Auge del vino con Denominación de Origen en la hostelería española: calidad y precio en alza

Tendencias de consumo y precios en hostelería y alimentación

Viernes 05 de Mayo de 2023

Compártelo

Leído › 4109 veces

El último informe del Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV), basado en datos proporcionados por INFOVI, revela un aumento significativo en el consumo de vinos con Denominación de Origen Protegida (DOP) en la hostelería española. Durante el periodo de doce meses analizado desde diciembre de 2022 a enero de 2023 (TAM Dic-Ene 2023), el vino tranquilo con DOP experimentó un incremento del 35,5% en términos de valor, situándose como el segmento de mayor crecimiento en el sector.

Por otro lado, los vinos espumosos registraron un aumento del 26,8% en valor, seguidos de los vinos sin DOP/IGP (19%), "Resto vino" (16,8%) y vino con Indicación Geográfica Protegida (IGP) con un 13,1%. En cuanto al volumen, el vino espumoso lideró el crecimiento con un 24,1%, seguido por el vino tranquilo con DOP, que aumentó en un 20,6%.

Sin embargo, al descontar los efectos de la inflación y calcular el valor deflactado, todas las categorías continúan creciendo en el canal de hostelería, aunque de manera más moderada. A nivel de precios, solo el vino con DOP (+6,1%) y, en menor medida, el vino con IGP (+0,5%) experimentaron un aumento a precios constantes.

En el mercado de la hostelería, los vinos con DOP dominan las ventas con el 70,7% del volumen y el 83,1% del gasto total en el TAM Dic-Ene 2023. En segundo lugar, se encuentran los vinos sin DOP/IGP, que representan el 20,1% del volumen y el 7,3% del valor total. A pesar de su menor precio, los vinos sin DOP/IGP tienen una cuota de mercado en valor significativamente mayor que otras categorías.

El vino espumoso lidera el crecimiento en valor en Alimentación

En el sector de la alimentación, todas las categorías de vino registraron un aumento de precio en el TAM Dic-Ene 2023, lo que resultó en una disminución en términos de volumen para todas ellas. Solo el vino con IGP (-3,3%) y el vino con DOP (-1,9%) perdieron valor en este periodo. El vino espumoso fue el que más creció en términos de valor (+4,5%), seguido de los vinos sin DOP/IGP (+2,2%) y "Resto vino" (+2,2%).

Los vinos con DOP también fueron los más adquiridos en el canal de alimentación, representando aproximadamente el 50% del volumen y el 66% del valor total. En términos de valor, el vino espumoso fue el segundo más demandado (15% del total), seguido del vino sin DOP/IGP (13,2%).

En ambos canales de venta (hostelería y alimentación), los precios medios de todos los tipos de vino fueron superiores en hostelería que en alimentación. La diferencia más notable se observó en los vinos sin DOP/IGP, que registraron un precio medio de 2,27 €/litro en hostelería, frente a 1,56 € en alimentación. En el caso de los vinos espumosos, el precio fue de 9,40 € en hostelería y 6,71 € en alimentación. La menor diferencia relativa la presentó la categoría "Resto vino", con un precio medio de 4,27 € en hostelería y 3,69 € en alimentación.

Según los datos de Nielsen IQ en valores corrientes, el precio medio del vino ha experimentado un aumento progresivo en los últimos años en ambos canales analizados, alcanzando máximos históricos en el TAM Dic-Ene 2023, tanto en hostelería (6,03 €/litro) como en alimentación (4,06 €/l.). La subida en hostelería ha sido especialmente notable en los dos últimos periodos interanuales (TAM ON 22 y DE 23) en comparación con los anteriores, lo que se refleja también en el canal de alimentación, sobre todo desde el TAM AM 22.

Hasta hace poco, la tendencia cambiaba al aplicar la deflación a estos valores: el precio medio mostraba una disminución en hostelería y alimentación desde mediados-finales de 2020. Sin embargo, los dos últimos TAM's evidencian de nuevo un aumento significativo de precios, incluso con valores deflactados.

Para no perderte

Se llama vinos con D.O.P. a todos aquellos incluidos dentro de alguna de las siguientes clasificaciones ordenadas de mayor a menor nivel calidad: Vinos de Pago (VP), Vinos con Denominación de Origen Calificada (DOCa), Vinos con Denominación de Origen (DO) y Vinos de Calidad (VC). El sello DOP engloba a todos aquellos vinos que cumplen con los más altos estándares de calidad, mientras que los vinos con Indicación Geográfica Protegida (IGP) se sitúan en un nivel inferior en cuanto a los controles de calidad, aunque siguen contando con garantías de origen. Por último, los vinos que no poseen ni DOP ni IGP se basan únicamente en la garantía de calidad ofrecida por el fabricante, sin estar sometidos a ningún control externo, salvo los requeridos por la legislación en materia sanitaria y de alimentación del país correspondiente. Cabe destacar que la ausencia de dichas designaciones no implica necesariamente una baja calidad del vino, sino que simplemente por motivos comerciales no se desea obtener dichas certificaciones.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 4109 veces