Granizo, inundaciones y tornados castigarán Inglaterra durante la próxima década

Un reciente estudio climático alerta de un clima extremo en los próximos diez años con fuertes diluvios que amenazan con barrer el vino inglés.

Miércoles 05 de Junio de 2024

Compártelo

Leído › 1943 veces

El futuro del vino inglés podría verse seriamente afectado debido a la previsión de lluvias interminables durante la próxima década, según un reciente estudio climático del grupo World Weather Attrition. Se espera que Gran Bretaña experimente lluvias monzónicas, tormentas de granizo más frecuentes e incluso "mini tornados". Esta situación plantea la pregunta de si los productores de vino deberían preparar planes de contingencia.

Expertos en peligros geofísicos y climáticos de una prestigiosa universidad de Londres advierten que las tormentas supercelulares masivas serán más probables durante todo el año, aumentando el riesgo de inundaciones repentinas. Las regiones del Reino Unido con temperaturas más altas, especialmente en el sur y centro de Inglaterra, serán las más afectadas.

Este panorama es preocupante para la industria vinícola inglesa, que está en una fase clave de crecimiento. A partir de 2024, el mercado del vino inglés comenzará a madurar. Las inundaciones en los viñedos podrían causar ataques significativos de mildiu, similar al brote virulento experimentado en Burdeos esta primavera. Aunque el cambio climático ha beneficiado a la viticultura inglesa con temperaturas más cálidas y mayores rendimientos, otros factores relacionados con el calentamiento global podrían no ser tan favorables.

Algunos expertos climáticos sugieren reforestar colinas desnudas para absorber el agua de escorrentía en caso de lluvias torrenciales, mientras que otros enfatizan la importancia del drenaje. La predicción de futuras inundaciones podría afectar el precio de la tierra y hacer que los inversores en viñedos sean más meticulosos en su investigación. Viticultores estarán cada vez más atentos al riesgo de inundación que presenta un sitio. Las vides no toleran bien el exceso de agua, por lo que será fundamental entender la relación de una parcela con el mar, los cursos de agua, su elevación y el tipo de suelo.

Con el cambio climático, habrá más tierra potencialmente adecuada para el cultivo de uvas, pero será vital no correr riesgos innecesarios. Se predice que el valor de los viñedos se polarizará, con una brecha creciente entre los precios que los compradores están dispuestos a pagar por la mejor tierra y el resto. Para las mejores tierras, los precios medios seguirán subiendo, especialmente en el sureste, incluso si aumenta la frecuencia de los eventos de lluvia. El mercado se hiperlocalizará, con parcelas de tierra, incluso a pocos kilómetros de distancia, con valores muy diferentes.

Establecer un viñedo es una inversión intensiva en capital, por lo que no tiene sentido comprar tierra con riesgos inaceptables. La posibilidad de inundaciones podría hacer que un viñedo sea invendible. Actualmente, los viñedos establecidos en Inglaterra pueden valer fácilmente £35,000 por acre y hasta £50,000 por acre o más si las vides han sido bien gestionadas y tienen menos de 10 años. La tierra desnuda adecuada para la viticultura está cambiando de manos por más de £14,000 por acre, y esta cifra podría superar fácilmente los £20,000 o incluso £25,000 en algunos casos.

Desde WineGB, el organismo asegura que están comprometidos a apoyar a sus miembros en la gestión de los altibajos de cultivar uvas en un clima marginal. Este año, se unieron al grupo de Protección de Cultivos Hortícolas, lo que les brinda acceso a conocimientos compartidos, nuevos productos de protección de plantas y cualquier riesgo potencial que requiera autorización de emergencia. Juntos, podrán responder mejor a incidentes de presión de enfermedades y garantizar que los cultivadores tengan la información necesaria para proteger sus cultivos.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1943 veces