Parella, la Atlántida menorquina que algunos aseguran haber visto

De entre todas las leyendas que envuelven a Menorca en un halo de misticismo y magia, la historia de esta ciudad resuena con fuerza cada vez que se acerca la noche de San Juan.

Escrito porRita

Miércoles 29 de Mayo de 2024

Compártelo

Leído › 1135 veces

Cuenta la leyenda que un brazo de tierra unía las islas de Menorca y Mallorca. Estos terrenos fueron conquistados por fuerzas del diablo y por eso Dios decidió sumergirlos en lo más profundo del mar. Otros cuentan una historia diferente. Dicen que en ese brazo existía una ciudad de tal belleza, que otra ciudad vecina, celosa de su esplendor y prosperidad, la maldijo provocando que se sumergiera en las aguas del canal de Menorca. Hay quienes afirman haberla visto al atardecer en el día de San Juan, e incluso han oído repicar campanas. Se trata de Parella, una ciudad legendaria que engrosa la lista de mitos que envuelven Menorca.

Lugares de contrastada belleza siempre, o casi siempre están llenos de magia y misterio. Por supuesto Menorca es uno de esos sitios. De entre toda la tradición oral que se ha recopilado acerca de la isla con el paso de los años, hay una historia que resurge con fuerza cada noche de San Juan. Puede que este año, algún afortunado que se encuentre paseando por Ciutadella, opte por buscar un buen mirador al mar y a lo lejos vea por un instante los reflejos de una ciudad imponente que pronto se sumergirá de nuevo Y, si escucha con atención, oirá el repique de las campanas que voltean en los torreones... O tal vez, en una noche muy oscura, como han afirmado algunos marineros, y hay fuerte marejada, se pueden ver reflejos rojizos en el agua donde, según cuentan, la ciudad sigue viva.

Pero como toda ciudad hechizada, Parella también tiene una oportunidad de redención. Se dice que si 7 Juanes se encuentran de casualidad con 7 Juanas a la orilla del mar en el día de San Juan, sucederá el milagro y Parella volverá a resurgir del fondo del mar para brillar como nunca.

Leyenda o no, lo que no puede pasar por alto es el hecho de que Menorca es un destino que se presta a la magia y al embrujo. Cada día es una oportunidad de hallar un nuevo tesoro, una historia fascinante o un rincón de ensueño. Puede que Parella sea solo fruto de la tradición y las historias que engrandecen aún más el atractivo de esta isla, pero son una excusa más que apetecible para animarse a encontrar nuestra propia ciudad mágica dentro de este último paraíso del Mediterráneo...

Un artículo de Rita
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1135 veces