Instinto, el nuevo vino de autor de Azpilicueta fiel a sus orígenes

Azpilicueta presenta Instinto 2020, un vino de autor de corte moderno y esmerada elaboración nacido en Fuenmayor. Un homenaje a los orígenes de su fundador.

David Manso

Miércoles 07 de Junio de 2023

Compártelo

Leído › 6341 veces

No me cabe duda alguna que conocer el vino en origen tiene una lectura diferente, a la vez de ser algo necesario para una mayor comprensión del mismo. Cada vino nos cuenta una historia, y esta suele arrancar a pie de viñedo o, como en esta ocasión, en la persona que la origina y a su vez la protagoniza. Bajo esta premisa, viajo a Fuenmayor para asistir a la presentación de Instinto 2020, la más reciente incorporación de Azpilicueta que rinde homenaje a los orígenes de Félix Azpilicueta Martínez, su fundador.

Es la viña origen del vino, algo que en Azpilicueta tienen muy presente. Con más de 7.000 ha. de viñedo cultivadas, entre propias y participadas, la atomización tanto de parcelas, como de suelos y climas son valores que la bodega sabe homogeneizar mediante ensamblajes creativos en sus elaboraciones. Esta zona de Rioja bañada por el Ebro localizada a los pies de la Sierra de La Demanda se caracteriza por un clima de transición entre el Cantábrico y el Mediterráneo y una orografía con variedad de suelos, circunstancias estas que aportan a cada viñedo su propia idiosincrasia. Visito la finca de Los Cabezos donde las viñas se asientan en suelos arcillo-ferrosos sobre cascajos y son cultivadas mediante agricultura regenerativa evitando el uso de herbicidas, método extensible a todos los viñedos de Azpilicueta, tanto en los propios como en los de sus colaboradores, logrando así la mínima intervención proporcionando una uva de calidad, reflejándose estas prácticas en sus vinos que dan como resultado "residuo 0", es decir, sin restos de fungicidas.

Fuenmayor asoma entre el mar de viñas, una hilera de árboles serpentea en la lejanía acompañando al Ebro en su camino al este. Mientras, las rades (pequeñas mesetas riojanas) empequeñecen ante la imponente Sierra de Cantabria al fondo. Un bonito paraje entre viñas para disfrutar de unas hermosas vistas.

Tras conocer el origen en el viñedo de Azpilicueta es momento de la presentación de su última elaboración. Instinto 2020. Ya tenía referencias de sus vinos, los consumo, y conozco su calidad. Unos vinos que son, como yo los llamo, "valores seguros", que no te defraudan si los pides en un restaurante, o los llevas a una cena o evento. Las añadas son similares unas de otras, únicamente  diferenciadas por pequeños matices, de los que sabes que no te encontrarás grandes sorpresas, que no te fallarán, y sus vinos son reconocidos y por norma general gustan a quien los prueba. Desde su Crianza hasta el Reserva, el Blanco fermentado en barrica, Origen o la serie Colección Privada, bien elaborados, cada uno con sus particularidades y matices, todos ellos al estilo de los vinos clásicos de Rioja. Pero Instinto 2020 me ha sorprendido, deja de lado esa línea más tradicional para convertirse en un monovarietal de Tempranillo de corte moderno. Vendimia manual, vinificación por parcelas, fermentación maloláctica en barrica con posterior crianza de 5 meses en barrica americana, este vino de autor presenta mucha fruta negra, frescura, regaliz, notas especiadas y ligera mineralidad. En boca vuelve la fruta, es redondo, vertical y con largo recorrido. Un vino de trago largo que se bebe solo.

Con el agradable posgusto dejado por Instinto, un ameno recorrido teatralizado por Fuenmayor nos lleva a conocer a través de distintos emplazamientos de la localidad las raíces de la propia bodega y a esta última elaboración. Todo parte de su fundador, Félix Azpilicueta Martínez, quien recabó en Fuenmayor y aquí se estableció. Comprometido con la población fue alcalde, diputado y una persona relevante para Fuenmayor que marcó un antes y un después, no solo en esta localidad sino en el conjunto de Rioja. Un pionero, un visionario que 1881 inicia su andadura en el sector del vino con la compra de un pequeño viñedo y bodega, Bodegas El Romeral, y en el que aplicó, junto al trabajo en bodega, las técnicas más avanzadas que le llevaron a situarla como un referente de Rioja. Esa actitud, su visión e "instinto" son las actitudes de Félix a las que hoy se rinde homenaje con este vino, Instinto 2020.

Félix Azpilicueta Martínez
Retrato de Félix Azpilicueta Martínez, fundador de la bodega

Un almuerzo con él me demuestra su versatilidad en la mesa donde los platos típicos de la región junto al vino hacen del conjunto una experiencia placentera, para un disfrute hedonista. Un vino que hoy está en un buen momento de consumo pero que sin duda alguna aguantaría un lustro más. Me informo de su valoración para tener un mayor referente. El precio recomendado que me comunican es de 17 € PVP, un valor que bien merece la pena desembolsar para un vino de esta categoría. Un cambio de filosofía en las elaboraciones de Azpilicueta ante una tendencia que hoy el actual mercado demanda. Sin duda, bajo mi punto de vista, todo un acierto. Instinto, algo que Félix tuvo en el pasado y que hoy Azpilicueta tiene con este vino.

David Manso
Licenciado en Marketing y apasionado del vino.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 6341 veces