Un científico descubre que el resveratrol mata hasta un 97% de células tumorales en cáncer de próstata

Missouri

Jueves 15 de Noviembre de 2012

Leído › 13340 Veces

Un compuesto del vino tinto podría ser clave para erradicar el cáncer de próstata, según los últimos estudios de la Universidad de Missouri

Un investigador de la Universidad de Missouri, ha descubierto que el resveratrol facilita el tratamiento con radiación en el cáncer de próstata, lo que aumenta las posibilidades de una recuperación completa de todos los tipos de tumores de próstata, incluyendo los más agresivos.

El resveratrol es un compuesto que se encuentra principalmente en la piel de la uva y en el vino tinto y que ha demostrado ampliamente que tiene multitud de efectos beneficiosos sobre la salud humana, especialmente en la salud cardiovascular y la prevención del accidente cerebrovascular.

“Otros estudios han señalado que el resveratrol hace que las células tumorales sean más sensibles a la quimioterapia, y queríamos ver si tenía el mismo efecto en la radioterapia”, explicó Michael Nicholl, un profesor asistente de oncología quirúrgica en la Facultad de Medicina de la UM.

En el estudio, cuando Nicholl introdujo resveratrol en las células tumorales de próstata, descubrió que hasta un 97 por ciento de las células tumorales habían muerto, que es un porcentaje mucho más alto que el tratamiento sólo con radiación. “Se llegó a la conclusión que el resveratrol ayuda a destruir las células tumorales de próstata,” dijo Nicholl.

“Tras el tratamiento con resveratrol y radiación, nos dimos cuenta de que éramos capaces de matar a muchas más células tumorales en comparación con el tratamiento del tumor exclusivamente con radioterapia. Es importante señalar que el resveratrol mató a todos los tipos de células tumorales de próstata, incluyendo las células tumorales agresivas” concluyó el científico.

No obstante, el principal inconveniente del descubrimiento es que la dosis de resveratrol por vía oral necesaria para tener un efecto sobre las células tumorales es demasiado grande para ser tolerada por una persona, pese a que en realidad "no es necesaria una dosis muy elevada en la localización exacta del tumor", es decir el resveratrol que ingerimos en alimentos y, sobre todo, cuando tomamos vino tinto, se dispersa en el organismo y no es efectivo contra el cáncer.

El desafío ahora es conseguir que sí lo sea, investigando "nuevos métodos de entrega para que este compuesto sea tan efectivo en la prevención del cáncer como lo es en la salud cardiovascular", explicó Nicholl.

Nicholl subrayó que el próximo paso será probar el procedimiento en un modelo animal antes de cualquier ensayo clínico con pacientes. A partir de ahí, si estos estudios adicionales, incluyendo los estudios en animales, tienen éxito en los próximos años, los funcionarios del MU solicitarán a las autoridades del gobierno federal permiso para comenzar el desarrollo humano de los medicamentos. Los resultados de este estudio fueron publicados en la revista Journal of Cancer Andrology & Science.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta