Wine Rider: Enoturismo sobre dos ruedas en un lugar de La Mancha

David Manso

Miércoles 12 de Mayo de 2021

Compártelo

Leído › 1973 veces

Bodegas Verum: Tradición, cultura, gastronomía y enoturismo sobre dos ruedas en un lugar de La Mancha, de cuyo nombre siempre me acordaré

Las tierras a las que viajaremos fueron testigo y escenario de una de las más importantes obras escritas del Siglo de Oro español.  Las recorreré como hicieron Don Quijote y Sancho, pero no a caballo como el hidalgo caballero, ni en burro como su noble escudero, sino en moto. Tampoco buscaré imaginarios gigantes ni bonitas damiselas, más bien paisajes, tradición y cultura. Enoturismo sobre ruedas viaja a La Mancha, a Tomesollo (Ciudad Real), para conocer Bodegas Verum, la gastronomía de esta zona manchega y varias rutas de interés cultural. Arrancamos.

Antes de llegar a destino, viajando por la Autovía de los viñedos (CM-42), decido hacer la primera parada. Un pequeño desvío que apenas nos llevará quince minutos para disfrutar de una vistas de 360º desde el Alto de los Molino de Alcázar de San Juan. Estamos a primeros de mayo y el campo está en su máximo esplendor. El verde intenso de los campos cultivados se entremezcla con los viñedos, mientras al lado opuesto asoman los tejados del pueblo. La vista transmite paz y sosiego a la sombre de los imponentes molinos.

Finca El Romeral

Retomo ruta hacia Tomelloso para visitar viñedo. La finca El Romeral es la más emblemática de las que trabajan en Verum. Varias son las parcelas dedicadas al cultivo de variedades autóctonas recuperadas: Tinto Velasco, Graciano, Mazuelo,..etc. serán las uvas que destinarán a los vinos de Ulterior. Dentro de la misma finca, visita de interés es una construcción tradicional y típica de la zona. Un bombo, en otras zonas se conoce como guardaviñas, es una cabaña edificada en piedra que antaño servía de refugio y hogar en las diferentes épocas de labores en el viñedo. Este está perfectamente conservado y es visitable como parte de las diferentes experiencias que ofrece Verum.

Cueva de Bodegas Verum

Otra de las construcciones que caracterizan a Tomelloso relacionadas con el vino son las cuevas. El pueblo llegó a contar con cerca de 4.000 escavadas bajo el subsuelo, y hoy se conservan un importante número de ellas. En Verum han mantenido esta tradición, pero la cueva que visito comparada con las localizadas en el centro del pueblo no tiene otro calificativo que impresionante. Con 8.500 m² escavados en piedra caliza, aloja las elaboraciones de la bodega, vinos y holandas, que la familia elabora. Las condiciones de temperatura, humedad y baja luminosidad, junto al trabajo y el tiempo, ayudarán a la óptima crianza. El tiempo se detiene paseando por sus numerosas calles repletas de barricas, donde los aromas a madera se entremezclan con los del vino, y los tragaluces iluminan tenuemente el camino.

Para conocer la gastronomía de la zona me acerco a Epílogo, un restaurante que dirigen los hermanos Sánchez Camacho, y en el que podemos disfrutar de un recorrido por la tradicional gastronomía manchega con un toque original, sorprendente y vanguardista. Los platos del menú degustación son la mejor opción para tener un amplio y variado referente que acompaño con uno de las vinos de Verum. Ulterior Graciano Parcela Nº17, una elaboración en tinaja fácil de beber, muy franco y de corte moderno.

Tras la comida y a la espera de que el vino disfrutado durante la comida me permitan conducir, un tranquilo paseo por las calles de Tomelloso me lleva a una de las bodegas más antiguas del pueblo y a su vez de España. Peinado elabora brandy, también conocido como coñac español. Allí podemos aprender más de esta bebida elaborada con aguardiente de vino, esas holandas anteriormente mencionadas, y visitar su antigua cueva donde antaño se elaboraba el vino, el cual, tras su destilación, pasaba a barricas de roble americano para convertirse en brandy. Las tinajas antaño usadas proceden de la vecina Villarrobledo y cuentan con más de 200 años.

Bodegas Peinado

Ya entrada la tarde me recomiendan visitar el Castillo de Peñarroya para disfrutar de las vistas a la caída del sol, y que además lo haga por "pico pato", una ruta poco transitada por un camino rural en la que disfrutar del paisaje y la conducción. En apenas media hora llego a esta antigua fortaleza del S. XII, en la que la Orden de San Juan, ya en el S. XIV, fue reguladora económica, de arrendamiento de pastos, recaudadora de impuestos y defensa de los habitantes de la zona. El buen estado de conservación y las vistas merecen su visita. La tarde cae y toca regresar.

Castillo de Peñarroya

Amanece un nuevo día, el sol brilla y el buen tiempo anima a hacer una ruta para conocer varios puntos de interés cultural. Salgo de Tomelloso dirección Villarrobledo para conocer más sobre la elaboración de tinajas. El mejor sitio para ello es El Centro de Interpretación de Alfarería Tinajera. Un museo dedicado a este oficio artesanal que arranca en esta zona en la época de los moriscos, y que tuvo su máximo esplendor a mediados del siglo pasado. Las tinajas que aquí se elaboraban surtían, no sólo a las poblaciones colindantes, sino también a muchas zonas de la península. El aumento de la producción de vino, las nuevas técnicas y los nuevos contenedores para la elaboración, conservación y crianza de vino, relegaron a las tinajas a un uso minoritario. Hoy, son varias las bodegas que han recuperado su uso como un elemento diferenciador en sus elaboraciones, entre ellas Bodegas Verum.

Centro de Interpretación Villarrobledo

Continúo ruta pensando en la importancia de preservar las tradiciones, aunque sea a través del conocimiento o en un centro de interpretación. Si un pueblo pierde sus tradiciones, sus costumbres y cultura, pierde su identidad. Siguiente parada la Laguna de Manjavacas. En la zona encontramos diferentes lagunas, las más afamadas son las de Riudera, pero prefiero dirigirme a estas por ser menos conocidas. Villarobledo, Las Mesas, un desvío a Mota del Cuervo y en apenas 15 minutos llego. Un camino de tierra no  permite hacer un recorrido bordeando la laguna. La importancia de estos humedales, no se limita a las propias aves y fauna, también contribuye a otras especies y a la fauna y flora de los campos colindantes, incluidos los viñedos. Aquí, durante el recorrido, podemos observar desde varios puntos habilitados flamencos, garzas, garcillas, etc. Una  agradable visita y un poquito de off road. Llevo moto para ello y hay que disfrutarlo.

Para despedir la ruta de hoy en la que hemos conocido paisajes, tradición, cultura y experiencias, regreso a la Finca El Romeral para entrevistar al recientemente galardonado por Respected by Gaggenau como enólogo del año Elías López Montero. Toda la experiencia y la entrevista en el siguiente video:

Como última parada, y para despedir estos dos intensos días, me acerco al local de Wine Up en Tomelloso. Un espacio polivalente en el que se catan los vinos de la guía que lleva el mismo nombre, se imparten catas y cursos de formación del vino.

Dos días, en los que disfrutar de la visita a Bodegas Verum, de las variadas experiencias de  enoturismo, la gastronomía y de diferentes lugares de interés cultural. Un pedacito de todo los que esta "Tierra de gigantes" puede ofrecer.

David Manso
Licenciado en Marketing y apasionado del vino.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1973 veces

Comenta