CECRV expone la contribución de las DDOO para lograr sectores agroalimentarios más sostenibles

Lunes 26 de Septiembre de 2022

Compártelo

Leído › 1164 veces

La Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas representó a las denominaciones de origen españolas en la Conferencia Regional sobre Indicaciones Geográficas organizada en México por la EUIPO y por la Comisión Europea para fomentar la adopción de políticas de apoyo y fomento de indicaciones geográficas en ese país y en otros de Centro América. Lo hizo como panelista en la sesión “El papel de las indicaciones geográficas y su contribución al desarrollo de sistemas alimentarios sostenibles”.

Jesús Mora Cayetano
Jesús Mora Cayetano durante su intervención en la jornada

La Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (CECRV), la asociación que representa a las denominaciones de origen de vino españolas, fue invitada por la Comisión Europea y por la EUIPO (Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea) a participar como panelista en la Conferencia Regional sobre Indicaciones Geográficas que tuvo lugar en Guadalajara (México), entre el 22 y el 24 de septiembre. Los objetivos de este seminario de alto nivel se centraron en reforzar el diálogo que las instituciones de la UE y los países de América Latina vienen manteniendo para mejorar la protección de las indicaciones geográficas en países de América Central y América del Sur y para fomentar la adopción de políticas de apoyo y fomento de indicaciones geográficas en ese país y en otros países la región.

La intervención de CECRV, representada por su coordinador general, Jesús Mora Cayetano, sirvió para exponer el papel que las indicaciones geográficas juegan en la configuración y el desarrollo de sistemas alimentarios sostenibles. Para ello, estructuró su intervención en tres bloques: la aportación de las denominaciones de origen a producto, territorio, operadores y consumidores; los beneficios que, para todos los operadores, independientemente de su tamaño, tiene el trabajo conjunto que viticultores y bodegas llevan a cabo en el seno de las denominaciones; y las capacidades de las denominaciones de origen como palancas de cambio para avanzar y consolidar toda una cultura de sostenibilidad a nivel colectivo y de sector.

En su ponencia, el coordinador general de CECRV recordó, en primer lugar, como las denominaciones de origen suponen una ventaja competitiva para los productos de los operadores inscritos, en tanto que aportan un control y una certificación del origen y de una serie de estándares de calidad contrastados a lo largo del tiempo y vinculados a ese origen, que se traducen en un valor comercial superior para los operadores y en garantías extras sobre el producto para los consumidores, que aumentan la confianza de estos sobre el producto y sobre quienes han producido su materia prima y lo han elaborado. Además, en ese primer bloque, CECRV resaltó también lo que una D.O. supone para un territorio en términos de fuente de prestigio y de imagen para la zona, de generación de ingresos que revierten en la propia zona y en su población, de atracción de inversiones y desarrollo de nuevas actividades económicas y profesionales, como las derivadas del turismo ligado a los productos con D.O., y, en definitiva, de fijación de población al territorio.

A continuación, el representante de CECRV centró su intervención en la inteligencia colectiva que constituye una D.O. y que beneficia a todos: a los operadores más pequeños, a los medianos y a los más grandes. Todos los operadores que pertenecen a una D.O. tienen acceso por ello a un conjunto de conocimientos, experiencias y destrezas que van más allá de la producción y elaboración de vino y que a menudo están referidas a ámbitos como la comercialización, los mercados, la comunicación y el marketing... de gran utilidad para los operadores. Esto proporciona, añadía, una mejor capacidad de adaptación para todos ellos ante los retos que el mercado y el entorno regulatorio puedan ir generando, recordando que las DDOO tienen una vocación de servicio a sus operadores para proporcionarles herramientas que les permitan adaptarse a las realidades de mercado cambiantes y afrontar esos cambios.

La tercera parte de su intervención permitió exponer el trabajo que las denominaciones de origen realizan y pueden potenciar aún más como palancas de cambio y aliadas de las Administraciones Públicas en la consolidación de toda una cultura colectiva de sostenibilidad. Para ello, se refirió a los diferentes roles que DDOO, operadores y Administraciones deben jugar en este ámbito, para avanzar de forma coordinada en ese objetivo y con un enfoque colectivo. Y se refirió específicamente a algunos de los compromisos que las DDOO podrían seguir asumiendo en materia de formación y asesoramiento a los operadores en materia de sostenibilidad, facilitando y desarrollando herramientas técnicas que puedan ser empleadas por sus operadores a efectos de medición y reporte, recopilando, difundiendo y comunicando las mejores prácticas de sus operadores y trabajando a nivel de territorio, conjuntamente con otros agentes del mismo, para favorecer otras acciones, compromisos e iniciativas colectivas en materia de sostenibilidad.

El seminario reunió, durante los tres días de programa, a centenares de funcionarios de diferentes gobiernos latinoamericanos de áreas administrativas con competencias en propiedad intelectual y a expertos americanos y europeos en indicaciones geográficas.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1164 veces

Comenta