Buenos maridajes entre el jamón ibérico y el vino

Jueves 19 de Diciembre de 2019

Compártelo

Leído › 2037 veces

El jamón es uno de los productos estrella de España, siendo uno de los más consumidos cuando llega esta época del año. Tal es su popularidad que fuera de las fronteras, son muchos los que han quedado cautivados por el sabor de este alimento. Y es que un buen jamón ibérico puede marcar la diferencia y convertir la velada es un exquisito banquete. Saber dónde adquirir un producto de calidad también será determinante, por lo que es primordial decantarse por empresas como Jamonarium que dispongan de un amplio catálogo de jamones certificados. Pero un buen jamón también necesita un compañero que resalte todos los matices de su sabor.

El vino es considerado por muchos como el acompañante perfecto para todo tipo de comidas, pero especialmente para el jamón ibérico. Eso sí, es primordial que ni el vino tape el sabor del jamón ni viceversa, pues se conseguirá todo lo contrario a lo propuesto en primer lugar. Hay que tener claro los dos tipos de maridaje que pueden encontrarse: el de acompañamiento y el de contraste. El primero de ellos da lugar a una fusión entre ambos sabores, mientras que el segundo permite disfrutar del auténtico sabor del jamón en todo su esplendor. No obstante, la mejor opción para maridar el jamón ibérico tiende a ser el vino blanco.

Entre los vinos blancos destacan el fino y la manzanilla, los cuales gracias a su textura se combinan a la perfección con los sabores intensos y aromáticos del jamón. Este tipo de vinos generosos son ligeros, de baja acidez y alta graduación y presentan una peculiar frescura y toques salinos que permiten una excelente maridación. Una opción más arriesgada es el amontillado y el oloroso seco, pues no siempre se consigue el sabor deseado, al igual que ocurre con los generosos dulces que no casan definitivamente con el jamón. Pero si hay una combinación que ha supuesto una revolución entre los expertos es la de los vinos espumosos.

Este tipo de vinos, como el cava o el champagne, son de contraste por lo que ayudan a realzar el sabor del jamón. Es una opción diferente a lo habitual que aporta muchísimas ventajas, especialmente cuando se trata de aquellos un poco más secos. Del mismo modo, es preferible los más viejos en deferencia de los espumosos jóvenes. Por otra parte, los tintos de crianza presentan un aroma intenso y una estructura persistente con toques ahumados y especiados que convierte la experiencia de degustar jamón en momento único, gracias a la perfecta sintonía entre ambos al predominar el sabor de la carne.

Y si se busca adquirir un buen producto, Jamonarium es una de las mejores tiendas especializas para comprar al disponer en su catálogo de jamones y paletas con las mejores certificaciones: ibéricos y serranos, de bellota y de cebo, pata negra 100% e ibéricos 50%. Es una empresa dedicada a la venta de jamón ibérico que se remonta a los años 70, inaugurando su primera tienda en Barcelona. Desde 2011 han comenzado su andadura en internet con el fin de hacer más fácil la compra de jamón, con productos de excelente calidad. De hecho, actualmente cuentan con dos versiones online de Jamonarium FR y Jamonarium DE, lo que les ha servido para consolidarse en el mercado internacional.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2037 veces

Comenta