Prepara una sopa de melón con jamón fría para afrontar el calor

Manuel Rivera

Viernes 05 de Agosto de 2022

Compártelo

Leído › 772 veces

Nada mejor que una sopa fría para combatir el calor de forma saludable y sencilla. La sopa de melón es una de las más populares y fáciles de preparar. Te proponemos una receta paso a paso para preparar una sopa de melón fría con un toque diferente gracias a los aromas y sabor del vino.

Ingredientes

  • Un melón
  • 200 gramos de jamón serrano en lonchas
  • 200 mililitros de vino blanco o de Oporto
  • El zumo de un limón
  • 50 mililitros de Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta blanca
  • Unas hojas de menta fresca

Dificultad

Muy fácil

Tiempo de elaboración

10 minutos + 1 hora en la nevera

Cómo elaborar una sopa de melón fría con jamón

Elegir el vino

Esta sopa fría de melón admite distintos tipos de vino. Dependiendo de los aromas y sabores que prefieras, puedes optar por algunas de estas recomendaciones.

Si quieres un toque dulce y amaderado, un Oporto es tu mejor opción.

Si prefieres una sopa aromática, un fino de Jerez combina a la perfección con el sabor del jamón.

El vino blanco también es una opción estupenda para esta sopa de melón y jamón. Escoge un blanco afrutado de variedades como la garnacha blanca, verdejo o incluso un albariño.

Prepara el crujiente de jamón

La combinación de diferentes texturas convierte a esta sopa en un plato divertido y perfecto para el calor. Prepara un sencillo crujiente de jamón en el microondas o en el horno.

Para hacerlo en microondas, pon las lonchas de jamón bien separadas sobre un papel de cocina y tapa con otro papel de cocina. Presiona para que queden bien lisas y mete en el microondas a máxima potencia en intervalos de 30 segundos para que no se queme.

Cuando el jamón esté crujiente, reserva hasta que la sopa de melón fría esté terminada.

Haz las bolitas de melón

Parte el melón por la mitad y retira las pepitas. Con ayuda de un sacabolas, haz bolitas de melón para usar como guarnición de la sopa. Si no tienes sacabolas, corta el melón en pequeños taquitos.

En un bol, rocía las bolas o taquitos de melón con el zumo de medio limón. Le dará un toque ácido muy refrescante y evitarás que el melón se oxide.

Prepara la sopa

Parte el resto del melón. Con una batidora o robot de cocina, tritura el melón con el vino hasta que quede sin grumos. Añade el zumo del otro medio limón, sal y pimienta al gusto.

Emulsiona la sopa incorporando el aceite de oliva a hilo y batiendo a velocidad suave para que quede cremosa. Usa un aceite de variedades suaves como la Hojiblanca o la Lucio.

Deja reposar en la nevera al menos durante una hora para que se enfríe.

Sirve con su guarnición

Pon la sopa de melón fría en boles individuales. Añade en cada bol unas bolitas de melón, el crujiente de jamón serrano y menta fresca recién picada.

 

Esta sencilla sopa de melón admite otras variantes. Puedes añadir el jamón en crudo a taquitos. Cambia la menta por hojas de albahaca. Además de bolitas de melón, también queda genial con unos trocitos de papaya.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 772 veces

Comenta