Rioja apuesta por la viticultura inteligente para combatir el cambio

Datadoc predice el futuro del tempranillo con un 95% de precisión

Lunes 06 de Mayo de 2024

Compártelo

Leído › 1588 veces

Pablo Franco

En la denominada tierra del vino, donde la tradición y la tecnología entrelazan sus caminos, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja se ha embarcado en una nueva iniciativa para enfrentarse a uno de los retos más significativos del siglo: el cambio climático. La región, famosa por su uva tempranillo, ha comenzado a implementar un innovador proyecto de viticultura inteligente denominado Datadoc, que promete cambiar la forma en que los viticultores y las bodegas interactúan con el paisaje vinícola.

Según ha informado a medios el director técnico del Consejo, Pablo Franco, 'Datadoc' es uno de los esfuerzos más ambiciosos que se han llevado a cabo en los últimos años en la Rioja. Este proyecto, que es parte integral del Plan Estratégico 2021-2025 del Consejo, busca integrar la digitalización y la innovación en cada etapa de la cadena de valor del vino, desde el viñedo hasta la botella.

Con una inversión significativa, parcialmente financiada por el Fondo Social Europeo Agrario de Desarrollo Rural, el Ministerio de Agricultura y el Gobierno de La Rioja, y una ayuda concreta de 219.346 euros, 'Datadoc' se presenta como una plataforma colaborativa que incluye la participación del Instituto de las Ciencias de la Vid y el Vino (ICVV) y el Servicio de Investigación Agraria y Sanidad Vegetal del Gobierno riojano.

El proyecto, que durará cuatro años, tiene como objetivo primordial estudiar en profundidad el ciclo y comportamiento del viñedo de tempranillo bajo las crecientes presiones del cambio climático. Dado que esta variedad constituye el 80% de la uva tinta cultivada en las 66.000 hectáreas que comparten La Rioja, el País Vasco y Navarra, entender su respuesta a las variaciones climáticas no es solo una necesidad, sino una prioridad estratégica.

Actualmente, 'Datadoc' se encuentra en una fase fundamental: la motorización del viñedo. Este proceso involucra la recopilación sistemática de datos a través de una red de parcelas sensorizadas y estaciones agroclimáticas distribuidas a lo largo de la región. Estas herramientas permiten monitorizar en tiempo real variables climáticas y agronómicas esenciales que afectan directamente al ciclo de crecimiento de la uva.

Además, toda esta información se centraliza en una plataforma digital que también almacena datos históricos sobre el comportamiento y evolución del tempranillo en Rioja. Con el apoyo de técnicas avanzadas de inteligencia artificial, el equipo de 'Datadoc' ha logrado desarrollar modelos predictivos que pueden anticipar con un 95% de precisión eventos fenológicos clave como la floración, el cerramiento del racimo y el envero.

Pablo Franco resalta que aunque el proyecto aún no ha concluido, los resultados preliminares ya son muy prometedores. Se espera que al final de este periodo de investigación, el Consejo Regulador pueda ofrecer a viticultores y bodegas un conjunto de recomendaciones específicas para la gestión del cultivo. Estas directrices no solo buscarán mitigar los efectos del cambio climático sino también asegurar que los vinos de Rioja mantengan su identidad y calidad distintivas, enfrentando así las nuevas condiciones sin perder su esencia.

Este proyecto no solo demuestra el compromiso de la DOCa Rioja con la sostenibilidad y la innovación, sino que también subraya la importancia de adaptar las prácticas agrícolas a los nuevos retos ambientales. En un mundo donde el clima ya no es un aliado constante, proyectos como 'Datadoc' ofrecen una vía para que tradiciones centenarias perduren en el tiempo, adaptándose inteligentemente a las realidades del futuro.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1588 veces