Wine Rider: Ruta del Vino de Madrid, de la capital a Navalcarnero

Madrid ofrece al enoturista gran variedad de zonas, de destinos, entre ellos la misma capital. Enoturismo sobre ruedas, de Madrid a San Martín de Valdeiglesias pasando por Navalcarnero.

David Manso

Viernes 15 de Julio de 2022

Compártelo

Leído › 5740 veces

Quién me iba a decir que tras unos cuantos años de recorrer España de bodega en bodega una ruta de enoturismo me llevaría a arrancar en pleno corazón de una gran ciudad. Mi sorpresa fue mayúscula cuando mi invitado me citó en Jorge Juan 54, una céntrica calle del Barrio de Salamanca perpendicular a Príncipe de Vergara y muy cercana a la concurrida calle de Alcalá.

Allí, uno espera encontrar empresas de servicios, asesorías, bufetes de abogados, tiendas para vestirse con lo último en moda y locales de restauración a los que acudir para el obligado descanso del día a día, y es en uno de ellos, Casa Maravillas, donde me espera Antonio Reguilón, Presidente del Consejo Regulador de Vinos de Madrid, quién me acompañará subido a su moto en una jornada por la Ruta del Vino de Madrid.

Tras aparcar la BMW R18 me adentro en Casa Maravillas, un local castizo, de barra de mármol y grifo de vermú, de coloridos azulejos, suelos de mosaico y columnas metálicas que mantiene esa esencia que caracterizaba a las antiguas tabernas madrileñas. Casa Maravillas pertenece a la Ruta de Vino de Madrid. Aquí podemos disfrutar de platos típicos de la región acompañados de vinos de la D.O. Vinos de Madrid, del cocido madrileño los 365 días del año, y lo que para mí fue un gran descubrimiento, una rica totilla de cocido. Tras charlar con Antonio sobre enoturismo en Madrid, la ruta y los planes de la jornada, damos cuenta de la tortilla, un buen inicio para coger fuerzas antes de arrancar con la ruta de enoturismo.

Madrid comprende cuatro subzonas: Arganda, El Molar, Navalcarnero y San Martín de Valdeiglesias, y serán estas dos últimas las que visitaré en compañía de Antonio. Dejamos atrás la ciudad, ponemos destino a la población de Navalcarnero, un pueblo con larga tradición vitivinícola en el que además poder descubrir recorriendo sus calles y plazas su historia, cultura y tradiciones.

Nuestra primera parada será la visita a Bodegas Martín Muñoz para conocer una auténtica bodega tradicional localizada en el mismo casco histórico que la familia ha mantenido durante cinco generaciones. Allí, descubriremos con Rosa María Benito su bodega subterránea, construcciones cueva típicas de la población que antaño por sus condiciones particulares servían de bodega, de fresquera (almacén), e incluso se usó como refugio en tiempos de guerra. Hablamos de su  historia, su trabajo y sus vinos, de los que catamos Viña Jesusa Blanco, un vino de la variedad Malvar, uva autóctona recuperada de la que últimamente estoy descubriendo muy buenas elaboraciones. Rosa nos cuenta que son actualmente la única bodega que cuenta con un vino, Sedro, elaborado exclusivamente con la variedad Garnacha Tintorera, conocida en esta región como Negral.

Nuestra ruta continúa con la visita también en el caso histórico al Centro de Interpretación de Navalcarnero, una antigua casa de labranza tradicional que tras su rehabilitación acoge un museo en el que descubrir los orígenes de la población, su patrimonio, sus tradiciones e historia a través del tiempo, y donde el vino tiene un lugar destacado como parte de la economía y motor económico de la población de Navalcarnero en el pasado. Visitamos sus 1.000 m² con diferentes salas, entre ellas la de tinajas, y una bodega tradicional escavada a pico y pala que nos traslada a un tiempo en el que la elaboración de vino era algo cotidiano en estas tierras. Varias proyecciones y recursos escénicos nos cuentan los orígenes, historia y tradiciones, e incluso una boda real, la de Felipe IV y Mariana de Austria, y una muy especial y original sobre la tradición vitivinícola de Navalcarnero proyectada en unas enormes tinajas que en tiempo pasados viajaron hasta aquí procedentes de otra población madrileña con tradición alfarera, Colmenar de Oreja, y que fueron usadas en esta misma casa.

Nuestra ruta continúa, nos llevará a la subzona de San Martín de Valdeiglesias donde visitaremos una de las bodegas referente, no sólo de esta zona sino de la D.O. Vinos de Madrid, Las Moradas de San Martín, descubriremos más de este pueblo de la sierra oeste madrileña que siempre ha estado ligado al vino con una larga tradición vitivinícola y disfrutaremos de su gastronomía, entre otras sorpresas.

David Manso
Licenciado en Marketing y apasionado del vino.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 5740 veces