Una bodega familiar con vinos de alta gama en la “milla de oro” de Ribera del Duero

Miércoles 28 de Septiembre de 2022

Compártelo

Leído › 1699 veces

Una bodega familiar con el foco puesto en la exclusividad y donde tradición y vanguardia se dan la mano en un entorno único

Finca Rodma inició su andadura en 2019 cuando la familia Martín Rodríguez (Grupo Valdecuevas), decidió ampliar su catálogo de productos agroalimentarios. Con el sólido propósito de convertirse en un referente en cuanto a vinos de calidad, la ubicación elegida fue la conocida como "milla de oro" de Ribera del Duero, una zona bañada por el río Duero y que acoge a algunas de las bodegas más famosas del mundo.

La esencia de Finca Rodma se basa en el cuidado máximo de la uva, tanto en la vendimia como durante la elaboración de los vinos. Por este motivo, se encuentra a la cabeza en innovación, utilizando la tecnología para proteger las uvas a lo largo de todo el proceso. De esta forma, tradición y vanguardia conviven en perfecta armonía con el entorno. Con la mirada puesta en el modelo del "chateau" francés, la integración y el respeto al medio ambiente es otro de los objetivos principales de la bodega.

Tres años después del inicio del proyecto, Finca Rodma tiene presencia en 10 mercados y su vocación pasa por seguir dando a conocer el carácter único de sus vinos a lo largo del mundo: Finca Rodma Selección, Finca Rodma Avizor y Gran Rodma, el vino premium de la bodega que verá la luz en octubre.

Vinos exclusivos conectados con la naturaleza

Producciones limitadas dando prioridad a la calidad y reflejando el terroir de la zona. Con estas premisas trabaja Antonio Nieto, enólogo de la bodega ligado a los proyectos vitivinícolas de la familia en el Grupo Valdecuevas (D.O. Rueda) desde 2014. El punto de partida es una elaboración artesanal con la tecnología como aliada con el fin de cuidar al máximo la uva durante el proceso. Así, se sirve de la ley de la gravedad para mover la fruta y el vino desde su recepción hasta su fermentación, reduciendo la utilización de elementos mecánicos tradicionales. El resultado son vinos más naturales, en los que se pueden apreciar mejor sus cualidades y con un carácter y personalidad propia.

Finca Rodma utiliza la naturaleza como eje central del relato para mostrar la esencia de sus vinos. La trucha –Finca Rodma Selección- y el águila–Finca Rodma Avizor-, dos iconos de la fauna de la zona, sirven como hilo conductor de una historia que culmina con su unión en el exclusivo Gran Rodma.

Viñedo en la "milla de oro" de Ribera del Duero

Finca Rodma está ubicada en la localidad vallisoletana de Quintanilla de Arriba, un lugar privilegiado dentro de un enclave único, la "milla de oro" de Ribera del Duero. En esta zona, que ocupa unos 15 kilómetros en la parte más occidental de la D.O., surgen algunos de los vinos más icónicos del mundo.

El edificio que alberga la bodega está rodeado de vides que producen uvas de una excelente calidad de la variedad tempranillo. Además, los vinos de Finca Rodma están elaborados con uvas procedentes de viñedos cuidadosamente seleccionados por su terruño en Pedrosa de Duero, Olmos de Peñafiel y el páramo de Pesquera. Los diferentes tipos de suelo, calizo, arenoso, arcilloso y pedregoso, y la altitud de las plantas, entre los 650 y los 980 metros, otorgan a los vinos interesantes y variados matices.

La alta insolación de la zona y las acusadas oscilaciones térmicas entre el día y la noche dan como fruto una variedad tempranillo -también conocida como tinta del país o tinto fino- única en el mundo. La vendimia se realiza a mano, con una primera selección de la uva en el mismo terreno y en cajas de menos de 15 kilos. Durante el proceso de recolección, se cuidan y respetan al máximo los racimos, las viñas y el entorno.

Una empresa familiar ligada al sector agroalimentario

La familia castellanoleonesa Martín Rodríguez comenzó su andadura en el sector agroalimentario en 1984. Desembarcaron en el mundo del aceite en 2008 cuando plantaron sus primeros olivos. Pago de Valdecuevas nació en 2011 con la construcción de una almazara en Medina de Rioseco, la primera de la provincia de Valladolid. Desde entonces, la compañía no ha dejado de sorprender con un extraordinario aceite de oliva virgen extra.

También en 2011 dieron el salto al sector vitivinícola con la compra de un viñedo en el término municipal de Rueda (Valladolid). La bodega, que ha superado su primera década de vida, cuenta con un gran reconocimiento debido a la calidad de sus vinos, elaborados con una excepcional uva verdejo procedente de un viñedo situado en el "triángulo de oro" de la D.O. Rueda.

En 2019 la familia se enamoró de un paraje único en la localidad vallisoletana de Quintanilla de Arriba, dando comienzo a su aventura en Ribera del Duero. En tan solo tres años y con dos vinos a la venta, Finca Rodma tiene presencia en 10 mercados: España, Bélgica, Suiza, Dinamarca, EE.UU. (Florida y California), México, Puerto Rico, República Dominicana y Hong Kong.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1699 veces

Comenta