendencias que parecen imponerse en todo el planeta

El vino, apoyado en los nuevos cauces de información y la tecnología, es un producto cada vez más global, lo que contribuye a una demanda cada vez más homogénea apoyada por acciones público-privadas de difusión y promoción cada vez más internacionales.

Sin embargo, además de las perspectivas en la internacionalización del vino, vinculadas a este tipo de iniciativas empresariales (públicas o privadas), cabe añadir un conjunto de tendencias observadas desde el lado de los consumidores que también están influyendo en la evolución de las exportaciones de esta industria y que pueden resultar clave en el futuro éxito del vino en los mercados exteriores.

Estas son las cuatro tendencias más importantes observadas en los últimos años:

Vinos saludables

Mayor interés hacia los vinos ‘bio’ en buena parte del planeta, dando mayor cabida al desarrollo de las exportaciones de vinos ecológicos o naturales –que el consumidor los perciba como saludables en general–, especialmente en mercados en los que esta tendencia está muy consolidada en estos tipo de productos a nivel agroalimentario.

Vinos a granel

Mayor demanda del vino a granel. Especialmente en aquellos países en los que el vino a una bebida más y se tiene un concepto vinculado al consumo de vino más amplio y creativo, no tan tradicional o cultural. A este respecto también se viene observando una tendencia en la que cobra importancia la presentación y envasado del producto, más que el producto en sí mismo.

Vinos suaves

Una mayor preferencia por los vinos afrutados, suaves, con menos alcohol y, en caso de que el vino sea sometido a crianza, con un ligero toque ‘amaderado’, pero sin que predomine la madera. Sin embargo, los nuevos hábitos de consumo no renuncian a los vinos con cuerpo, por tanto, se observa una nueva variante hacia una demanda de vinos con mucho cuerpo, mucha fruta, muy jugosos, pero con bajos taninos, menos alcohol y menos madera; vinos modernos en línea con la oferta del Nuevo Mundo.

Vinos con marca

Creciente protagonismo del packaging entre los consumidores. Además del contenido, cobra fuerza en los mercados internacionales el continente. Tanto en la creación de ‘marca’ –a los nuevos consumidores les gustan las marcas–, así como el diseño de botellas, etiquetas y tapones. Los consumidores buscan no sólo vino, sino un conjunto de atributos, experiencias y sensaciones asociadas al mismo.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta