Un estudio italiano demuestra que el vino blanco también es bueno para el corazón

Redacción

Lunes 11 de Mayo de 2015

Leído › 4876 Veces

Descubren la relación entre un compuesto fenólico presente en el vino blanco con la prevención de numerosas enfermedades cardiovasculares, así como la diabetes y la enfermedad renal crónica

Después de un largo invierno, ya están aquí los días de calor. Para muchos amantes del vino, eso significa más blancos en la mesa. Ahora, un sorprendente descubrimiento realizado tras un nuevo estudio de salud llevado a cabo por investigadores italianos, sugiere que el vino no tiene por que ser tinto para mantener sano el corazón.

Durante décadas, las investigaciones habían demostrado que el consumo moderado de vino ofrece beneficios para la salud, sin embargo siempre era el tinto el que se llevaba toda la gloria. Los vinos tintos son a menudo más recomendados desde el punto de vista de la salud debido a que tienen una mayor concentración de polifenoles, compuestos orgánicos que son poderosos antioxidantes.

Las uvas contienen numerosos polifenoles en sus pieles y semillas, y debido a que los tintos maceran en estos hollejos antes de fermentar, estos compuestos saludables pasan al mosto y acaban formando parte del vino. En los blancos no existe tanto contacto con hollejos, por ello la carga final de polifenoles es menor.

Pero eso no significa el vino blanco sea un vino peor. Numerosos estudios han demostrado que el alcohol presente en el vino, en sí mismo tiene beneficios cardiovasculares, reduciendo el riesgo de enfermedades del corazón y derrame cerebral.

Además, los vinos blancos también contienen polifenoles, pues también están elaborados con uvas y cada vez es más frecuente la utilización de maceraciones para este tipo de vinos.

Por ello, investigadores de varias instituciones italianas, entre ellas la Universidad de Turín y el Hospital Versilia en Toscana, se centraron específicamente en los polifenoles presentes en el vino blanco de manera natural.

En concreto, la investigación se centró en el ácido cafeico, un compuesto que se encuentra por igual en ambos tipos de vinos, tintos y blancos.

Una hipótesis planteada durante el estudio para dar explicación a la relación existente entre el vino y un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares es que los polifenoles estimulan los vasos sanguíneos para producir más óxido nítrico.

El óxido nítrico es un vasodilatador que relaja las arterias, bajando la presión arterial, que puede prevenir numerosas enfermedades cardiovasculares, así como la diabetes y la enfermedad renal crónica.

El óxido nítrico también ayuda a que las plaquetas sean más fluidas, lo que reduce el riesgo de formación de placas en las paredes arteriales. Lo malo es que normalmente el oxígeno presente en la sangre reacciona rápidamente con el óxido nítrico, lo que tendría efectos de corta duración.

Sin embargo, los científicos plantearon la posibilidad de que el ácido cafeico del vino protege de la oxidación al óxido nítrico en la sangre, manteniéndolo activo durante mucho más tiempo.

Para el estudio, el equipo administró a algunos ratones óxido nítrico y a otros, además, ácido cafeico. Los resultados, publicados en la revista PLOS ONE, muestran que en aquellos ratones con el antioxidante se mejora la salud arterial y se reduce el riesgo de la enfermedad renal en los ratones.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta