Algunas perlas sobre el vino según Camilo José Cela

Autor

Ignacio Garcia

Ignacio Garcia

28 de Mayo de 2013

Leído › 2415 veces

-¿Hace otro blanco?: -Venga!

“Con melón, con vino y con bicarbonato puede un contribuyente comerse al mundo…” 

Tengo en mis manos un libro “Fotografías al minuto” muy poco conocido del gran Camilo José Cela, ilustrado por el fotógrafo Enrique Palazuelo.
Es uno de esos libros que aunque no seas muy aficionado a la lectura (o nada aficionado) da lo mismo, lo vas bebiendo a sorbitos. Otra cosa es poder encontrarlo. Las 67 fotos a las que la da vida el genio de la literatura nos dejan pinceladas sobre el vino de la época en el Madrid de los años 50, las casas de vinos y comidas y los chatos.
Solamente quiero mostrar y no en profundidad eso ya lo hace el libro (*) algunas de las perlas que Don Camilo cultivó en sus “Nuevas escenas matritense” en las que se publicó originalmente lo que luego recopiló en “Fotografías al minuto”
 
En la fotografía “La Fabula de los tres porrones” dice Cela siempre en boca de alguien “El vino de Jumilla es de mucho aroma y reciedumbre; si no se toma con cautela, pega de duro.El vino de Valdepeñas es más ligero, pero también muy sabroso y reconfortante; se conoce que es rico en vitaminas, calorías, rayos X, fluor, cloro, bromo y yodo y demás elementos energéticos”
 
En la fotografía “la Feria de los esclavos” dice “El Filiberto Viñuelas Tejarejo, alias Esponja, jubilado leonés y cirrótico convicto y confeso, trasegó (cuando trasegaba, que después dejó de trasegar) trescientas setenta y cinco arrobitas de vino al año, durante treinta y cinco o cuarenta años; al final, paró. Si me devolvieran la mitad de los cuartos que me gasté en vino…”
 
En “El pellejo a tiras”: …”Pues bien: beber vino en una bota de plástico también es una aberración. Ahora con esta vaina del turismo, los fabricantes hacen hasta botas de plástico con un torero pintado… El vino en botas de plástico, toma gusto a bicarbonato, y produce cálculos renales …La Gente cuando bebe vino en bota de plástico, empieza a menguar y al final se vuelve tonta y tartamuda. …Por el país aún quedan pellejos como Dios manda, botas y odres de pelambre…”
 
En la fotografía “La bondad de las cosas y las personas”: …”En la calle de Cabestreros se alinean los bocoyes de vino tinto de la Mancha, o séase, de Valdepeñas y Tomelloso… el vino es alimento muy reconfortador y fraterno, muy de confianza…”
 
Y para no extenderme mucho acabo con la que parece la receta para salir de la crisis, ¡a ver si resulta que Don Camilo José Cela era un profeta!: “Con melón, con vino y con bicarbonato puede un contribuyente comerse al mundo…”
 
(*)FOTOGRAFIAS AL MINUTO de Camilo José Cela con fotografías de Enrique Palazuelo, publicado Organización Sala Editorial, Madrid 1972
 
 
Más anécdotas, curiosidades y chascarrillos sobre el vino:
 


Un artículo de Ignacio Garcia
Crea tu post!

Comenta