Cata histórica para conmemorar los 25 años de Bodega Numanthia

La bodega toresana celebra su 25° Aniversario con una cata vertical de sus añadas más emblemáticas en Salón Gourmets

David Manso

Lunes 24 de Abril de 2023

Compártelo

Leído › 2985 veces

Son ya veinticinco los años transcurridos desde que este proyecto arrancó en 1998 como un homenaje a los valientes habitantes de la ciudad de Numancia, los cuales resistieron durante 20 años el asedio invasor del pueblo romano, y quienes prefirieron la muerte antes que la rendición. Una historia de resiliencia comparable a la de los viñedos que la bodega cultiva en varias localizaciones dentro de la D.O. Toro, solo que en su caso el invasor era la temida filoxera, plaga acaecida en el S. XIX que supuso el final para muchos de los viñedos no solo de España, sino que también de gran parte de Europa, y que estos lograron resistir.

Una presentación por parte de Lucas Löwi, Director General de Bodegas Numanthia, quien junto a Jesús Jiménez, Enólogo de la bodega, antecede a la cata de sus vinos de añadas históricas de Numanthia y Termanthia con motivo del 25° Aniversario de la bodega que para su celebración ha elegido la trigésimo novena edición del Salón Gourmets.

Para una mayor comprensión de los vinos la cata vertical es dividida en dos partes. Una primera en la que catar tres elaboraciones de Numanthia, y un segunda con otras tres de Termanthia. Así los vinos presentados fueron:

  • Numanthia 1998, 2008 y 2018
  • Termanthia 2000, 2010 y 2015

Numanthia 1998 presenta tonalidades teja propias en los vinos de larga guarda. Tras veinticinco años, veintitrés de ellos en botella, nos encontramos ante un vino que cuenta todavía con potencia  y concentración, tánico, y en el que la variedad, esa Tinta de Toro, y sus 15° están muy presentes. Con Numanthia 2008, "la bodega buscó elaborar un vino con carácter y capacidad de guarda al estilo de los vinos de Toro de esa ápoca", señala Lucas. Potente, intenso, complejo, aromas de crianza (terciarios) muy presentes y buena acidez. Un vino con recorrido todavía. Y Numanthia 2018, catado en primicia en esta presentación antes de su salida al mercado, la cual será en breve tras tres años afinándose en bodega. Frescura, intensidad aromática, mucha fruta. Un vino que pasado un tiempo expresará todo su potencial.

Es turno de catar el vino top de la bodega de diferentes añadas. Termanthia 2000 es la primera añada que la bodega elaboró. Un primer acercamiento a la nariz no traslada al bosque, los aromas a hojarasca aparece en primara instancia. Un vino intenso, que todavía mantiene potencia, con una evolución positiva, y que requiere de tiempo para abrirse y expresarse plenamente. Una compleja delicia. Le sigue Termanthia 2010, un vino elegante, de tanino firme y buena estructura. Muy redondeado y complejo. Para finalizar la cata Termanthia 2015, el vino más joven de la serie presenta una nariz muy perfumada, complejo en aromas (herbáceo, especiado, tabaco), intenso, elegante. Personalmente, tomároslo con una opinión personal, fue el que más me gustó. Un muy buen vino.

Toda una experiencia asistir a esta cata, ver la grata evolución de estos vinos pasados los años y a su vez sentirme afortunado ya que de algunos de ellos quedan escasísimas botellas. Ya tenía conocimiento del esfuerzo de la bodega por crear vinos de alta calidad, trabajo éste no exento de dificultad al tener que homogeneizar el fruto de sus parcelas, 100 nada menos, las cuales comprenden 8 tipos de terruños diferentes, y todo ello bajo una viticultura orgánica de viñas viejas y compromiso con el medioambiente, algo que hoy conozco catando sus vinos históricos. Vinos con grandes reconocimientos a nivel internacional que demostraron su capacidad de guarda. Un interesante viaje en el tiempo a través de los vinos de Bodega Numanthia.

David Manso
Licenciado en Marketing y apasionado del vino.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2985 veces