Cómo refrescarse en verano: disfruta de una copa de vino

Vilma Delgado

Miércoles 24 de Agosto de 2022

Compártelo

Leído › 753 veces

Buscar cómo refrescarse en verano es algo muy común cuando las temperaturas exteriores alcanzan y hasta superan los 40 °C. Una de las cosas que podemos hacer para no abusar del aire acondicionado y los ventiladores es hacer algunos ajustes en casa y, además, disfrutar de bebidas refrescantes.

Mantén la casa a oscuras

Si en invierno es bueno subir las persianas y correr las cortinas para que entre el sol, en verano lo ideal es justo lo contrario. Ventila la casa a primera hora de la mañana y luego baja las persianas, cierra las ventanas y corre las cortinas. Echa también los toldos si dispones de ellos.

Lo que pretendemos con esto es que el calor no entre en casa. A última hora de la tarde, cuando el sol ya se haya ido, podemos abrirlo todo y dejar entre el aire. Como la casa habrá estado a oscuras durante la mayor parte del día, la temperatura será notablemente más baja dentro de ella.

No abuses de las duchas frías

Cuando hace mucho calor en casa, es habitual recurrir a las duchas frías, pero esto puede ser un error. Si la temperatura corporal es alta, y nos mojamos con agua muy fría, obligamos al cuerpo a trabajar más para regular la temperatura, y el resultado es que acabamos teniendo más calor, además de correr riesgo de un shock térmico si la temperatura corporal es muy elevada.

Es buena idea darse una ducha o baño para refrescarse, pero la clave está en hacerlo siempre con el agua templada. Es la mejor manera de equilibrar la temperatura interior del cuerpo, consiguiendo que baje un poco.

Si quieres refrescarte un poco más, guarda la crema hidratante en la nevera. Cuando la apliques, notarás inmediatamente una agradable sensación de frescor. Además, la crema fría también te ayudará a paliar la hinchazón de piernas y pies que es habitual cuando hace mucho calor.

No hagas comidas copiosas

La digestión es un proceso que consume mucha energía y que hace que la temperatura corporal se eleve. Por eso, una de las claves cuando buscas qué hacer para no tener calor es seguir una dieta ligera.

Además, procura tomar platos que no te hagan pasar demasiado tiempo en la cocina, ya que el calor del horno y de la placa contribuirán a que la sensación de agobio sea todavía mayor. En este tiempo puedes centrar tu dieta en ensaladas de lechuga, de pasta, de legumbres, etc. Si vas a hacer carne o pescado, mejor cocinarlos a la plancha, que se hacen más rápido que en guiso o al horno.

Disfruta de una bebida refrescante

¿Has pensado alguna vez en el vino como una bebida que te ayude a refrescarte? Pues lo cierto es que lo es. Ya sea en su color tinto, blanco, rosado, o su tipología tranquilo, generoso o espumoso. Puede ser el acompañamiento perfecto para esos platos ligeros de los que hablábamos antes.

Veamos algunas formas en las que puedes consumirlo en verano para refrescarte todavía más.

Cóctel rosa negra

Se trata de un cóctel frutal con un toque ácido que resulta perfecto para refrescarse a media tarde mientras estás en compañía de la familia o amigos, ya sea en la terraza, o dentro de casa bien resguardados.

Para elaborarlo necesitas llenar dos tercios de una copa de vino con hielo picado. Luego añades dos cucharadas de sirope de azúcar, 15 centilitros de vino rosado seco, 5 centilitros de vodka y 10 centilitros de zumo de lima recién exprimido. Remueve bien con una cuchara y, si te apetece, añade unas moras frescas.

Chocolate flip

Este cóctel es perfecto para ponerle el broche de oro a una cena en casa y sorprender a tus invitados, porque puede sustituir perfectamente al postre.

Mezcla 200 mililitros de leche muy fría con dos cucharadas de cacao en polvo y deja enfriar en la nevera. Por otro lado, bate una yema de huevo junto con una cucharada de azúcar y 100 mililitros de vino de oporto.

Introduce esta mezcla en la coctelera junto con la mezcla de leche y cacao (dos partes de leche por cada parte de vino). Incorpora hielo picado y agita 40 segundos. Sirve en un vaso que previamente hayas enfriado en el congelador y disfruta de las caras de tus invitados.

Una copa de vino a su temperatura justa

Cuando se trata de cómo refrescarse en verano, tomar una copa de vino también es una buena opción. Puedes disfrutarla en la comida o la cena, o después de llegar del trabajo. La clave está en que esté a la temperatura adecuada.

Por regla general, el vino tino no lo guardamos en la nevera, pero en verano esta bebida puede estar demasiado caliente. Una forma rápida de enfriar el vino tinto (también funciona con blancos, rosados y espumosos), es ponerlo en un cubo con 1/4 de hielo y 2/4 de agua. En unos 10 minutos tienes el tinto listo para tomar una copa refrescante en su punto justo de temperatura.

Mantén tu casa a resguardo del calor, date una ducha templada al llegar, y disfruta después de una copa de vino a buena temperatura. Ya has visto que, cuando se trata de cómo refrescarse en verano, la solución no es tan complicada.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 753 veces

Comenta