Debilidades de la oferta española

Domingo 01 de Diciembre de 2019

Leído › 610 Veces

 Ya en el 2002 el INSTITUTO ESPAÑOL DE COMERCIO EXTERIOR (ICEX) publicó que el marco legislativo era complejo y contradictorio, incomprensible para el consumidor y que solo había una primera marca española a nivel mundial, que era Freixenet. ¡La mayoría de las Denominaciones de Origen no garantizaban vinos con originalidad e identidad!

Pasados 18 años esto sigue igual. El pasado 30 de Noviembre La Vanguardia recomendó un vino hecho con 60% de la variedad francesa merlot, 20% de la variedad también francesa cabernet sauvignon y solo 20% de la autóctona Cariñena. ¡¡¡Apesar de ser un vino 80% afrancesado ostenta la Denominación de Origen Empordá intentando engañar al consumidor con la colaboración del Ministerio de Agricultura!!! 

Nuestro complejo de inferioridad con relación a nuestras variedades autóctonas se paga con un pobre volumen de exportación, en caída, y un precio médio ridículo. ¿A quien le interesa un vino español hecho con variedades francesas cuando puede comprar los auténticos vinos franceses y las imitaciones que se producen en muchos otros países? Cada día hay menos personas que ignoran que las variedades francesas no son apropiadas para nuestro clima y por esto nuestra exportación cae.

Un artículo de Manuel Durán Samaranch

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta