¿Qué está pasando con el vino en Suiza?

La tendencia a la baja en importaciones de vino en Suiza se acentúa en 2024

Viernes 05 de Julio de 2024

Compártelo

Leído › 2112 veces

Verzasca, suiza
Picnic en el Valle de Verzasca, Suiza

Las importaciones de vino en Suiza durante el primer trimestre de 2024 han registrado una notable disminución tanto en volumen como en valor. De acuerdo con los datos proporcionados por la aduana suiza y analizados en el informe del Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV), las compras de vino del país helvético cayeron un 10% en volumen y un 19% en valor en comparación con el mismo periodo del año anterior. En términos numéricos, esto se traduce en 38,4 millones de litros y 257,5 millones de francos suizos.

El análisis detallado del OEMV revela que esta tendencia a la baja continúa la trayectoria observada en el año 2023, durante el cual ya se había registrado una disminución en las importaciones de vino. El precio medio del vino importado en Suiza también experimentó una reducción significativa, disminuyendo un 10,2% para situarse en 6,70 francos suizos por litro. Este descenso en el precio medio podría estar relacionado con diversos factores, incluyendo cambios en las preferencias de consumo, ajustes en las estrategias de importación y variaciones en los costes de producción y transporte.

El primer trimestre de 2024 se ha destacado por ser uno de los más bajos históricamente en términos de volumen de importaciones de vino en Suiza. Este periodo no solo refleja una caída en la cantidad de vino importado, sino también una reducción considerable en el valor total de las importaciones. De hecho, el valor registrado durante este trimestre es el peor desde el año 2020, lo que resalta la magnitud de la contracción en el mercado.

La disminución en las importaciones podría estar influenciada por varios factores económicos y sociales. Entre ellos, la inflación y los cambios en el poder adquisitivo de los consumidores suizos, que pueden haber afectado sus hábitos de compra. Además, las fluctuaciones en las políticas comerciales internacionales, así como los efectos continuos de la pandemia de COVID-19, podrían haber contribuido a la reducción en la demanda y, por ende, en las importaciones.

En resumen, los primeros tres meses de 2024 han mostrado un panorama desafiante para las importaciones de vino en Suiza, con caídas significativas en volumen y valor. Las cifras proporcionadas por la aduana suiza y analizadas por el OEMV subrayan una tendencia descendente que podría tener implicaciones importantes para los exportadores de vino a este mercado y para la industria vitivinícola en general.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2112 veces