España busca evitar que el vino sea moneda de cambio en conflicto UE-China

El Ministro español aboga por proteger sector alimentario en tensión comercial con China

Miércoles 29 de Mayo de 2024

Compártelo

Leído › 1602 veces

La semana pasada descubrimos aquí en Vinetur que China amenaza con represalias comerciales contra vinos de la UE en respuesta a las investigaciones de la UE sobre subsidios a empresas chinas. Aunque las importaciones chinas de vino de la UE han disminuido en los últimos años, las contramedidas amenazadas podrían afectar a 800 millones de dólares en vinos europeos, que representaron casi el 70% del total de importaciones de vino de China el año pasado, según datos oficiales.

En respuesta a esta amenaza, por parte de China, el Gobierno español, a través del ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, se ha mostrado este miércoles, 29 de mayo, partidario de que las guerras comerciales internacionales no involucren a los alimentos y las bebidas y sostuvo que "el mercado agroalimentario mundial, cuantas menos alteraciones tenga, mejor".

"Los alimentos y las bebidas son unos de los productos que deberíamos intentar dejar de lado en los conflictos comerciales. A veces, por desgracia, entran en ellos. Pero de eso no se benefician ciertamente los ciudadanos, que al final lo que hacen es comprar productos más caros por esa situación", ha aseverado Planas en una entrevista con EFE en Shanghái, donde este miércoles inició una visita de tres días a China.

A raíz de la cascada de investigaciones 'antidumping' iniciada por la Unión Europea a varios sectores chinos, la prensa oficial del país asiático avisó recientemente de China podría hacer lo propio con el sector del vino europeo, entre otros productos alimentarios, algo que afectaría a España como exportador europeo de vino al gigante asiático.

"El objeto de mi visita es abrir nuevos mercados y consolidar los existentes", ha precisado el ministro, quien ha preferido no pronunciarse sobre este asunto, aunque reconoció que se vive un momento internacional "muy complicado" en lo geopolítico y comercial.

Planas, cuya primera parada fue el Salón Internacional de la Alimentación (SIAL) de la megalópolis china, ha recalcado que "China es un país prioritario desde el punto de vista de la exportaciones agroalimentarias de España".

El responsable español de Agricultura, que en su recorrido por SIAL ha visitado los pabellones de su Ministerio, de asociaciones interprofesionales y de las más de 70 firmas españolas presentes en la feria, destacó la importancia de la presencia de empresas españolas en eventos internacionales de esta magnitud. La participación en ferias como SIAL permite a las compañías españolas mostrar la calidad y la diversidad de sus productos, y facilita el establecimiento de nuevos contactos comerciales que pueden resultar en acuerdos beneficiosos para ambas partes.

La tensión comercial entre la UE y China no es un fenómeno nuevo, pero la inclusión de productos alimentarios en estas disputas ha generado preocupación entre los productores y exportadores europeos. El mercado chino representa una oportunidad significativa para el sector vinícola español, no solo por su tamaño, sino también por el creciente interés de los consumidores chinos en productos europeos de alta calidad.

En los últimos años, España ha intensificado sus esfuerzos para aumentar su presencia en el mercado chino. Esta estrategia incluye no solo la participación en ferias y exposiciones, sino también la promoción de sus productos a través de campañas de marketing y acuerdos de colaboración con distribuidores locales. A pesar de las dificultades, estas iniciativas han dado frutos, y el vino español ha logrado consolidarse como uno de los favoritos entre los consumidores chinos.

La situación actual plantea retos importantes para el sector vinícola europeo. Las posibles represalias comerciales de China podrían tener un impacto significativo en las exportaciones de vino, afectando a numerosos productores y exportadores. Sin embargo, también es una oportunidad para que el sector se adapte y busque nuevos mercados, diversificando sus destinos de exportación y reduciendo su dependencia de mercados individuales.

El futuro de las relaciones comerciales entre la UE y China en el ámbito agroalimentario dependerá en gran medida de cómo se manejen las tensiones actuales. La diplomacia y las negociaciones serán clave para evitar una escalada de medidas que perjudique a ambos lados. En este contexto, la visita del ministro Luis Planas a China es un paso importante para mantener el diálogo abierto y buscar soluciones que beneficien a todos los implicados.

La comunidad vinícola española sigue de cerca estos desarrollos, conscientes de que el resultado de estas negociaciones podría tener un impacto duradero en su capacidad para competir en el mercado global. Con el apoyo del gobierno y una estrategia sólida, el sector vinícola español puede superar estos retos y continuar creciendo en los próximos años.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1602 veces