Un tributo vibrante a La Grande Dame X Yayoi Kusama

Sábado 18 de Septiembre de 2021

Compártelo

Leído › 1518 veces

La excepcional creación de Yayoi Kusama para La Grande Dame 2012 difunde un mensaje de esperanza y optimismo al mundo.

Veuve Clicquot y la incomparable artista japonesa Yayoi Kusama envían al mundo un mensaje de alegría con una creación única y colorida que celebra el lanzamiento del nuevo vintage de La Grande Dame 2012.

La creación original de Yayoi Kusama es el vibrante tributo de la artista a "la grande dame" de la Champagne, Madame Clicquot.

Esta creación no es el primer encuentro entre ambas mujeres: en 2006 para una subasta benéfica en Tokio, Yayoi Kusama dio vida a un retrato original de Madame Clicquot usando su famoso patrón de lunares. El diálogo entre la artista y la Maison nunca se ha visto interrumpido y ahora ha alcanzado otro hito de inspiración e intercambio.

Yayoi Kusama ha diseñado el estuche y la botella de La Grande Dame 2012 utilizando sus icónicos símbolos.

La opulenta flor que envuelve la botella de La Grande Dame simboliza la vida, el amor y la paz, además de un tributo a la naturaleza que ambas mujeres aprecian. Los lunares, el estampado por excelencia de Yayoi Kusama, se transforman en las burbujas de champagne que conforman La Grande Dame 2012.

La Grande Dame por Yayoi Kusama: un mensaje de esperanza y optimismo

El nombre elegido por Yayoi Kusama para su creación, "My Heart That Blooms in The Darkness of The Night", es aún más contundente a raíz de la reciente crisis mundial.

La opulenta flor es una creación original que simboliza la energía vital, el amor y la celebración de la vida. Cada una de las 100 piezas que componen la edición limitada están numeradas.

La artista ha aplicado su característico patrón de lunares que recuerda a las burbujas de champagne que encarnan La Grande Dame 2012. Aquí, los universos creativos de Yayoi Kusama y Veuve Clicquot se entremezclan en una brillante, atrevida y optimista colaboración.

Con la generosidad que caracteriza a Yayoi Kusama, como parte de esta original alianza, nace un poema original que transmite un sincero mensaje de esperanza y optimismo al mundo.

My Heart That Blooms in The Darkness of The Night: "From all my heart, the life of flowers flew away. My everlasting affection for the flowers, flew off beyond the universe to show its vitality, to gaze at the extremes of life. Yayoi Kusama"

Dos mujeres fascinantes, dos destinos paralelos

Para Veuve Clicquot, era fundamental asociarse con una artista icónica y comprometida, como la que hizo de Veuve Clicquot una emblemática Maison de Champagne años atrás.

Más de 150 años separan a Madame Clicquot y Yayoi Kusama, casi los mismos puntos en común que unen sus únicos y fascinantes destinos.

Todo comienza con un estilo de vida acomodado e infancias estrictas. Tanto Nicole Barbe Ponsardin como Yayoi Kusama nacieron en una familia acomodada y crecieron acostumbradas a la rigidez que imperaba en la burguesía de los siglos XIX y XX. Ambas mujeres continuaron contrarrestando ese rigor manteniendo un leitmotiv a lo largo de sus vidas: obtener la independencia y conquistar el mundo.

"Deseo que mi marca ocupe el primer lugar tanto en Nueva York como en San Petersburgo" escribió Madame Clicquot en 1831 en una de sus muchas cartas.

Madame Clicquot adquirió esta independencia cuando, como viuda a los 27 años, tomó las riendas de la Maison de Champagne de su difunto esposo, en un momento en que las mujeres no tenían derecho a trabajar ni a tener una cuenta bancaria. Yayoi Kusama obtuvo la suya cuando dejó su Japón natal para ir a Estados Unidos a los 28 años.

Esta emancipación ayudó a definir el carácter audaz de estas dos extraordinarias mujeres junto con su creatividad, atrevimiento y espíritu visionario.

Madame Clicquot se convirtió en una de las pocas mujeres emprendedoras del mundo en ese momento.

Revolucionó el mundo del champagne con sus principales innovaciones incluida la creación del primer vintage conocido en 1810, la creación del primer rosado por mezcla en 1818 y el diseño de la botella Maubeuge, que todavía se utiliza en la actualidad en la mayoría de las maisons de champagne.

En su tiempo, Yayoi Kusama mencionó, "Me he prometido a mi misma conquistar Nueva York y crear mi lugar en el mundo gracias a mi pasión por el arte y mi energía creativa."

Por su parte, Yayoi Kusama conquistó audazmente el mundo del arte occidental, que en ese momento era profundamente masculino. Nunca cedió a ninguna presión, a veces pintaba durante casi dos días y noches seguidas. Existen muchas facetas en el perfil de Yayoi Kusama: Pintora, escultora, autora, artista de performance y cineasta. Cada uno de estos talentos le ayudó a convertirse en una de las pocas artistas femeninas de esa época capaces de ganarse la vida con su arte.

Yayoi Kusama también fue pionera en su campo al ofrecer experiencias inmersivas, especialmente con sus Infinity Nets y Mirrored Rooms. Ofreció una nueva relación con el arte, en la que el cuerpo y la mente son partes integrales del trabajo.

Desde el trabajo de Yayoi Kusama hasta el desarrollo que llevó a cabo Madame Clicquot en la Maison Veuve Clicquot, estas dos figuras atrevidas demuestran un compromiso fuerte e impecable. Y hoy, sus destinos convergen en una colaboración inigualable.

Visión para la belleza y la excelencia

Aunque distanciadas por el tiempo, estas dos mujeres están unidas por su amor a la belleza, el riguroso cuidado para acometer demandas impecables y la atención al detalle como seña de identidad esencial para sus creaciones. Yayoi Kusama y Madame Clicquot nunca se limitaron a crear algo bueno y hermoso, siempre optaron por ir más allá de los límites para ser decididamente diferentes y a lo largo de sus carreras, ambas mujeres persiguieron esta búsqueda de la excelencia y la vanguardia.

Madame Clicquot comprendió que un buen champagne no era suficiente para labrarse una reputación mundial. La botella, la etiqueta y el diseño eran tan importantes como el vino en sí. Entonces decidió prestar atención a la belleza del producto, así como a la perfección del champagne.

"Nuestro vino debe ser halagador a la vista y al paladar." Madame Clicquot, 1828

Ella era una visionaria audaz, al igual que Yayoi Kusama.

Por sí mismas, construyeron universos visuales fuertes y reconocibles al instante. La etiqueta amarilla de Veuve Clicquot es un símbolo reconocido en todo el mundo, mientras que los lunares y las flores son la firma indiscutible de la artista japonesa.

Finalmente, la dedicación compartida hacia su público hace que las dos mujeres sean tan cercanas en espíritu. Madame Clicquot fue impulsada por las recomendaciones de sus clientes con quienes intercambió miles de cartas y Yayoi Kusama nunca de imaginar creaciones inmersivas con las que la audiencia pueda jugar. Y, sobre todo, ambas mujeres hicieron todo lo posible para que esas interacciones fueran relevantes, hermosas y vibrantes.

La Grande Dame 2012: la gloria de la Pinot Noir

Madame Clicquot creía que la uva Pinot Noir tenía el rango de expresión y potencial para crear el mejor champagne. Fue su amor por esta uva lo que le llevó a adquirir diez de las doce parcelas emblemáticas de Pinot Noir de la Maison.

Desde entonces, la Pinot Noir ha sido el sello distintivo del estilo de Veuve Clicquot, proporcionando la estructura y la fuerza tan típica de su firma. La Grande Dame por otra parte es el homenaje a Madame Clicquot, apodada entre sus coetáneos como "la grande dame" de la Champagne.

La Pinot Noir exige la mejor experiencia del Chef de Cave y del equipo enológico. Delicada, la Pinot Noir también representa un desafío para quienes trabajan en el viñedo. La uva Pinot Noir se expresa de manera diferente dependiendo de su terruño, exposición y condiciones de cosecha del año en concreto. Quizás ésta sea la uva con mayor capacidad para sorprender.

El ADN de La Grande Dame se centra en la excelencia de la Pinot Noir, que determinará si en un año se declara o no el lanzamiento de la añada, y la extraordinaria calidad de sus uvas, principalmente de Grands Crus de las parcelas históricas de la Casa, entre las que destacan: Aÿ, en la Grande Vallée de la Marne, y Verzenay, Verzy, Ambonnay y Bouzy en la Montagne de Reims.

La destreza enológica de La Grande Dame reside en la magia de la mezcla para lograr la armonía a través de la fuerza y la delicadeza. El 90% de la uva de La Grande Dame 2012 es Pinot Noir, ensalzada por un 10% de Chardonnay de los Grands Crus de Avize y Mesnil-Sur- Oger en la Côte des Blancs.

La Grande Dame 2012, con su composición versátil impulsada por el extraordinario savoir-faire de Veuve Clicquot, no solo es una delicia hoy, sino también una promesa de celebración en los años venideros.

BOTELLA

Nariz: Frutas blancas: pera, ciruela mirabel, membrillo Flores blancas: jazmín, madreselva, flor de vid, almendras frescas y Frangipane

Boca: Piel de naranja amarga, albaricoque deshidratado y avellanas tostadas Notas ahumadas Miel y azúcar Buena mineralidad Ataque directo, vivacidad y tensión

MAGNUM

Nariz: Frutas blancas: grosella, pera Notas minerales: pedernal, mina de lápiz y piedra caliente

Boca: Fruta confitada, piel de cítricos Ataque fresco y rico Textura sedosa Taninos suaves y fundidos en el vino.

MARIDAJE

La Grande Dame combina a la perfección con las verduras, ofreciendo un sinfín de posibilidades gracias a una amplia paleta aromática. Verduras, hierbas aromáticas y frutas, todas recogidas por la mañana y cocidas por la tarde, resultan extremadamente frescas con una potencia expresiva inigualable, intensidad y complejidad de máximos aromas. Verduras "Grands Crus" para uvas "Grands Crus". Saborea la elegante sencillez de estas verduras "Grands Crus" con un acompañamiento de codorniz, raya o erizo de mar.

Dosaje 6g / L

Temperatura de servicio: 10-12 °C

Potencial de envejecimiento: 10 a 15 años Fecha de degüelle: finales de septiembre de 2019

Precio: 190€

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1518 veces

Comenta