Historia de los Cócteles

El origen de la palabra “cóctel” del inglés “cocktail”, es incierto, si bien existen varias teorías al respecto. Una de ellas...

Escrito por

Martes 30 de Septiembre de 2014

Compártelo

Leído › 82790 veces

El origen de la palabra “cóctel” del inglés “cocktail”, es incierto, si bien existen varias teorías al respecto.


Una de ellas afirma que el nombre proviene de la expresión inglesa cock-tail (cola tiesa o cola de gallo), que en la jerga de los corredores de caballos estadounidenses, en el siglo XVIII y XIX, designaba a un caballo de media sangre.

Las colas de estos animales siempre estaban paradas lo que confería una apariencia similar a la de una cola de gallo.

 


Sea cual sea el origen de la palabra, los combinados existen desde la antigüedad. El primer coctel documentado data del siglo XVI, y algunas de las recetas más clásicas se prepararan desde hace muchísimo tiempo, ejemplo de ello es el coctel “Old fashioned”, un combinado de bourbon que apareció a finales del siglo XVIII.

 

Se sabe que la palabra cóctel ya se utilizaba en Estados Unidos desde el 1800. Treinta y cinco años más tarde, el escritor Charles Dickens describía a uno de sus personajes, el mayor Hawkins como alguien capaz de ingerir “más cócteles que cualquier otro caballero conocido”.

 

Apreciados por la sociedad americana, los cócteles se servían en los hogares y hoteles más exclusivos, hasta que durante la Primera Guerra Mundial pasaron de moda.

Desde entonces su popularidad ha sido fluctuante. Después de la guerra, los jóvenes en busca de nuevas experiencias, estímulos, placeres y estilos inéditos se aficionaron a una nueva gama de cócteles.

Resulta irónico que justo entonces en la década de los 20 la “Ley Seca” norteamericana prohibiera la fabricación, transportación, venta, importación o exportación de cualquier tipo de licor.

En poco tiempo las bebidas alcohólicas pasaron a formar parte de la vida cotidiana y eran consumidas en tabernas clandestina; sólo basto para que la prohibieran y alcanzo un auge histórico.

 

 

Con frecuencia estas bebidas alcohólicas resultaban repugnantes y resultaban tóxicas, por lo que se opto por disfrazar el sabor mediante zumos de frutas y bebidas carbonatadas.

Sin duda los riesgos de beber los ilícitos cócteles alcohólicos espolearon la fascinación de los jóvenes de la época por esos brebajes. La fiebre de los cócteles cruzó rápidamente el Atlántico y se extendió entre los mejores hoteles de París, Londres y Montecarlo, que muy pronto dispusieron de sus propios bares.

El célebre bar Americano del exclusivo hotel Savoy de Londres o Harry’s Bar de Nueva York se convirtieron en el lugar de reunión de los personajes más famosos y glamurosos de la época.

Algo que no sorprende, pues algunos de los cócteles más famosos de la época fueron bautizados con el nombre de iconos del cine en aquel entonces los que ayudo mucho a su popularidad en las altas esferas sociales.

La Segunda Guerra Mundial puso fin a tanta frivolidad, y los cócteles aunque su consumo no ceso, dejaron de estar de moda durante décadas, hasta su ostentoso renacimiento en los años setenta.

Nacía así una nueva etapa de cócteles que incluían ingredientes modernos como el ron blanco, el vodka y el tequila que en aquel entonces comenzaba a exportarse desde México.

Sin embargo la popularidad de los cócteles volvería a disminuir para recuperarse mas tarde.

Hoy en día la coctelera se ha vuelto un accesorio imprescindible en todos los bares del mundo.

 

Un artículo de Luis Pablo
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 82790 veces