Descubren un compuesto presente en el vino que elimina la grasa mala del cuerpo

Oregon

Sábado 21 de Marzo de 2015

Leído › 12444 Veces

El ácido elágico presente en el vino es responsable de la eliminación de grasa corporal en aquellos lugares en que es dañino, tales como el hígado

¿Es posible que el vino pueda ayudar al hígado? Según una nueva investigación, el consumo moderado de vino, de uvas y mosto, puede prevenir la acumulación de grasa en el hígado.

Los resultados apuntan al ácido elágico, un compuesto que se encuentra en las uvas y el vino, como el componente clave que puede mejorar la salud de las personas que sufren la enfermedad de hígado graso, incluso a dosis muy bajas.

La enfermedad del hígado graso, aunque potencialmente benigna durante muchos años, con el tiempo puede conducir a la esteatohepatitis no alcohólica (inflamación del hígado), cirrosis e insuficiencia hepática. "La incidencia de hígado graso ha estado ligada al 100% de casos de la epidemia de obesidad que hemos visto en los últimos 20 años", explica el Dr. Neil Shay, profesor de ciencia y tecnología de los alimentos en la Universidad Estatal de Oregon, "Si usted es obeso, es muy probable que también tenga el hígado graso", subraya Shay.

¿Podrían las uvas y el vino restaurar la función del hígado y mejorar el rendimiento metabólico en general entre los que ya tienen sobrepeso? Shay y sus colegas, Liwei Gu de la Universidad de Florida y Soonkyu Chung, de la Universidad de Nebraska, abordaron esta cuestión en tres estudios en los últimos tres años.

En los dos primeros estudios, los investigadores alimentaron a ratones tanto con dietas altas en grasas como dietas bajas en grasa, luego completaban algunas de las dietas altas en grasa con fitoquímicos de uva (compuestos químicos de las plantas), incluyendo el resveratrol, quercetina y ácido elágico. En general, los ratones en las dietas altas en grasas que también consumían fitoquímicos mostraron reducciones significativas en problemas metabólicos, con algunos fitoquímicos más eficaces que otros (el resveratrol, según los resultados, no redujo el aumento de peso en ratones con dieta alta en grasa).

El ácido elágico, un polifenol y antioxidante que se encuentra en las uvas y otras frutas, resultó ser particularmente eficaz. De hecho, en un estudio, los niveles de glucosa en la sangre de los ratones con la dieta alta en grasas, que también consumen ácido elágico fueron equivalentes al cabo de seis semanas a los niveles de los ratones en la dieta baja en grasa. Los niveles de glucosa en sangre más bajos significan menos acumulación de grasa.

A continuación, los investigadores quisieron echar un vistazo más de cerca para comprobar exactamente cómo el ácido elágico afecta a la acumulación de grasa en el hígado. Su estudio más reciente es el de una exposición in vitro de células del hígado y grasa humana con el ácido elágico. Efectivamente, el fitoquímico desaceleró la formación de grasa en el hígado y mejora el metabolismo de los ácidos grasos. En otras palabras, el ácido elágico podría ayudar a quemar la grasa en el hígado.

Visualmente, los resultados de laboratorio son sorprendentes. "Al examinar estos tejidos de hígado graso en un portaobjetos de microscopio, se puede ver que las células están simplemente llenas de "gotas de grasas" (lípidos)", explicó Shay, mientras que una célula normal del hígado parece libre de gotitas de lípidos. "Pero si comparamos esa apariencia alta en grasa para los animales con alto contenido graso que recibieron los extractos de vino y de la uva, se ven muchas menos de estas gotas, además las aún presentes reducen mucho su diámetro. Todos los expertos que han examinado los resultados afirman que parecen tejido de un hígado normal".

Además existe una ventaja significativa en este estudio debido a que no es necesario aplicar grandes dosis como venía ocurriendo en estudios anteriores, especialmente aquellos que inplican al resveratrol. Por el contrario, con el ácido elágico las mejoras en la acumulación de grasa parecen comenzar en dosis muy pequeñas.

Por otro lado, el mosto (zumo de uva) tiene concentraciones más altas de ácido elágico que el vino. "Una gran cantidad de ácido elágico, o al menos parte de ella, se precipita en las lías en el proceso de elaboración del vino", explicó Shay. Sin embargo, hay otra planta implicada en la vinificación que contiene altos niveles de ácido elágico: el roble. De este modo, los vinos envejecidos en barricas de roble pueden tener niveles más altos de ácido elágico.

El ácido elágico no parece ser una solución para bajar de peso, "se aprecian diferencias muy leves en el peso corporal total o en cuanto a la composición corporal", explica Shay sobre el estudio con ratones. Lo que si parece claro es que este compuesto es responsable de la eliminación de los lípidos en aquellos lugares en que es dañino, tales como el hígado y la reorientación en la grasa corporal, que puede ser señal de mejoras significativas en la salud general de las personas.

EL ÁCIDO ELÁGICO

El ácido elágico es un polifenol que protege a muchas plantas contra la luz ultravioleta, virus, bacterias y parásitos. Tiene la fórmula C14H6O8. 

Según estudios realizado en Japón, Alemania y Estados Unidos, los elagitaninos de plantas cuando son comidos por mamíferos y humanos activan sus propiedades protectoras en el cuerpo, combatiendo inflamaciones crónicas (reuma, artritis), colesterol, radicales libres de oxígeno (peróxidos, superóxidos) y ciertos tipos de cáncer.

Además de las ya menciondas uvas, roble y vino, el ácido elágico está presente en otros alimentos como la frambuesa y las nueces.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta