La resiliencia de la Monastrell

La Denominación de Origen Protegida Jumilla enaltece su tradición vitivinícola con una “excelente” cosecha 2022, pese a las dificultades climatológicas

Miércoles 31 de Mayo de 2023

Compártelo

Leído › 3167 veces

La singularidad de la DOP Jumilla se refuerza año tras año, y 2022 no ha sido la excepción. Su varietal emblemática, la Monastrell, representa más del 70% del viñedo en la región y ha demostrado una vez más su excepcional adaptabilidad a las circunstancias climáticas adversas. Gracias a esta uva autóctona y a la habilidad y experiencia de los viticultores, la añada 2022 ha sido considerada "excelente" por el panel de cata del Consejo Regulador.

El viernes 26 de mayo de 2023, los expertos del panel de cata del Consejo Regulador, analizaron a ciegas 35 muestras de vino de la DOP Jumilla. Estas muestras, que reflejan el volumen embotellado por las bodegas certificadas en la región, incluían 10 vinos blancos, 6 rosados y 19 tintos, tanto jóvenes como con paso por madera. Todos estos vinos pertenecen a la añada 2022 y fueron en su mayoría calificados como excelentes, validando la alta valoración de la cosecha.

"Los vinos de 2022 son de una calidad excepcional y presentan características que los distinguen de los de la añada 2021, demostrando la diversidad que poseemos en la DOP Jumilla", indica Silvano García Abellán, presidente del Consejo Regulador.

La cosecha de 2022 estuvo marcada por un ciclo vegetativo beneficioso, pero la floración se vio interrumpida por una ola de calor. Sin embargo, gracias a la resistencia de la uva Monastrell y al trabajo meticuloso de los viticultores, se pudo superar este reto.

Los vinos de la añada 2022 destacan por su frescura y aromas, además de presentar una acidez superior y un tanino más dulce que la añada anterior. El cuidado en la viña y la bodega, sumado a la adaptabilidad de la Monastrell, han permitido a la DOP Jumilla obtener por tercer año consecutivo la categoría de excelencia en sus vinos.

La DOP Jumilla, con una tradición vitivinícola que data del año 3000 a.C., sigue demostrando su fortaleza y diversidad en cada cosecha. Con una producción en altitudes que varían entre los 320 y 1.000 metros y surcada por sierras de hasta 1.380 metros, la DOP Jumilla ofrece condiciones propicias para la producción de vinos de calidad excepcional, como lo demuestra su añada 2022.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3167 veces