¿Qué son los portainjertos y por qué son tan importantes?

Escrito por

Miércoles 15 de Julio de 2020

Compártelo

Leído › 2408 veces

En este post quiero tratar de explicar algunos términos que oímos con frecuencia y que muchas veces no tenemos claro que significan como: portainjerto, injerto, pie americano, pie franco, selección de clones o selección masal. Pero vayamos por partes.

El vino se hace del fruto de la vid. Pero existen muchos tipos de vides, de hecho es un género botánico denominado Vitis, de la familia de las vitáceas. Existen cerca de medio centenar de Vitis, pero solamente la Vitis vinifera la adecuada para producir vinos, es decir solo la Vitis vinifera es vinificable.

Sin embargo, existen otros géneros de Vitis que no son vinificables, pero son imprescindibles hoy en día para la industria vitivinícola, ya que son utilizadas de portainjertos para Vitis vinifera.

El ejemplo más claro fue lo sucedido en el siglo XIX con la filoxera en Europa, enfermedad provocada por una larva que se alimenta y ataca a las raíces de la planta. Esta enfermedad marcó un antes y un después en toda Europa (1890-1910), cuando estuvo a punto de acabar con todas las plantaciones y en consecuencia con todo el vino europeo.

La solución vino de América, ya que las vides de este continente tienen unas raíces más gruesas y fuertes y la larva no puede comérselas. En realidad existe una región europea donde esta larva tampoco prolifera: Canarias.

De este modo uniendo o haciendo injerto en una parte de vides americanas (las raíces) con otra europea (el tronco) se solucionó el problema. A este tipo de vides se las denominó de Pie americano.

Un injerto es, por tanto, una unión vegetativa artificial de dos plantas diferentes, pero estrechamente relacionadas a nivel de familia botánica.

Los injertos están formados de dos partes, el esqueje (injerto de púa) o yema (injerto de yema) que se implanta bien en un portainjerto (pie o patrón) bien en una vid ya plantada (a esta acción se la denomina sobreinjertar o reinjertar y se usa no tanto con la finalidad de combatir plagas sino con el objetivo de cambiar la producción o estudiar nuevas estrategias productivas).

Cabe destacar que los portainjertos suelen ser pantas del género Vitis pero no necesariamente vinifera, hecho que no las convierte en poco valiosas desde el punto de vista productivo y de calidad. También mencionar que no todas las vides que existen actualmente en Europa son injertadas o con pie americano, existe también vides originales a las que se denominan de Pie franco, es decir que la raíz pertenece a la planta y no ha sido injertada.

En cuanto a los injertos, estos suelen provenir de selecciones clonales o selecciones masales de variedades con características específicas y diferenciadas. Veamos cuáles son las diferencias.

Selección clonal (o selección de clones)

Método por el cual se elige una única vid (planta madre), de la cual se obtiene el material vegetal (esqueje, plantón, etc.) para su propagación y reproducción, generalmente como 'injerto'.

La nueva planta que crecerá a partir de ella será un clon suyo.

En la naturaleza la variabilidad de las especies de Vitis se genera muy lentamente por fecundación sexual natural (que incluye la fertilización cruzada), dando lugar a descendencia similar (plantas hermanas) pero con ligeras diferencias genéticas, que se van agrandando progresivamente conforme las vides se adaptan a diferentes factores medioambientales (como la resistencia a enfermedades y plagas), lo que dará lugar a las mutaciones pertinentes.

La selección de clones para la plantación se efectúa normalmente con ayuda de organismos públicos o empresas de investigación. Se realiza analizando rigurosamente el viñedo y eligiendo una cepa madre que cumpla con ciertos requisitos de rendimiento y madurez que aseguren que sus descendientes tengan las mismas características.

A pesar de que la selección clonal ha supuesto una mejora evidente en la calidad de las vides (y de los vinos resultantes), hay un debate sobre si una escasa variación genética puede predisponerlas a una menor resistencia a determinadas enfermedades en el largo plazo (sobre todo víricas, por lo que el material vegetal debe ser cuidadosamente manejado y tratado en el vivero para eliminar microorganismos), además de provocar la estandarización de la calidad del vino. Para evitar estos posibles efectos negativos, se recomienda plantar el viñedo intercalando los clones seleccionados con portainjertos o esquejes obtenidos por selección masal.

Selección masal

Operación parecida a la 'selección clonal' anterior pero eligiendo varias plantas madres del viñedo, y por lo tanto con especificidades diversas.

Desde un punto de vista histórico, la selección masal fue la primera y más natural forma de propagación de la vid.

Debe realizarse con todavía más cuidado pues las posibilidades de diseminación de errores o enfermedades se multiplican.

Aunque se obtengan peores resultados que con la selección clonal en cuanto a rendimiento y madurez se refiere, la selección masal puede mejorar la variabilidad genética de las plantas y, por tanto, la riqueza cualitativa de los vinos.

 

Un artículo de Jordi Cantide
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2408 veces

Comenta