El vino español se pone de moda en Europa

Ginés Mena

Viernes 05 de Julio de 2013

Compártelo

Leído › 4795 veces

El vino español está de moda en Bélgica y gana peso en Alemania, una buena noticia que llega tras la preocupación motivada por la drástica caída de ventas del granel a mercados como el ruso, y se aligeran las existencias de cooperativas hasta el punto de que algunas han vendido casi toda su producción

Arranca la campaña veraniega además, en la que brillarán los vinos más frescos, como los blancos y los rosados, una época de la que depende una parte destacada de la facturación de muchas bodegas.

Los blancos son cada vez más demandados en los mercados y, de hecho, algunas cooperativas ya han vendido todas sus partidas de esa categoría, mientras que no encuentran salidas para el tinto, lo que anima al sector y a algunas denominaciones de origen (caso de Rioja) a plantearse una apuesta decidida por potenciar estas variedades.

Los precios del granel siguen firmes y acumulan revalorizaciones de entre el 20 y el 39 % respecto a las mismas fechas del año pasado aunque se han desinflado en las últimas semanas, en las que acumulan progresivos descensos ante una fuerte presión de la demanda.

Desde importantes cooperativas manchegas, caso de El Progreso de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real) -la segunda mayor en producción de toda Europea-, opinan que debe mantenerse el nivel de precios porque quedan pocas reservas y es posible incluso que falte producto en breve, debido a una importante demanda exterior.

En medios cooperativas señalan la fuerte presión de los compradores para bajar los precios, incluso en los casos en los que mantenían contratos de aprovisionamiento con cotizaciones más altas.

Demandantes éstos, dispuestos a dirigir sus peticiones de compra a otros países que ofrecen materia prima más barata, lo que explica el vigor de las expediciones de Chile o Sudáfrica en el mundo.

Respecto al comportamiento de mercados internacionales claves, las importaciones de vino en Alemania -primer comprador mundial- se mantuvieron estables durante el primer trimestre de 2013, según informa el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV).

España registra el segundo mayor crecimiento porcentual en valor entre los diez primeros proveedores a nivel global (+8,2 %), al ingresar casi un 60 % más por sus exportaciones de granel.

Los vinos españoles están de moda en Bélgica y nuestros vinos ganan cuota como segundo país proveedor allí, con crecimientos del 11 % en volumen y del 20,5 % en valor en el primer trimestre del año, detalla el OEMV, aunque debe lidiar con la fuerte presencia francesa, que absorbe el 60 % de las ventas a ese mercado vecino.

Por su parte, el valor del producto español crece en Holanda algo más del triple que la media de otros competidores, después de mejorar la comercialización (+5,5 % en valor y +4,2 % en volumen).

Respecto a las cotizaciones en España, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente constata el descenso del vino de mesa tinto (-1,04 % hasta 4,78 euros/hectogrado), mientras que el vino blanco se mantiene estable en los 4,68 euros.

Por mercados, las cotizaciones a granel y salida de bodega del vino blanco alcanzan los 5,16 euros en Albacete, 5,31 en Badajoz, 4,76 en Ciudad Real, 4,60 en Cuenca y 4,20 euros en Toledo.

El tinto se paga a 5,14 euros en Albacete, 5,26 en Ciudad Real, 4,82 en Cuenca, 5,01 en Murcia, 4,39 en Toledo y 4,06 en Valencia.

Cotizaciones a la baja, en su caso, para los tintos de mesa en Francia, que se dejan unos céntimos y se quedan en 5,59 euros/hectogrado, aunque suben los blancos y superan los 7 euros.

En Italia, cayeron en la última semana de junio los vinos blancos de mesa -que se dejaron un 0,7 %, hasta 5,74 euros/hectogrado-, aunque acumulan una revalorización interanual del 26,4 %. También "aflojan" los tintos, que retrocedieron un 0,5 % en ese país, hasta 5,50 euros, si bien siguen siendo un 24 % más caros que hace un año.

A nivel agronómico, está terminando la floración y todo apunta a una buena cosecha -salvo excepciones- que haga olvidar los rigores de la sequía y otras adversidades meteorológicas, aunque julio y agosto serán cruciales para la evolución de las uvas.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 4795 veces

Comenta