El vino 100% benéfico con el mejor karma del mundo, el último proyecto de Paco Arango

Lunes 16 de Enero de 2023

Compártelo

Leído › 1401 veces

Un vino Rioja reserva elaborado a partir de las variedades tempranillo y graciano y envejecido durante 26 meses en barrica de roble americano, para cuya elaboración se ha contado con un equipo de expertos vitivinícolas

Paco Arango, cineasta y filántropo español, presenta su nuevo proyecto solidario con el lanzamiento de "Maktub", el vino 100% benéfico con el mejor karma del mundo

"Maktub" es el nuevo proyecto que emana de la ilusión de Paco Arango por unir su labor desde hace más de 20 años al frente de proyectos solidarios en la Fundación Aladina, con una de sus pasiones confesables: el vino. Se trata de un vino 100% benéfico, cuya finalidad es recaudar fondos para los diferentes proyectos de la Fundación Aladina.

Además "Maktub" es una palabra mágica que siempre ha estado muy presente en la vida de Paco y significa: "estaba escrito". Tanto es así que da nombre a su primera película, que recibió 3 nominaciones a los Premios Goya y fue 100% benéfica, pues destinó el total de su recaudación a construir el centro de trasplantes de médula ósea del Hospital Niño Jesús de Madrid que lleva también el nombre "Maktub".

Un Rioja de Fundación Aladina

Para la creación y el desarrollo de este proyecto, se ha contado con la ayuda de expertos vitivinícolas. Se trata de la bodega Herederos del Marqués de Riscal, con más de 160 años de historia y experiencia, a la cual pertenece la finca Los Castejones, en la Rioja Alavesa.

"Maktub" es un Rioja reserva elaborado a partir de las variedades tempranillo y graciano. En concreto, la variedad tempranillo se recupera en Los Castejones, mientras que la selección de la variedad graciano proviene de unas fincas contiguas. Un vino paciente, que después de envejecer durante 26 meses en barrica de roble americano, madura durante otros 12 meses en botella.

A "Maktub" no solo lo hace único su rol solidario, sino que el terreno del que se obtiene también tiene su propia historia que contar. Un destino que parecía escrito.

La viña, que cuenta con más de 70 años de historia, ha estado olvidado durante años, habiéndose sometido a numerosos cuidados para su recuperación y conservación. Un terreno recuperado gracias al karma de la Sierra Cantabria, el Sistema Central y el cultivo orgánico, con el que se obtiene "Maktub".

Viñedos de Maktub

Además, el 2017, la añada de "Maktub", se recuerda en la zona por una gran helada que dañó muchos viñedos y dio una vendimia corta y concentrada. Aun así, 2017 fue calificada por la D.O.Ca. Rioja como una gran añada, por lo que si algo hace aún más especial a este vino es su resistencia.

Para el lanzamiento se van a embotellar 5.000 unidades que llegarán numeradas a la venta.

Maktub quiere decir "estaba escrito", una palabra que demuestra que lo que ha de suceder terminará ocurriendo. Arango busca con este vino invitar a una cultura de amar la vida y disfrutar junto a los nuestros sin perder ni un solo minuto.

"Soy un cineasta que hace películas benéficas para ayudar a los niños con cáncer a los que cuida la Fundación Aladina. He querido replicar este modelo de ayuda a través de otra de mis pasiones, que es el vino, y destinar el 100% de las ventas a esta causa solidaria. Maktub es un magnífico vino de Marqués de Riscal y podréis encontrar un QR en cada botella con una historia narrada por Jose Coronado.  Hay muchos vinos maravillosos y éste desde luego lo es, pero además es único porque tiene el mejor karma del mundo". Afirma Paco Arango, presidente y fundador de la Fundación Aladina.

Nota de cata

Maktub Reserva 2017 D.O. Ca. Rioja

  • Variedades - Tempranillo y graciano
  • Grado Alcohólico - 14% Vol.
  • Crianza 26 meses en roble americano
  • Temperatura de servicio - Entre 16 y 18 ºC

Análisis de cata

Color cereza muy intenso. Un vino algo cerrado al comienzo, con un marcado estilo bordelés, con notas ahumadas y de especias como la pimienta, la nuez moscada y la canela. También encontramos notas de frutas negras muy maduras y con notas compotadas de arándanos, casis, grosella negra. Recuerdos balsámicos de buena intensidad. Entrada en boca suave y cremosa, con taninos maduros y aterciopelados. Carnoso y con gran intensidad, complejo y elegante. Largo y con un final que nos recuerda a la fruta que encontrábamos en la nariz. Parar beber ahora o guardar por su gran potencial de buena evolución en botella.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1401 veces

Comenta