Cómo hacer un sorbete de vino y triunfar esta Navidad

Martes 03 de Diciembre de 2019

Leído › 7117 Veces

Encontrar un postre rico, original y que no resulte pesado tras una cena de Navidad es el objetivo de cualquier familia. El sorbete siempre ha sido clásico en las cenas navideñas, pero podemos darle un toque original y hacer un sorbete de vino tinto o un sorbete de vino blanco. ¿Que no sabes cómo hacer sorbete? Te mostramos dos recetas muy sencillas a continuación.

Receta de sorbete de vino tinto

El sorbete de vino tinto es un postre rico en antioxidantes, fácil de elaborar y que sienta genial después de comidas o cenas copiosas de Navidad. Para elaborar este sorbete se aconseja utilizar el mejor tinto que tengas en casa (botella de 75 cl) junto con los siguientes ingredientes:

  • 2 palitos de canela
  • 250 gramos de azúcar moreno
  • La corteza de 1 limón
  • Sugerencia de presentación: frutos rojos, hojas de menta o uvas rosadas

Método de elaboración

  • Paso 1: se vierte la botella de vino en un cazo junto con los 250 gramos de azúcar moreno, la corteza de un limón y los 2 palitos de canela y se mezcla para fusionar los diferentes sabores.
  • Paso 2: se pone a hervir la mezcla hasta que el alcohol se haya evaporado. Para comprobar si se ha evaporado, sacamos una cucharilla de vino e intentamos prenderle fuego. Si no se enciende llama alguna, quiere decir que ya no queda alcohol en el vino y por tanto se puede retirar.
  • Paso 3: apagamos el fuego, retiramos el cazo y procedemos a colar la mezcla. A continuación se deja enfriar la mezcla hasta que alcance la temperatura ambiente.
  • Paso 4: una vez la mezcla está a temperatura natural, se vierte el líquido en un recipiente o heladera que sea poco profundo y amplio. Se introduce este recipiente en el congelador hasta que solidifique la mezcla.

Lo ideal es ir removiendo la mezcla cada media hora para lograr que la congelación se produzca de manera uniforme con todos los ingredientes, tanto en la superficie como en el fondo del recipiente.

  • Paso 5: llega el momento de servir el sorbete de vino tinto. Para ello rasgamos la superficie con la ayuda de un tenedor y se va sacando el granizo para servirlo en las copas. A cada copa se puede añadir como sugerencia de presentación unas hojas de menta, uvas rosadas o incluso frutos rojos, según las preferencias que se tengan. Todos esos elementos conjugan a la perfección con el sorbete de vino tinto.

Y con esto ya está listo un postre sencillo y delicioso con el que sorprender a todos tus invitados en una fiesta tan especial como la Navidad.

Receta de sorbete de vino blanco

Si en casa se prefiere el sabor del vino blanco al del tinto siempre podemos optar por hacer un sorbete de vino blanco. Ambos tipos de vinos son ideales para hacer sorbetes y cualquiera de los dos puede ser un éxito después de una cena abundante. Para elaborar sorbete de vino blanco para 4 personas se necesitan los siguientes ingredientes:

  • 250 ml de vino blanco
  • 200 ml de agua
  • 250 ml de jugo de limón recién exprimido
  • 200 gramos de azúcar
  • 1 cucharadita de ralladura de limón

Método de elaboración

  • Paso 1: se vierte en un cazo de tamaño pequeño el agua y el azúcar y se pone en el fuego a nivel medio. Una vez que comprobemos que el azúcar se disuelve en su totalidad, algo que sucede en aproximadamente 1 minuto, retiramos la mezcla del fuego y dejamos enfriar.
  • Paso 2: una vez que la mezcla se encuentre a temperatura ambiente se agrega el jugo limón recién exprimido así como la cucharadita con la ralladura. Mezclamos y a continuación añadimos los 250 ml de vino blanco.
  • Paso 3: usamos un recipiente o heladera en el que verter la mezcla. Este recipiente es aconsejable que no sea demasiado profundo y que sea amplio para que quepa toda la mezcla. Se introduce el recipiente en el congelador y se va removiendo hasta que se congele para que no quede toda la ralladura en el fondo.
  • Paso 4: una vez el sorbete está solidificado está listo para servir en la comida o cena de Navidad. Para ello lo sacamos del congelador y rasgamos la superficie con ayuda de un tenedor para ir llenando las copas de los invitados. A cada copa, como sugerencia de presentación, se pueden añadir elementos como cáscara de limón, una ramita de romero o incluso peras pochadas en caso de que guste un postre más contundente.

Ahora que ya sabes elaborar un sorbete de vino tan solo tienes que elegir el tipo que más te guste y el mejor que tengas en casa para sorprender a tus familiares en estas navidades con un postre ligero, apetecible y diferente que sienta genial tras una cena o comida copiosa.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta