Un proyecto para la elaboración de vinos Rías Baixas con crianza

Domingo 31 de Julio de 2022

Compártelo

Leído › 900 veces

Un proyecto de vinos de finca con los que quiere mostrar los diferentes paisajes de la denominación así como su capacidad de guarda

La bodega Mar de Frades, de la D.O. Rías Baixas y parte de Zamora Company, presentó ayer su nueva Colección Paisajes Atlánticos, un proyecto de vinos de finca con los que quiere mostrar los diferentes paisajes de la denominación, como el Valle del Salnés y la Ribera del Ulla, así como su capacidad de guarda, pues han pasado cinco años desde su elaboración.

Los dos primeros vinos que componen la colección son Finca Valiñas 2017, una etiqueta ya consolidada y reconocida de Mar de Frades, y Finca Monteveiga 2017, un blanco 100% albariño procedente de una parcela en el Valle del Río Ulla, una zona interior menos conocida que el emblemático Salnés. Este albariño es el primero en indicar en su etiqueta la mención a esta subzona.

En este proyecto de vinos parcelarios, "lo importante no era el número de hectáreas sino la calidad de los viñedos y la uva", explica la directora técnica de Mar de Frades, Paula Fandiño. "El viñedo es el paisaje donde se cultiva la uva y es lo que hemos querido reflejar", puntualiza. La bodega se ha esmerado en la selección y búsqueda de las fincas que se adecuen a esa vocación de guarda y muestren la complejidad del territorio de Rias Baixas.

Paula Fandiño, a la izquierda de la imagen, enóloga de Mar de Frades

La colección Paisajes Atlánticos contará con varios vinos que identificarán en la etiqueta la finca de la que proceden. El origen de este paso lo marca Finca Valiñas 2010, un blanco de la parcela situada en el corazón del Valle del Salnés, la subzona más famosa y reconocida de Rias Baixas, donde también se encuentra la bodega.

De esta misma subzona, marcada por la influencia atlántica, Mar de Frades lanzará otros dos blancos parcelarios: Finca Lobeira y Pazo do Monte. También se ha querido apostar por una localización más septentrional e interior, la Ribera del Ulla, donde se encuentran Finca Monteveiga y Finca Ribadulla, otro blanco que se encuentra en plena crianza sobre lías.

"A pesar de la humedad, la diferencia de temperaturas respecto al Valle del Salnés y las brumas de la región, vimos un gran potencial aquí; no solo por la personalidad que infunde los vinos el tener diferente suelo y estar en un entorno forestal de menor influencia atlántica, sino por los beneficios cara a afrontar los efectos derivados del cambio climático" explica su enóloga.

Este lanzamiento viene acompañado de un cambio de imagen, donde permanece la icónica botella de color azul que caracteriza Mar de Frades pero se opta por una botella de formato borgoñón y unas gaviotas en relieve, en cuyas etiquetas se han querido reflejar las particularidades del paisaje de cada finca: el Oceáno Atlántico en Finca Valiñas y las brumas de montaña de Finca Monteveiga.

Dos regiones, dos caracteres de Rias Baixas

En Finca Valiñas hay una media de 1,6ºC más que en Finca Monteveiga; la finca cuenta con un carácter atlántico más marcado, las horas de sol y radiación son ligeramente más altas y tiene menos de la mitad de horas de frío, explicaba Mónica Chaves, responsable de viñedos de Mar de Frades. "La temperatura media en la zona ha aumentado en los últimos 30 años y el incremento se ha dejado ver de forma más marcada en los últimos ocho. Y los datos indican que la tendencia al alza continuará" expone Chaves.

Mar de Frades está muy concienciada con el cambio climático y desde 2021 cuenta con la certificación Wineries for Climate Protection, la primera específica para el sector del vino en materia de sostenibilidad medioambiental. Entre sus objetivos está reducir sus emisiones un 20% para 2023. Para ello, ya aplica diversas medidas en los viñedos como riego inteligente, viticultura de presión, cubierta vegetal, confusión sexual o el pastoreo con ovejas.

Finca Valiñas 2017 (29,95 €) Elaborado con uva albariño (100%) fruto de una viña en espaldera localizada en el Valle del Salnés, de 2'2 hectáreas, plantada en 1975, sobre suelo granítico-arenoso. Se sitúa a 130 metros sobre el nivel del mar, en el monte San Martiño, con un desnivel que llega a los 40 metros de altura, rodeado de vegetación y bajo la influencia del río Umia; una localización que le ofrece cierta protección frente a las inclemencias atlánticas.

La añada 2017 fue una añada cálida. Para su elaboración, se realizó una maceración con sus hollejos y realizó una crianza posterior de un año sobre lías, a los que se suman de dos años más en depósitos de acero inoxidable y batonnages continuos. El vino pasa otros nueve meses en botella para terminar de afinarse. Finca Valiñas 2017 tiene notas cítricas y de fruta tropical. En boca presenta gran acidez y persistencia.

La nueva añada 2017 de Finca Valiñas ha sido reconocida como el Mejor Vino Blanco del mundo en el CONCOURS MONDIAL BRUXELLES siendo el vino blanco con mayor puntuación en el concurso. Además, obtuvo la Gran Medalla de Oro y el nombramiento como Vino Revelación del concurso.

Finca Monteveiga 2017 (35 €)_ A 35 kilómetros de Finca Valiñas, Finca Monteveiga tiene una influencia atlántica mucho menor. La parcela tiene dos hectáreas de viñedo en espaldera plantado en 2003 con las variedades albariño y godello, aunque para elaborar el vino solo se emplean 0,5 ha de albariño. Está a 16o metros de altitud, sobre suelos arenosos de esquistos, entre colinas de poca altura, en el entorno del río Ulla e inmerso en un paisaje forestal donde conviven tanto bosque autóctono como de replantación.

La añada en esta zona estuvo marcada por escasas lluvias en verano, una primavera suave y un invierno frío con heladas en diciembre. El vino maceró y fermentó en depósito de acero inoxidable. Para la crianza, pasó un año sobre lías y otro con trabajos de batonnage.  Esta primera cosecha arroja un vino con aromas cítricos, de fruta blanca y notas de eucalipto. En boca es redondo, con buena acidez y un perfil mineral.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 900 veces

Comenta