EEC: Veinticinco años impartiendo y fomentando cultura del vino

David Manso

Jueves 26 de Septiembre de 2019

Compártelo

Leído › 2201 veces

La Escuela Española de Cata es un punto de encuentro, un espacio para aprender y disfrutar del vino, un nexo de unión entre docentes, alumnos, winelovers, y todas aquellas personas deseosas de aprender y conocer más sobre la cultura del vino. Un lugar de referencia en formación del sector

Carmen Garrobo y Arturo Hurtado, durante la entrega del Premio Excelencia Educativa 2019

Veinticinco años son muchos o pocos, según se mire, pero en un sector como es el del vino, donde el camino recorrido ha sido difícil para llegar donde estamos, veinticinco años son muchos años. Una labor que día a día sus directores, Carmen Garrobo y Arturo Hurtado, han realizado para impartir y fomentar conocimientos, aportando cultura del vino, y que se ve recompensada con los recientes galardones obtenidos como "Mejor Centro Educativo 2018" concedido por el concurso internacional IWC (International Wine Challenge) y el Premio Excelencia Educativa 2019 en la categoría "Mejor Escuela de Cata" otorgado por la Fundación Mundo Ciudad. Escribiendo estas líneas la Escuela vuelve a ser nominada, por cuarta vez consecutiva, como finalista al mejor centro educativo en International Wine Challenge Merchant Awards Spain 2019.

Varios son los motivos que, a los amantes del vino, personas que quieren iniciarse o profesionales deseosos de complementar o ampliar conocimientos en su trayectoria profesional les llevan a este céntrico local en Madrid. Desde el simple hecho de realizar un curso de iniciación a la cata para así comenzar a entender los aspectos que esta conlleva, bien realizar diferentes catas temáticas, ya sean de vinos, espirituosos, aguas, chocolates, cervezas e incluso aceites, hasta formarse como sumiller profesional, en análisis sensorial, enología o viticultura. Una amplia y variada oferta de cursos y actividades que año tras año ha ido formando a través de un grupo de docentes, todos ellos reconocidos profesionales del sector, a los diferentes asistentes en un ambiente distendido, abierto a la vez que serio, riguroso e independiente, donde el aprendizaje y la diversión van de la mano.

Custodio Zamarra, reconocido sumiller español, durante una clase en la EEC

Me acerco a la ECC (Escuela Española de Cata) para entrevistar a Carmen Garrobo (Directora y Docente) y Arturo Hurtado (Director y Coordinador general) para conocer más sobre el camino recorrido, su labor y proyectos de futuro.

¿Qué han supuesto para vosotros estos veinticinco años al frente de la EEC?

Arturo: Todos estos años se resumen principalmente en tres pilares. Por un lado, el fomentar la cultura del vino a través del aprendizaje a distintos niveles, tanto de iniciación como profesional, siempre de forma responsable, imparcial e independiente. La escuela compra los vinos de sus cursos, no tiene compromisos comerciales, para posteriormente juzgarlos con rigor. Un segundo pilar orientado a crear un "gran familia" entorno al vino. De aquí han salido ya 48º promociones de sumilleres con un millar de alumnos, y 19.000 personas formadas en cursos de Iniciación y Avanzado de Cata. La Escuela mantiene relación con muchos de ellos sirviendo de nexo de unión. Y por último, comenta Arturo, la Escuela es un aula polivalente donde se realizan presentaciones, catas, ponencias y actividades relacionadas con el mundo del vino. Madrid es un lugar atractivo para estas actividades y la Escuela un espacio adaptado con medios y recursos para ello. En la actualidad también es sede de Asociación Española de Periodistas y Escritores del Vino-AEPEV y la Asociación de Sumilleres Profesionales de Madrid-ASUMAD.

¿Cómo valoráis la importancia de la formación en un sector como el vino?

Carmen: Imprescindible. En un país en el que hasta hace poco la venta del vino era principalmente a granel, y que actualmente tras mucho trabajo el consumidor empieza a elegirvino de calidad, el camino para atender esta creciente demanda con garantías es estar formado. El sector en crecimiento requiere de profesionales con conocimientos del vino, y hay muchos jóvenes que ven en el sector una salida profesional, un futuro. Por otro lado, existe un consumidor inquieto, amante del vino que demanda más conocimientos sobre él. En este punto, sobre la formación, hay una reivindicación histórica que creo es justa mencionar: La sumillería debería estar recogida y reconocida por el Ministerio de Educación y Ciencia, cosa que actualmente no sucede.

Durante todos estos años habéis formado a personas que a día de hoy son profesionales, pesos pesados del sector. ¿Cómo os sentir al haber sido parte de su éxito?

Arturo: Felices de contar con un staff de docentes especialista de "lujo" y tener más 1000 sumilleres egresados.Satisfechos de haber contribuido con nuestro "granito de arena" en la formación de excelente profesionales como Guillermo Cruz (Mejor Sumiller España 2015), Manuel Jiménez Vidal (Mejor Sumiller 2017), Elsa Gutiérrez Fernández (Restaurante Annua **Michelin-San Vicente de la Barquera), María José Plasencia y Raquel Navarro (Restaurante El Rincón de Juan Carlos-Tenerife),Javier Pérez Caballero (Restaurante Pedegru), Guillermo Telechea y Patricia Carvajal Buitrago (Restaurante Aarde),Carlos Romero (Las Carboneras de Lu), Sara Eizaguirre (Enóloga Bodegas Stratus-Lanzarote), Patricia Perdomo (Enóloga Bodegas Perdomo-La Palma), Nacho Álvarez Losada (Enólogo Pago de Los Abuelos), Alberto Miguel Herrero (Responsable Comercial Vila Viniteca Madrid), Delia Baeza Orallo (La Fisna Vinoteca),Cristina Tierno (Agencia de Comunicación Efecto Directo), Alicia Gómez (Portal Gastronómico De Vinos con Alicia), Inmaculada Luque (Enoturismo BacusTravel& Tours) ,por citar algunos. La lista es larga en España e Iberoamérica, no sólo en personalidades hoy reconocidas, si no en un gran número de alumnos que han derivado bien con trabajadores profesionales en diferentes campos o encauzando su formación hacia la apertura de negocios. Todo ello nos hace sentirnos orgullosos a la vez que útiles, al haber contribuido en parte a que los objetivos fijados por los alumnos se vean recompensados.

Para finalizar, ¿Qué objetivos tiene marcados la escuela de futuro?, cuales son vuestras metas como Directores?

Carmen: Complementario a la labor que se viene realizando hasta la fecha, el principal objetivo es la internacionalización. Que nuestra labor de enseñanza y promoción del vino sea visible fuera de nuestras fronteras. Gracias a las nuevas tecnologías, nuestra plataforma online, nos permite realizar cursos a distancia, a los que luego la escuela se desplaza para complementar la parte presencial.

Arturo: Hoy y todos los días seguimosy seguiremos ilusionados con nuestra tarea de fomentar la cultura del vino y la profesionalización de la sumilleríaen todos los niveles. En marzo del 2020habremos realizado medio centenar de ediciones del CURSO INTERNACIONAL DE SOMMELIER PROFESIONAL (Semipresencial-500 horas). Reactivaremos convenios para realizar formación en análisis sensorial con la Universidad Nacional Agraria La Molina en el Perú y Cámara de Comercio de Sabadell, con quienes ya hemos trabajado con resultados muy satisfactorios. La idea es seguir ampliando nuestro alcance, y próximamente esperamos hacerlo en Costa Rica y diversas provincias para seguirdando a conocer nuestra cultura y el vino de España.

David Manso
Licenciado en Marketing y apasionado del vino.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2201 veces

Comenta