114.721 Seguidores !

Enoturismo en Sevilla: la excelencia de los tintos del sur

Autor

Enoturismo en España

Enoturismo en España

11 de Julio de 2018

Leído › 558 veces

Sevilla ha labrado su historia y definido su identidad del presente mediante un mosaico de culturas, con raíces en un pasado remoto. La cuenca del Guadalquivir, la Sierra Morena, los humedales, los encinares y también los viñedos, entre los que aparecen pueblos encantadores y ciudades monumentales, convierten a esta hermosa provincia andaluza en un destino turístico desbordante de riqueza. La civilización romana convirtió a Sevilla en una importante zona vinícola, con áreas tapizadas por hermosos viñedos. De sus uvas se extraían los mostos para fabricar vino para consumo local, y también para exportar a otras zonas del imperio.

Desde hace algunos años, Sevilla viene dando un gran impulso a la fabricación de vino. Este trabajo ya está dando sus frutos, pues se han logrado vinos de alta calidad, incluso en vino tinto, cuya producción es tradicional en otras zonas de España. Destacan, por ejemplo, la cuenca del Duero en Castilla y León y La Rioja. El cultivo de la vid y la elaboración de vinos de alta calidad se realizan en toda la provincia de Sevilla, aunque se concentran en tres comarcas marcadamente vinícolas. Son la Sierra Norte, el Aljarafe y la zona del Guadalquivir - Doñana.

Sierra Norte de Sevilla

Esta zona es hoy un parque natural que se extiende al norte de la provincia. Sus tierras y su clima son especialmente benignos para el cultivo de la vid, y desde 1998 se están replantando diversas cepas nobles. Hoy se obtienen caldos llenos de aromas y sabores auténticos. Destaca el trabajo de numerosas bodegas de la zona, las que despiertan un interés turístico creciente que les enorgullece.

Asimismo, Sevilla cuenta con una variada oferta de hoteles, desde establecimientos económicos y acogedores hasta casas rurales, hospederías en antiguos monasterios, apartamentos y hoteles adecuados para viajeros de negocios. Desde estos alojamientos es posible acercarse fácilmente a importantes bodegas, entre ellas:

  • Bodega La Margarita. Aún sigue elaborando el tradicional 'Mosto de Constantina', y ha logrado vinos tintos de alta calidad como el Zancúo, 100 % Tempranillo, y otros tintos de Cayetanas Blancas, Macabeo, Chardonnay, Garnacha, Cabernet Sauvignon, Syrah, Merlot, Graciano y Petit Verdot.
  • Colonias del Galeón. Produce vinos blancos 100 % Chardonnay, y también destaca por la calidad de sus vinos tintos, entre ellos el Colonias de Galeón Maceración Carbónica 2013, elaborado con un 50 % de Cabernet Franc, un 30 % de Tempranillo y un 20 % de Syrah. Además, elabora excelentes vinos tintos que involucran uvas Merlot, Pinot Noir y Tintilla de Rota, y vinos rosados obtenidos con Cabernet Franc.
  • Fuente Reina. Fue la primera bodega en elaborar vino tinto andaluz embotellado, el Fuenterreina, Tinto Andaluz, reserva de 1943. Actualmente produce apreciados vinos tintos, como el Torre Beraun Maior 2012 y el Pagos de Fuente Reina 2015, ambos 100 % Merlot, tintos que integran Tempranillo, Merlot y Cabernet Sauvignon, además de Garnacha Tintorera y Mollar de Cepas Viejas, blancos Pedro Ximenez y rosados de Tempranillo y Cabernet Sauvignon.

Existen más bodegas interesantes y alambiques de larga tradición en la zona, así que resulta muy interesante alojarse varios días en algún alojamiento rodeado por este hermoso parque natural. Este plan garantiza un viaje de enoturismo y naturaleza excepcional.

Vinos de Bodegas Colonias de Galeón, BioFeria en Cordoba (Foto: Flickr)

El Aljarafe

El Aljarafe sevillano es una franja que circunda el área oeste de la ciudad de Sevilla, y su mayor concentración de viñedos se ubica en el triángulo formado por Villanueva del Ariscal, Espartinas y Umbrete. Allí se produce principalmente un vino blanco y turbio, de baja graduación, suave y ligero. Algunas variedades presentan naturalmente anhídrido carbónico, y se conocen como mosto achampanado. Su oferta enoturística integra diversos establecimientos hoteleros de alta calidad y bodegas muy atractivas. Entre ellas se cuentan:

  • Bodegas Góngora. Este antiguo establecimiento produce vinos blancos de Garrido Fino y Moscatel, dulces de Pedro Ximénez y Garrido Fino, olorosos, mostos y brandy.
  • Bodegas F. Salado. Su éxito actual es fruto del trabajo de cinco generaciones. Produce principalmente vinos blancos de Pedro Ximénez y Garrido Fino, aunque también destacan sus tintos de Tempranillo, sus generosos de Pedro Ximénez, sus espumosos de Garrido Fino y otros productos, como el rebujito y el vermut.

El Bajo Guadalquivir - Doñana y la Campiña

El Bajo Guadalquivir alberga municipios donde se observa una arraigada tradición vinícola, como Palacios y Villafranca, Lebrija y Utrera. En la zona se elaboran vinos blancos jóvenes, aunque la producción está enfocada en los vinos generosos, como las manzanillas de Jerez y Sanlúcar, y los olorosos y dulces, algunos de los cuales han sido galardonados.

Otra interesante zona de la provincia de Sevilla es la Campiña, aunque no destaca por su producción de vinos. Allí se descubren hermosos pueblos como Fuentes de Andalucía, Mairena del Alcor y Arahal. Alberga un gran número de destilerías, algunas de las cuales poseen alambiques centenarios.

Gastronomía y vinos, una oferta que identifica a cada región española

La gastronomía y los vinos transmiten la esencia de cada zona de la geografía española. Resultan del clima, del tipo de suelos, de la naturaleza de los productos locales, de las variedades de vid que se cultivan y de las técnicas que se utilizan en la producción de vinos y licores.

En La Rioja, zona privilegiada para el cultivo de la vid y la producción de vinos, se aprecia la confluencia de dos climas totalmente opuestos, el mediterráneo y el atlántico. Esta situación da lugar a temperaturas suaves y precipitaciones anuales que superan los 400 l/m², condiciones idóneas para el desarrollo de la vid. La Denominación de Origen Rioja muestra una producción media de entre 280 y 300 millones de litros, y el 90 % de ellos corresponde a vinos tintos. La climatología de la Ribera del Duero, por su parte, se caracteriza por el mismo nivel de precipitaciones anuales que La Rioja, veranos secos con altas temperaturas e inviernos largos y rigurosos donde se llegan a observar hasta -18 °C.

En Sevilla ha destacado desde tiempo inmemorial la elaboración de vinos principalmente blancos, mostos, aguardientes y licores, fruto de sus tierras y su clima, que muestra inviernos suaves y veranos secos y muy calurosos. Actualmente también el vino tinto de Sevilla ha despuntado, y ha logrado captar el interés del enoturismo y el sector comercial. Es un buen plan proyectar una estancia de algunos días en la provincia, para descubrir o profundizar en el conocimiento de su singular producción de vinos, licores y anisados.

Un artículo de Enoturismo en España
Crea tu post!

Comenta