El consumo de vino tinto ayuda a eliminar la grasa corporal y mejorar la salud

Pi&erre

Sábado 05 de Noviembre de 2011

Leído › 4079 Veces

El consumo de vino tinto, podría imitar los beneficios de una dieta baja en calorías y, como consecuencia, contribuir a aumentar la longevidad

Se observó que el consumo moderado de vino favorece la reducción de la tasa metabólica, una menor acumulación de grasa en el hígado y de azúcar en la sangre

vino y salud
Relacionados
    {iarelatednews articleid="2941,1395,559,319"}

Por primera vez, una investigación científica en humanos ha demostrado los efectos beneficiosos del resveratrol –un compuesto natural que se desarrolla en la piel y en las pepitas de la uva, especialmente en la tinta- sobre el metabolismo.

Los investigadores de la Universidad de Maastricht en los Países Bajos, autores del estudio, creen que la sustancia, presente en el vino tinto, podría imitar los beneficios de una dieta baja en calorías y, como consecuencia, contribuir a aumentar la longevidad, tal y como demostraron las pruebas en levaduras, moscas de la fruta y ratones de laboratorio.

En el estudio, cuyos resultados han sido publicados esta semana en la revista científica Cell Metabolism, participaron 11 hombres obesos pero sanos a los que se les dio a tomar una dosis diaria de 150 mg de resveratrol (la cantidad equivalente a la contenida en 10 litros de vino tinto) durante 30 días.

Tras llevar a cabo pruebas para examinar el impacto en su organismo se observó una reducción de la tasa metabólica, una menor acumulación de grasa en el hígado y de azúcar en la sangre, una reducción de la presión arterial, de los triglicéridos y de la inflamación, así como un aumento en la eficacia de los músculos.

Por otro lado, no se detectaron efectos secundarios aparentes. Pero, al contrario que con el ejercicio físico o con una menor ingesta de calorías, el compuesto del vino tinto no ayudó a los sujetos estudiados a reducir su talla.

Estos hallazgos han llevado a algunos científicos a insinuar que la presencia de pequeñas cantidades de resveratrol en el vino tinto podría ayudar a explicar la conocida como "paradoja francesa", es decir, la baja incidencia de enfermedades cardíacas y de obesidad en la población francesa, a pesar de que su dieta es relativamente alta en grasas.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta