Montesinos pone imagen a Reymos 1918, el primer moscato brut nature de España

Madrid

Viernes 31 de Agosto de 2012

Compártelo

Leído › 6091 veces

Una botella de vidrio serigrafiada con un estampado que se inspira en un azulejo típico valenciano, origen que comparten el diseñador y las bodegas

El modisto Francis Montesinos ha puesto imagen al primer moscato brut nature elaborado en España, "Reymos 1918", de Bodegas Anecoop, con una botella de vidrio serigrafiada con un estampado que se inspira en un azulejo típico valenciano, origen que comparten el diseñador y las bodegas.

"Veo en este vino todos los matices del mar Mediterráneo y me traslada su frescura; la esencia de todo lo valenciano está en esta botella", ha precisado Montesinos en la presentación hoy de este vino en el marco de la Mercedes Fashion Week, horas antes de presentar su colección de moda.

El modisto ha subrayado que toda su vida ha buscado innovar, "romper con lo establecido, pero siempre desde la tradición y el saber hacer de lo que perdura", algo que, a su juicio, también ha logrado con este vino, que sale al mercado este lunes, 3 de septiembre, con 20.000 botellas.

Por su parte, el responsable comercial de Anecoop, José Manuel Mejías, ha destacado que el diseño de Montesinos -un estampado de intensos colores azules, rojos y amarillos sobre un fondo blanco- plasma "la luz y el color que se asocia a todo lo valenciano y mediterráneo".

Mejías ha detallado que con el "Reymos 1918" la bodega especializada en vinos moscatel Cheste Agraria del grupo-cooperativa Anecoop "cierra un círculo" que comenzó en el año 2000, cuando -con el deseo de salirse de "la rutina de la mistela"- se convirtieron en los primeros viticultores de España en elaborar espumosos de moscatel.

Con este vino vuelven a ser pioneros, al ser la primera bodega española en comercializar un vino espumoso 'brut nature' de la variedad moscatel de Alejandría y elaborado con el complejo método 'charmat', que exige una segunda fermentación en grandes depósitos de acero inoxidable, mientras que en los cavas esa segunda fermentación se produce en la propia botella.

Según la ficha de cata de la bodega, el resultado es un vino de color amarillo pálido con reflejos verdosos; de aroma elegante con toques de rosa y matices a cítrico, romero y flor de azahar, que acompañan su sabor fresco, con una acidez equilibrada y notas frutales de piña, pera, albaricoque y coco; y que marida con arroces, pescados, mariscos y quesos suaves.

Mejías ha precisado que Anecoop es la única bodega de España que cuenta con cámaras frigoríficas con capacidad para dos millones de kilos, lo que permite mantener el mosto frío todo el año y, por tanto, fermentar también de forma constante.

"Con esto conseguimos que el vino siempre esté fresco", ha remarcado.

Sin embargo, Mejías he hecho hincapié en que la clave de este vino "tan especial" es la selección de la uva desde la vid, en las 3.000 hectáreas de viñedo propio de las que dispone la bodega, que controla el proceso desde el origen, con asesoramiento de campo para los viticultores asociados a la cooperativa.

Anecoop cuenta con Bodegas La Viña, -especializada en tintos- y Bodega Cheste Agraria, la primera productora nacional de uva moscatel de Alejandría, una de las variedades más representativas de la Comunidad Valenciana y con la que elaboran mistelas, moscatos dulces y secos, además de blancos y rosados tranquilos.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 6091 veces

Comenta