121.763 Seguidores !

¿Cuánto pagarías por una botella de vino?

Autor

Vicente Vida

Vicente Vida

18 de Diciembre de 2017

Leído › 4005 veces

Puede que te hayas hecho esta pregunta alguna vez o que tengas una idea preconcebida sobre cuánto es sensato gastar en vino. En cualquiera de los casos te animo a que continúes leyendo, creo que sacarás conclusiones interesantes.

Es más, estoy seguro de que vas a encontrar respuestas a tu pregunta, en el primer caso o que podrás confrontar tu punto de vista con los números que te voy a mostrar y los datos que me han proporcionado algunas de las mejores tiendas de vino de Madrid.

Hasta dónde crees que eres capaz de apreciar la calidad, es una variable importante a la hora de gastar dinero en vino. ¿Sabrías, por ejemplo, decirme cuál es la característica común a los vinos de calidad? Durante la lectura de este artículo vas a tener algunas opciones de
descubrirlo.

Pero bueno, vamos a ello.

LO QUE GASTAMOS EN VINO

Este es un punto de partida que me pareció interesante para ver si teníamos caso. El consumo de vino, especialmente en España, está cayendo año tras año. Además, se va centrando en las capas de más edad de la población.

Veamos que me dijeron.

Los datos de las tiendas especializadas

Me interesaba saber cuánto gasta un aficionado en vino, por eso acudí a las tiendas de vino de Madrid que más frecuento y que creía me podían dar un dato de confianza. El resultado fue que la media de lo que gastamos por botella de vino, está entre ocho y diez euros.

Hay dos consideraciones a hacer sobre esta cifra. La primera es que la mayoría del vino se compra para consumo diario. Podemos por lo tanto, con un pequeño error al alza asumirla como el precio destinado para estos tipos de vino que se beben con frecuencia.

La segunda, es que no podemos considerar esta como la cifra media de gasto por botella, ya que si incluyéramos las compras de vino en supermercado, créeme, la cifra bajaría bastante.

Puede que ocho a diez euros te parezca una cantidad excesiva. No sería extraño. Hace unos días, un amigo me contó muy orgulloso que había comprado un reserva riquísimo por cuatro euros.

No quise chafarle su ganga, pero te cuanto lo que dicen los números.

¿RESERVAS DE MENOS DE 5 EUROS?

Pongamos un coste algo superior, cinco euros. También vamos a pensar que la compra la efectuó en un supermercado, para que haya los menos intermediarios posibles.

Los impuestos al consumo

Lo primero que tenemos que restar de esos cinco euros es el IVA, que como sabes en España para el vino es el 21%. Por lo tanto, lo que cobra el supermercado es en realidad 4 euros con quince céntimos, si descontamos impuestos.

Los costes de distribución

El supermercado gana aproximadamente un 30%, por lo que queda para el bodeguero es tres euros con quince céntimos. Vamos bajando...

La ganancia del elaborador

El bodeguero gana también sobre un 30%. Tenemos que tener en cuenta que se trata de un producto que, dependiendo de la DO, hay que tener inmovilizado de tres a cuatro años. No compensa una ganancia menor en tanto tiempo.

Por lo tanto, para la producción quedan dos euros con cuarenta y cinco.

Los costes de producción

Los vinos de reserva necesitan de botella, corcho de calidad y etiqueta. Esto tiene un coste fijo aproximado de un euro con veinte. Nos quedan por lo tanto un euro con
veinticinco.

Otro gasto fijo es el de la barrica. Suponiendo el caso más barato, una barrica de roble americano y que se use tres veces, el coste por botella es de cincuenta céntimos. Eso deja para el resto de los gastos setenta y cinco céntimos.

De ahí habría que pagar enólogo, personal de bodega, vendimiadores. También habría que amortizar costes de material, administrativos...

Te diré que sólo un kilo de uva de calidad vale ya casi esa cantidad.

Es completamente imposible.

De ahora en adelante cuando compres reservas por ese precio, sabes que lo haces... a tu propio riesgo.

LOS LÍMITES DEL GASTO EN VINO

Veamos ahora lo que se puede considerar razonable gastar en una botella de vino. Teniendo en cuenta, por supuesto, que esto va a venir influido por muchas variables.

Pero hablemos de lo que nos vamos a encontrar con más frecuencia, las compras habituales para consumo en casa o las que hacemos para las ocasiones. Un día que nos invitan a cenar, por ejemplo.

Los vinos de diario

Cómo decía al principio las tiendas me informaron de que la media que gastamos por botella está entre los ocho y los diez euros. En esos precios, e incluso bajando hasta seis, podemos encontrar muy buenos vinos jóvenes o con crianzas cortas. Incluso, sobre los diez, hay vinos de reserva con suficientes garantías de calidad.

Pienso que es un límite suficiente y que está al alcance de la mayoría. Recuerda que los saludable es mantenerse en, como mucho, un par de copas diarias. Esto, en el mejor de los casos, supondría un gasto de unos ochenta céntimos diarios.

Los vinos de las ocasiones

Si en los vinos de diario está más o menos claro el gasto "razonable", en las ocasiones es mucho más complicado. Hay desde la persona que no cree que merezca la pena pasar de los diez euros, hasta el que se gasta cerca de mil.

No hablo de oídas, los dos casos son de personas que conozco bien. Y, por qué no decirlo, ambos tienen algo de razón.

Estoy convencido de que para apreciar un muy buen vino hay que tener una cierta experiencia. No a todo el mundo le merece la pena gastarse cuarenta euros en una botella de vino.

Te lo cuento con un ejemplo.

Si a un niño pequeño le das a beber un poco de café, lo más probable es que acabes perdido. Sin lugar a dudas su sentido del gusto no está preparado para un sabor tan amargo.

Lo mismo le pasa a una persona que no está acostumbrada a vinos equilibrados en acidez o con una cierta tanicidad. Normalmente, no le van a gustar esos vinos, aunque sean excelentes, porque necesitan un cierto "aprendizaje".

Gastar sin conocimiento un dineral en un Barolo o un Borgoña, casi con seguridad es tirar el dinero. Incluso con un muy buen Rioja, no va ser capaz de apreciarlo como para que merezca la pena la diferencia en precio, superior a los veinte euros.

¿Tanto como para quedarse en diez euros?

Me parece excesivo. Yo creo que presupuestos entre quince y veinticinco euros cumplen los requisitos de ser relativamente asequibles y no ser un gasto excesivo que no merezca la pena.

CONCLUSIONES

Resumiendo, creo que está claro que por debajo de cinco o seis euros es un límite a evitar. Ojo, salvo ofertas por liquidación de stock que no son muy frecuentes.

Para los vinos de consumo frecuente, entre los seis y diez euros es un presupuesto adecuado, sin tirar la casa por la ventana, pero disfrutando vinos de calidad.

En las ocasiones especiales, de quince a veinticinco euros nos van a permitir disfrutar sin que sufra la cartera demasiado, ni tiremos el dinero.

Creo que ha quedado claro la necesidad de conocer un poco más, a tu ritmo, para disfrutar el vino a tope.

¿Has descubierto ya cuál es la característica común a todos los vinos de calidad?

Te veo la próxima semana. Tendrás nuevas oportunidades.

Vicente Vida Lanzas

Un artículo de Vicente Vida
Crea tu post!

Comenta