121.763 Seguidores !

La OMT propone ocho acciones para valorar el Enoturismo como herramienta de desarrollo rural; España protagoniza

Autor

Rogerio Raupp Ruschel

Rogerio Raupp Ruschel

14 de Septiembre de 2018

Leído › 689 veces

Por Rogerio Ruschel, de São Paulo, Brasil

Mi estimado lector o lectora, ahora es oficial y globalmente aceptado: el enoturismo es uno de los segmentos de mayor crecimiento de la demanda turística y uno de los más importantes. Como está ligado a las tradiciones de comunidades y territorios rurales, puede generar ingresos y empleo en regiones donde otras fuentes de ingresos pueden estar en decadencia, porque activa participantes de cadenas productivas locales estratégicas en términos culturales, económicos y sociales como el folklore, la historia, la artesanía, el turismo de naturaleza, la gastronomía, el agroturismo y otros. Espanha fue protagonista: en la foto de apertura, José Antonio Vidal, Fundador y Presidente Ejecutivo de la Asociación Española de Enoturismo (AEE) apresenta las ideas del sector español.

Este concepto resume las convicciones de los participantes de la 3ª Conferencia Global de la Organización Mundial del Turismo -ONU sobre el papel y la importancia del enoturismo, celebrada los días 6 y 7 de septiembre de 2018 en Chisinau, capital de la República de Moldavia. El tema de la conferencia fue precisamente ese: Enoturismo como herramienta para el desarrollo rural, destacándose la contribución del turismo a la Agenda Universal para el Desarrollo Sostenible de 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Ocho grandes conclusiones y sugerencias de acción surgieron de los debates con especialistas de 30 países sobre cómo hacer el enoturismo para el desarrollo rural:

1. Estrategia y Gobernanza del enoturismo: el enoturismo debe ser reconocido como parte de las políticas nacionales de turismo y desarrollo rural, con la creación del modelo de gobernanza correspondiente;

2. Asociaciones y co-creación: la complejidad del desarrollo del enoturismo y la diversidad de partes interesadas implicadas exigen modelos innovadores de colaboración; es necesario romper paradigmas y promover nuevos clusters;

3. Actuar en la participación y empoderamiento de la comunidad local: la contribución del enoturismo al desarrollo rural sólo puede alcanzarse si las comunidades locales están comprometidas e incluidas y se benefician de la cadena de valor del turismo; además, la comunidad en general necesita entender y ser consciente del valor del turismo;

4. Apoyar a las pequeñas empresas y el espíritu empresarial: las pequeñas empresas y los empresarios necesitan financiación y regulación adecuadas para promover la innovación y la transformación digital;

5. Enoturismo además de las "ventas de vino": el turismo de vinos no es sólo un medio para que las bodegas aumenten sus ingresos; es un enfoque al turismo rural y cultural y, por lo tanto, requiere un enfoque holístico en términos de gestión de destinos;

6. Conocer al visitante: son necesarias más investigaciones para medir y comprender las tendencias y consumidores del turismo del vino y permitir la comparabilidad internacional entre los destinos. Necesitamos armonizar criterios y explorar oportunidades de gran fecha;

7. Habilidades y oportunidades: la creación de oportunidades de empleo requiere el desarrollo de habilidades adecuadas, incluyendo aquellas relacionadas con nuevas tecnologías y sostenibilidad, pero también habilidades sutiles, como narración de historias, trabajo en equipo, adaptabilidad, etc.

8. Turismo, desarrollo rural y los Objetivos de Desarrollo Sostenible: las Estrategias del enoturismo deben estar totalmente alineadas con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y sus indicadores

Dos de los ponentes comentaron sobre el éxito del evento: José Antonio Vidal, Fundador y Presidente Ejecutivo de la Asociación Española de Enoturismo (AEE) en la foto de apertura y José Calixto, Presidente de la Red Europea de Ciudades del Vino (Recivin) y Alcalde de Reguengos de Monsaraz, capital europea del vino en 2015.

José Antonio Vidal reiteró los aspectos arriba señalados, añadiendo que "No es necesario reinventar la rueda en términos de know-how en el turismo, pero, por otro lado, es necesario y urgente poner en juego el valor añadido latente que las culturas locales ofrecen, empezando por la enología y la gastronomía.


Sin embargo, el portugués José Calixto (en la foto arriba) tenía una doble tarea en el Congreso: además de representar a los más de 800 ciudades productoras de vinos europeos, Calixto fue agradecer la invitación a Portugal - y más específicamente Monsaraz - recibir la realización de 5ª. Conferencia Mundial de la Organización Mundial del Turismo - ONU en 2020 (la 4ª edición se va a ser reeditada en Chile en 2019). In Vino Viajas va a entrevistar a estos personajes para mantener el estándar de ser el mejor canal de información especializada para sus lectores de Latino America.

Un artículo de Rogerio Raupp Ruschel
Crea tu post!

Comenta