Nicola Thornton: de Erasmus a embajadora del vino de Toro

Cómo un vino puede contar la historia de una amistad

Jueves 14 de Marzo de 2024

Compártelo

Leído › 5294 veces

Nicola Thornton
Nicola Thornton

La historia del vino en España está llena de relatos que cruzan generaciones, paisajes y, sobre todo, corazones. Pero pocas veces encontramos uno tan conmovedor y emblemático como el de Nicola Thornton y su tributo a Hermenegildo 'Gildo' García. Esta narrativa no solo celebra el legado de un hombre dedicado a la viña, sino que también encapsula el amor profundo por un territorio y su fruto más precioso: el vino de Toro.

Nicola, una joven inglesa con una beca Erasmus bajo el brazo, llegó a Valladolid sin imaginar que el sabor de su primera copa de vino cambiaría su destino para siempre. Toro, con su riqueza vitivinícola y sus viñedos centenarios, la cautivó no solo con su paisaje sino con su gente, su historia y, cómo no, sus vinos. Fue aquí donde conoció a Gildo García, quien se convertiría en su mentor y amigo, un veterano de la viña que le mostró las profundidades de este mundo.

El viaje de Nicola por Toro se transformó en una vocación, convirtiéndose en una defensora de la denominación de origen Toro y de sus viñedos antiguos, amenazados por la modernización y la búsqueda de rentabilidad. Su compromiso la llevó a trabajar con viticultores locales, ofreciendo precios justos y promoviendo prácticas de cultivo que respetan la tierra y la tradición.

El Alma de Gildo, el vino creado en honor a su padrino enológico, es el epítome de este compromiso. Con la tinta de Toro como bandera, este vino no busca solo rendir homenaje a Gildo, sino también ser un estandarte del terruño, de la calidad y de la autenticidad de la región. Este proyecto encapsula el esfuerzo de años, seleccionando meticulosamente las parcelas y buscando la expresión más pura y honesta de la uva, con una producción limitada que asegura su exclusividad y calidad.

El proceso de creación del Alma de Gildo es un reflejo de la filosofía de Nicola y de su equipo en Spanish Palate: vendimia manual, selección exhaustiva de las uvas, fermentación cuidadosa y un envejecimiento que equilibra la tradición y la innovación. Cada botella es un compendio de historias, de pasión y de respeto por la tierra, decorada con una poesía de Gildo y envasada en una caja hecha a mano, simbolizando el carácter artesanal y humano del proyecto.

Este vino no es solo una bebida; es una invitación a explorar la esencia de Toro, a conocer a sus gentes y a sumergirse en su cultura. Es, en última instancia, un brindis por la vida de Gildo, por su generosidad y por todo lo que representó para Nicola y para la región. Un vino que, desde su complejidad, intensidad y equilibrio, busca tocarnos el corazón y hacernos parte de su historia.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 5294 veces