Cuando la botella cuenta: el papel del “packaging” en la percepción del sabor del vino

Cómo el diseño exterior modifica nuestra experiencia interior del vino

Roberto Beiro

Viernes 24 de Noviembre de 2023

Compártelo

Leído › 3560 veces

La influencia del "packaging" en la percepción del sabor del vino es un tema que ha ganado relevancia en los últimos años, desafiando la noción tradicional de que la calidad de un vino se basa exclusivamente en su composición y origen. Este fenómeno se extiende más allá del ámbito del marketing y la presentación visual, adentrándose en campos tan diversos como la neurociencia y la economía del comportamiento.

La experiencia de degustar un vino no se limita únicamente a su sabor inherente; está profundamente influenciada por la percepción sensorial. Elementos como el diseño de la botella, la etiqueta, e incluso el tipo de copa en la que se sirve el vino, juegan un papel crucial en cómo los consumidores perciben y disfrutan de esta bebida.

Los estudios han demostrado que no es lo mismo beber vino en un vaso común que en una copa de cristal diseñada específicamente para resaltar sus cualidades. Esta variación en la experiencia no solo afecta la apreciación del sabor, sino que también puede modificar la percepción del valor y la calidad del producto.

La psicología del consumidor revela que las decisiones de compra y disfrute no se basan únicamente en las características intrínsecas del producto, sino también en cómo se presenta. Una botella de vino con un diseño elegante y sofisticado puede atraer a un segmento de consumidores, mientras que un diseño más moderno y atrevido puede ser más atractivo para un público más joven.

Esta diversidad en la percepción y el gusto hace que el "packaging" sea un elemento esencial en la estrategia de marketing de los vinos. El impacto visual no solo incentiva la compra, sino que también puede llegar a alterar la experiencia sensorial del consumidor, haciendo que el vino "sepa" diferente.

El experimento de Brochet

Un caso destacado en este campo es el experimento realizado por Frédéric Brochet, bodeguero y profesor de enología. Brochet demostró que incluso los expertos sumilleres pueden ser influenciados por el "packaging". Al servir vinos de gama media en botellas asociadas con vinos de alta calidad, los expertos valoraron estos vinos notablemente mejor, lo que sugiere que la percepción visual y las expectativas juegan un papel fundamental en la apreciación del sabor.

En el contexto actual del mercado vitivinícola, global y altamente competitivo, la importancia del "packaging" se magnifica. No se trata solo de un vehículo para atraer consumidores o fidelizar a una marca, sino que se convierte en un complemento esencial de la calidad percibida del vino.

Para los productores y comercializadores de vino, entender y aprovechar el poder del "packaging" es vital. Esto implica no solo enfocarse en la calidad del producto, sino también en cómo se presenta al consumidor, combinando arte, psicología y marketing para enriquecer la experiencia del vino.

El "packaging" del vino, por lo tanto, no es solo una cuestión de estética o marketing. Es un elemento integrador que influye profundamente en la experiencia sensorial del consumidor, jugando un papel determinante en la percepción del sabor y la calidad del vino. Este fenómeno, respaldado por investigaciones en diversas disciplinas, subraya la complejidad y la riqueza de la experiencia vinícola.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3560 veces