Historia de superación: Dos mujeres de 40 crean un vino al quedarse aisladas

Domingo 31 de Julio de 2022

Compártelo

Leído › 5646 veces

El estrés diario de dos mujeres de 40 años atrapadas en sus casas por la pandemia ha sido el detonante

Sofía y Pureza
Sofía y Pureza, decidieron crear su propia marca de vinos durante el encierro

Una pandemia mundial y el estrés diario de dos mujeres de 40 años atrapadas en sus casas con sus hijos, citas interrumpidas, problemas de trabajo, el aislamiento y otras maravillas del encierro, fueron los detonantes que incitaron a Sofía y Pureza a dar el primer paso para poner en marcha un proyecto enológico de gran calidad con un objetivo fundamental: crear un vino que se convierta en antídoto a las malas rachas y la mejor compañía de momentos memorables, pero siempre de la forma más sofisticada.

Así nace Pânico, wine & lifestyle, el vino de origen portugués elegante y equilibrado, con buena intensidad aromática y una frescura natural propia, que se ha convertido en un imprescindible de las reuniones entre amigos ya sea en casa o en la playa. Una mezcla de Loureiro y Avesso, cultivado, cosechado y producido por una de las casas de vino más conocidas de Portugal – Meontez Champalimaud.

En los momentos de evasión y desconexión tan necesarios que se dieron durante la pandemia, Sofía y Pureza,  decidieron comenzar un ritual de distracción: empezar a amenizar las largas jornadas de confinamiento abriendo botellas de vino, pero, en este caso, las correctas. Si había un momento en el que beber vino de calidad, sin duda, era éste. Por eso, el vino se convirtió en un antídoto y ambas pusieron en marcha la idea de producir su propio vino en el que el humor tuviese un papel importante. Así nace Pânico, wine & lifestyle, bajo la denominación de origen "vino regional Minho". Se trata de un vino de origen portugués elegante y equilibrado, con menor graduación alcohólica (11%), con buena intensidad aromática y una frescura natural propia. Una mezcla de Loureiro y Avesso, cultivado, cosechado y producido por una de las casas de vino más conocidas de Portugal – Montez Champalimaud. Lo que comenzaron siendo "reuniones-terapia" rápidamente se convirtieron en pequeñas fiestas, almuerzos en la piscina y horas de cóctel. Todo ello con un mismo hilo conector: Pânico.

Pânico tiene color citrino y un claro aroma afrutado con notas de flores blancas cítricos y algo de fruta tropical. En boca, textura elegante con una acidez muy bien integrada que realza el frescor del armonioso conjunto.

Además, este vino solo se vende en formato Magnum (1,5L) porque las reuniones posteriores al encierro rápidamente se convirtieron en pequeñas fiestas, almuerzos en la piscina y horas de cóctel. Los anfitriones de las fiestas y los clubes de playa se dieron cuenta rápidamente que una botella de tamaño tradicional nunca es suficiente, y la mayoría de las veces 2 son la suma perfecta. Su etiquetado tiene un toque distintivo al incluir una obra de arte de Leonor Zamith.

Una excelente elección como regalo elegante y disruptivo que será el catalizador de grandes conversaciones y momentos, y que puede adquirirse  directamente a través de su perfil de Instagram (@panico_wines) y en algunas tiendas de moda y estilo de vida.

Sofía y Pureza, las madres de este proyecto, con diferentes trayectorias profesionales, desde el mundo de las antigüedades hasta la hostelería, la aviación y el marketing, también tienen en común un enorme respeto por la cultura familiar del vino y el deseo de convertirla en un audaz patrimonio.

Coincidencia o no, la personalidad de la marca es la misma que la de sus creadoras: positiva, cautivadora, curiosa y vanguardista.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 5646 veces

Comenta