¿Altera el cambio climático los precios del vino?

Javier Campo

Viernes 09 de Agosto de 2019

Leído › 1941 Veces

Las constantes variables por el cambio climático afectan como todos sabemos a la viña y, por ende, al vino. ¿Será esto motivo de que se clasifiquen los vinos en categorías?

Estamos en las primeras semanas de agosto y la atención a la viña es máxima ya que cada hacedor busca el momento óptimo, bajo su criterio, para empezar con la vendimia. Hace unos años, en ésta época hubiese sido impensable, pero los cambios de temperatura obligan a la adaptación y eso conlleva muchos cambios.

La falta de agua hace que donde antes no había riego, ahora sea casi imprescindible para que las cepas puedan desarrollar su poder milagroso y podamos disfrutar del vino, haya o no haya estrés hídrico.

Pero esto, a algunos, les crea una pregunta ¿Afectará al precio del vino toda esta movida del cambio climático? Pues probablemente, sí. Y este no es el único interrogante que se abre en lo que respecta al tema.

Cada vez tenemos más información en internet y mucha gente puede acceder a los precios comparativos de muchos vinos. Y ponemos un ejemplo. Dos vinos varietales elaborados con cepas de una determinada variedad en la misma región vitivinícola. La misma fermentación. La misma crianza. En uno el precio es de 6 € y en el otro el precio es de 10€. Como he dicho esto es un ejemplo.

Muchos consumidores ven todos estos parámetros que he descrito y solo ven una diferencia de precio. Pero deberíamos entrar en los pormenores antes de poner el grito en el cielo. El primero hace 30.000 botellas y, las cepas son jóvenes y tiene riego. El segundo solo hace 3000 botellas y, las cepas son más viejas y no tiene riego. Se entiende más ahora, ¿verdad?

Pues algunos si lo entienden y otros, no tanto. Al consumidor profano, ciertas cosas le dan igual si no le tocan el bolsillo. Y estamos rodeados de profanos y de listos de la vida. Sobre todo, de lo segundo.

VINOS DE PRIMERA... O DE SEGUNDA

En muchos productos de cualquier tipo, existen diversas categorías o gamas que hacen fácilmente diferenciable para el consumidor que el precio está regulado y controlado en función de la calidad de este.

Si existieran mecanismos de regulación ¿sería lícito que existieran vinos de primera, de segunda o de tercera categoría? Esto, por supuesto, levantaría ampollas muy gordas. Pero ¿Para quién sería un beneficio y para quien sería un detrimento?

Viticultores de azada sin riego y con escasa producción contra viticultores de tractor con riego y alta producción. ¿Estarían dentro de la misma categoría?

Pocas preguntas, pero muchas respuestas. Mientras, observemos o miremos hacia otro lado.

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta