Presentarse a una feria o a un concurso de vinos: ¿Qué es lo mejor para tu marca?

Ventajas y desventajas de participar en ferias y concursos de vinos

Roberto Beiro

Viernes 26 de Mayo de 2023

Compártelo

Leído › 4157 veces

Desde la cuidada selección de las uvas hasta el meticuloso proceso de embotellado, producir vino es un arte. Pero, más allá de la excelencia en la producción, una buena gestión y estrategia de marketing puede marcar la diferencia para posicionar una marca en el competitivo mercado vitivinícola. Una de las decisiones clave es elegir entre participar en ferias o en concursos de vinos. Ambas opciones ofrecen ventajas y desafíos distintos, y es vital comprender cada uno para tomar la decisión correcta.

Las ferias de vinos, celebradas en diferentes regiones y ciudades de todo el mundo, son eventos vitivinícolas de gran importancia donde productores, distribuidores, sommeliers y amantes del vino convergen para descubrir y degustar nuevos sabores. Participar en estas ferias ofrece a las bodegas la posibilidad de exhibir sus productos a una amplia audiencia, favoreciendo el networking y creando lazos comerciales sólidos. Además, las ferias permiten recibir retroalimentación directa de los consumidores y expertos, factor crucial para mejorar y adaptarse a las preferencias del mercado. Sin embargo, el éxito en estas ferias no garantiza la notoriedad a largo plazo, y suelen requerir una inversión considerable para una presentación adecuada y llamativa.

Por otro lado, los concursos de vinos son eventos en los que se premia la calidad y originalidad de los vinos presentados. En estos certámenes, las bodegas pueden lograr un reconocimiento de prestigio si sus vinos son seleccionados por los jurados expertos. Ganar o simplemente ser finalista en un concurso de vinos puede tener un impacto significativo en la reputación de la marca, creando un sello distintivo de calidad. No obstante, estos eventos suelen estar muy enfocados en la calidad intrínseca del vino, pudiendo desestimar otros aspectos igualmente relevantes, como la innovación en el proceso de producción o la sostenibilidad.

La elección entre participar en ferias o concursos dependerá en gran medida de las características y objetivos de cada marca de vinos. Si la meta es incrementar la visibilidad, establecer contactos comerciales y recibir una valoración directa de los consumidores, las ferias pueden ser la opción más acertada. Sin embargo, si lo que se busca es un reconocimiento de calidad y la creación de una reputación de prestigio, los concursos de vinos pueden ser la elección ideal.

Cabe recordar que estas opciones no son excluyentes y pueden ser complementarias en una estrategia de marketing efectiva. Combinar la participación en ferias y concursos puede ayudar a maximizar la visibilidad y el reconocimiento de la marca, consolidándose así en el mercado del vino. Sin duda, la decisión dependerá de un análisis cuidadoso y estratégico de los recursos, capacidades y metas de cada marca de vinos.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 4157 veces