Los vinos premium son tendencia en EE.UU.

Nueva Zelanda y España, protagonistas del crecimiento vinícola en EE.UU.

Roberto Beiro

Martes 25 de Julio de 2023

Compártelo

Leído › 2832 veces

El sector vinícola estadounidense ha sido testigo de un cambio significativo en sus tendencias de consumo. En el primer trimestre de 2023, el mercado mostró una inclinación notoria hacia vinos de mayor precio. Este cambio sigue a los volúmenes de importación sin precedentes observados en 2022, consolidando aún más la posición de Estados Unidos como un actor crucial en el mercado mundial del vino.

A lo largo del primer trimestre de 2023, con datos del OEMV, el volumen de vino importado a EE.UU. se mantuvo en línea con las cifras del año anterior, alrededor de 315 millones de litros. Sin embargo, lo que realmente llama la atención es el aumento considerable en el gasto. Durante este período, Estados Unidos destinó una cifra sin precedentes de 1.649 millones de dólares en vino importado, lo que representa un incremento del 10,7% con respecto al año anterior. Este aumento se debe a un crecimiento del 10,3% en el precio promedio del vino importado, que se situó en 5,24 dólares por litro.

Diversos factores han influido en esta tendencia. Destacan, sobre todo, el rendimiento sobresaliente de los vinos espumosos y las importaciones envasadas, que generalmente tienen un mayor valor. El hecho de que estos vinos hayan experimentado un aumento significativo en su precio potenció su impacto en el gasto total. Contrariamente, se observó una disminución en la importación de vinos a granel y opciones en envase bag-in-box, que se encuentran en el extremo más económico del espectro.

Profundizando en los datos, encontramos detalles aún más reveladores. El mercado de vinos tranquilos envasados, que lidera la categoría en EE.UU., experimentó un crecimiento notable desde ciertas regiones. Nueva Zelanda y España se posicionaron como los principales impulsores de este incremento.

La presencia de Nueva Zelanda en el mercado vinícola estadounidense ha ido en aumento con el paso de los años. Sus bodegas son famosas por los Sauvignon Blancs de sabor fresco, que han conquistado a los aficionados al vino en EE.UU. Los vinos españoles también se han hecho un hueco importante. Con sus tintos robustos, blancos aromáticos y rosados exquisitos, los productores vinícolas españoles han sabido cómo destacar sus características únicas para ganar terreno en el mercado americano.

Es importante interpretar lo que este cambio representa. La creciente predilección por vinos de mayor precio se puede ver como un reflejo de la evolución del gusto del consumidor americano. A medida que los aficionados al vino se vuelven más exigentes, muestran una mayor disposición a pagar por calidad, sabor y experiencia en general. Además, las dinámicas socioeconómicas podrían estar influyendo, con más personas dispuestas a invertir en productos premium gracias a un mayor ingreso disponible.

Aunque todavía es prematuro determinar si esta tendencia se mantendrá a lo largo de 2023, el primer trimestre ha marcado una pauta clara. Productores, distribuidores y profesionales del marketing estarán observando de cerca estos cambios, ya que podrían tener implicaciones a largo plazo para la dinámica comercial global del vino.

Por el momento, los aficionados al vino en EE.UU. parecen priorizar la calidad sobre la cantidad, y será interesante observar cómo evoluciona esta historia en los próximos meses.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2832 veces