Juan M. García Aparicio, de Monteabellón: “En la diversidad está la fidelización con los clientes y en poder hacer una marca más fuerte y resistente en los mercados”

Carmen Fernández

Lunes 23 de Noviembre de 2020

Compártelo

Leído › 3562 veces

Hablamos con Juan Manuel García Aparicio, gerente de Bodegas y Viñedos Monteabellón, para conocer mejor todo lo que tiene que ofrecer esta bodega en la que diversidad y calidad van de la mano.

Bodegas y Viñedos Monteabellón tiene muchas particularidades que la hacen ser única, pero una de ellas es la selección de sus uvas, que también hace que sus vinos sean selectos y especiales. En la actualidad elaboran vinos bajo tres denominaciones de origen: Ribera del Duero, Rioja y Rueda aunque están  muy orgullosos de sus 150 hectáreas de viñedo propio en Nava de Roa, en Burgos, cuna de la Bodega Montabellón. Bajo esta marca encontraremos vinos que han cosechado éxitos de crítica y público y que ahora también podemos disfrutar en nuestra casa a través de su tienda online. Hablamos con su gerente, Juan Manuel García Aparicio para conocer mejor todo lo que tiene que ofrecer esta bodega en  la que diversidad y calidad van de la mano.

Generaciones dedicadas a la elaboración de vino y ahora hace 20 años la familia García da el paso de crear su propia bodega, ¿cómo surge esta oportunidad y por qué el nombre de Monteabellón?

Surge de una manera muy natural, trabajábamos y seguimos trabajando el campo, el viñedo, la tierra en definitiva. Éramos conocedores de las características del viñedo y la calidad de uva que teníamos. Y entonces apostamos juntos por el proyecto, llenos de ilusión y ganas de trabajar.

Monteabellón viene del pueblo que nos vio nacer, Nava de Roa, en la provincia de Burgos. Uno de sus montes tiene ese nombre, el Monte de Abellón. Es nuestro pequeño homenaje.

El respeto por las tradiciones y el profundo conocimiento de la tierra y de las variedades han sido ejes transversales en la evolución de esta bodega, ¿qué es lo que singulariza cada una de estas parcelas, y por ende, algunos de sus vinos?

Estamos muy orgullosos de nuestro viñedos, de los cuidados y trabajos que en ellos realizamos. Lo tenemos planteado como un mapa a tres alturas. Trabajamos diversas altitudes con distintos tipos de suelos en cada uno de ellos. En función de eso, cada combinación de altitud y tipo de suelo se utiliza en la elaboración un determinado tipo de vino.

A pesar de tener concentrados lo viñedos en un entorno aproximado de 5 km, la diversidad de suelo y las características del mismo nos permite poder elaborar diferentes tipos de vinos con características muy diferentes.

Los suelos arenosos, con mucho canto rodado, en la parte que denominamos baja a unos 700 m, próximos a la Ribera del río Duero, son perfectos para vinos jóvenes, para mantener ese frescor y esa fruta tan características. Avaniel, se llama la línea de estos vinos, Rosado y Tinto.

En la zona media tenemos los viñedos situados en torno 800 m de altitud, con suelos franco-arcillosos. Ahí se combina frescura con una ligera complejidad que viene dada por las características del terreno. Monteabellón 5 meses, nuestro Roble con 5 meses de barrica es fruto de esas tierras en concreto. Así como Finca Matambres, un vino procedente de una parcela concreta que se elabora completamente por separado del resto y un cuidado paso por barrica de 20 meses.

Y por último, y más aún en los últimos años, nuestros mayores esfuerzos se están centrando en la zona alta, cerca de los 900 m de altitud, con un terreno muy duro y difícil como es el suelo calizo con bastante piedra. Eso sí, el resultado son vinos concentrados, aromáticos e intensos, como son nuestro Monteabellón 14 meses y Finca la Blanquera. De hecho las plantaciones en zonas altas centrarán nuestros esfuerzos en los próximos meses, con nuevas plantaciones en tierras calizas con un ambicioso proyecto de 20 has. más entre los años 2021-2022.

La selección ha sido otra de las grandes claves en la distinción de esta bodega, ¿qué es lo que le aporta a los vinos apostar por bajos rendimientos?

Desde el momento en el que decides decantarte por el bajo rendimiento en tus producciones, buscas alta concentración en las uvas que obtienes y por lo tanto en los vinos que posteriormente elaborarás. Un rendimiento medio que no supera los 5.000kg/Ha. nos da como resultado vinos con una capa de color muy concentrada, aromáticos e intensos debido a esos rendimientos.

Actualmente elaboran vinos bajo tres denominaciones de origen: Ribera del Duero, Rioja y Rueda, ¿qué es lo que les ha llevado a la apuesta por esta expansión y a elegir estos territorios?

Creemos que actualmente en la diversidad está la fidelización con los clientes y en poder hacer una marca más fuerte y resistente en los mercados. En el 2007, Rueda se convirtió en parada obligatoria, el ofrecer a nuestros clientes vinos blancos era un valor añadido para nuestra marca, y más aún si se trataba de un vino blanco de calidad .

El paso a Rioja fue más ambicioso , esto no sucedió hasta 2010, elaborar en Rioja con los conocimientos adquiridos en Ribera , crear una nueva marca, un estilo diferente y competir en el mercado con los Riojas ha sido todo un reto para nosotros, del que estamos muy orgullosos.

Rosados, tintos jóvenes y con crianza, blancos... cuentan ya con una amplia variedad de elaboraciones, entre las que se cuentan la gama Acappela. Díganos en qué diferentes situaciones se tomaría alguno de estos vinos

La gama Acappela es nuestra versión más jóven: vinos más frescos y más fáciles de beber, ahí destacamos Acappela Roble,  un vino de tapeo, de quedar con unos amigos, tomar unas tapas y picar algo. Esa costumbre tan nuestra que se está viendo gravemente tocada por el cierre de la hostelera en algunas zonas y que tanto echamos de menos.

El segundo que compartiría sin lugar a dudas es Monteabellon 14 meses, un clásico, un vino que nunca defrauda, perfecto para regalar, compartir y disfrutar.

Y por último Finca Matambres, ese vino que te abres una botella y te da pena cuando se termina, muy aromático, de saborear hasta la ultima gota, para sorprender a alguien, ya que no deja indiferente. Perfecto para tomar sin prisa y a poder ser tras una comida/cena con una larga sobremesa.

Decanter, Guía Peñín, Wine Enthusiast... este año las publicaciones especializadas han vuelto a reconocer el buen hacer de la bodega , ¿qué supone recibir estos reconocimientos?

No nos vamos a engañar, los reconocimientos, los premios y puntuaciones en las guías siempre son bien recibidos por la Bodegas. Por un lado en cuanto a imagen, repercusión y posibilidad en muchos casos de abrir nuevos mercados son de gran ayuda. Por otro el orgullo del reconocimiento al trabajo bien hecho y a todo el equipo que está detrás de cada vino es sumamente reconfortante.

Además de los premios, la exportación está siendo también razón de nuestra alegría en los últimos meses, al agregarse a los 25 mercados externos con los que trabajamos hasta el año pasado, dos nuevos países,  República Dominicana y Colombia, que se han incorporado en esete 2020 a nuestra cartera de clientes.

Otra de sus grandes apuestas de diferenciación ha sido el enoturismo, creando visitas adaptadas a las diferentes necesidades del público que lleva hasta la bodega, ¿qué es lo que ofrecen en sus visitas que hacen que queramos repetir experiencia?

Apostamos fuerte por el enoturismo desde la perspectiva de la experiencia. Ofrecemos diferentes visitas y nos adaptamos a las necesidades, inquietudes y tiempo de aquellos que nos visitan. Así, por ejemplo, ofrecemos una experiencia entreviñedos a 900 metros de altitud, donde se encuentra nuestra Finca La Blanquera de donde obtenemos nuestras mejores uvas. Allí el visitante descubre la magia del entorno entre viñedos con las vistas del valle del Duero desde el mirador mientras disfruta de un par de nuestros vinos más frescos y un aperitivo, una experiencia que no deja a nadie indiferente y que en más de una ocasión han repetido.

La crisis sanitaria,  los confinamientos perimetrales y el cierre de la hostelería  ha afectado negativamente al flujo de visitas en estos últimos meses pero nosotros actualmente seguimos ofreciendo nuestros servicios de enoturismo con todas las medidas de higiene necesarias, con aforos limitados y no mezclando en una misma visita más de un grupo.

Carmen Fernández
Licenciada en CC de la Información y especializada en enogastronomía y turismo
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3562 veces

Comenta