La producción de alimentos y bebidas en España cae un 2,6% en 2023, la primera vez en una década

La inflación, la debilidad de las exportaciones y la sequía pesan sobre la industria alimentaria

Miércoles 24 de Abril de 2024

Compártelo

Leído › 1465 veces

La industria de alimentación y bebidas en España se ha enfrentado a un 2023 con múltiples desafíos, que van desde presiones inflacionarias hasta la desaceleración económica global, pasando por conflictos geopolíticos que afectan directamente las cadenas de suministro. Sin embargo, estos retos no han impedido que el sector continúe demostrando su vital importancia estratégica para la economía del país.

La Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), con el apoyo del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), ha publicado un informe que no solo arroja luz sobre la situación actual del sector sino que también plantea las estrategias y medidas necesarias para enfrentar el panorama adverso.

El informe revela que la producción real del sector ha experimentado una reducción del -2,6% en comparación con 2022, marcando el primer retroceso desde 2013, exceptuando el año 2020 debido a la pandemia del COVID-19. Este descenso puede atribuirse principalmente a la influencia de los altos costes inflacionarios sobre la industria, la debilidad en las exportaciones y una demanda interna disminuida, exacerbada por episodios de sequía prolongada en España.

Sin embargo, en términos de empleo, el sector sigue mostrando signos de robustez. Los afiliados a la Seguridad Social en la industria de alimentación y bebidas suman 436.900 personas, con un crecimiento del 2% sobre el año anterior. Además, un impresionante 81,1% de los trabajadores cuenta con contratos indefinidos, y el empleo femenino constituye el 38,2% del total en el sector, superando la media en las manufacturas.

En el frente internacional, España mantiene su posición como uno de los principales exportadores de alimentos y bebidas a nivel mundial, aunque las exportaciones en 2023 han visto una disminución del 6,6% en volumen, reflejando un crecimiento más lento del 3,4% en valor respecto al año anterior. Este cambio de tendencia es un claro indicativo de cómo las tensiones geopolíticas y la inestabilidad de los mercados afectan al sector.

Entre los principales destinos de las exportaciones españolas, la Unión Europea sigue siendo el socio comercial más importante, con países como Francia, Portugal, Italia y Alemania encabezando la lista. Estados Unidos, aunque ha experimentado un retroceso, y China, con una notable disminución en sus importaciones, también son mercados clave.

El informe también subraya la importancia de proteger un sector tan crítico para la economía española en tiempos de incertidumbre. Se destaca la necesidad de entornos políticos y económicos estables que fomenten la competitividad y eviten nuevas cargas fiscales, además de la importancia de mantener un marco regulatorio y fiscal coherente que incentive la inversión y la innovación en el sector.

Así las cosas, mientras que 2023 ha sido un año de prueba para la industria de alimentación y bebidas en España, el informe de FIAB demuestra la resilencia y la capacidad estratégica del sector para adaptarse y continuar contribuyendo significativamente al tejido económico y social del país. Con las estrategias adecuadas y un apoyo continuado, la industria no solo puede navegar por este periodo de turbulencias sino también emerger más fuerte y preparada para los desafíos futuros.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1465 veces