Williams & Humbert colabora con la Asociación Pequeño Orfeo para acercar la práctica musical a niños de la zona sur de Jerez

Jueves 23 de Junio de 2022

Compártelo

Leído › 604 veces

Las Bodegas Williams & Humbert han iniciado la colaboración con Pequeño Orfeo, una asociación que inicia su andadura en el 2021 con el principal objetivo de hacer de la música un derecho universal, y hacerla llegar a un sector de la infancia que tiene difícil acceso a la misma.

Un proyecto ambicioso que se ha hecho realidad mediante la creación de una orquesta y coro infantil en la Zona Sur de la ciudad de Jerez, dentro del CEIP Federico García Lorca, de San Telmo. Desde principios de este curso Pequeño Orfeo enseña música de calidad, con una metodología inclusiva y eminentemente práctica a un grupo de unos 30 alumnos de entre 6 y 13 años, con la idea de ampliar este rango de edad conforme el alumnado vaya cumpliendo años y quiera seguir formando parte de la agrupación.

La esencia del proyecto es crear oportunidades de futuro gracias a la educación y práctica musical. Además de esta labor de educación musical a la infancia, Pequeño Orfeo contribuye a la empleabilidad de músicos jóvenes que acaban de finalizar sus estudios y se incorporan al mercado laboral.

Williams & humbert se ha sumado a esta iniciativa, en la que también colabora la Fundación bancaria La Caixa, para contribuir a consolidar y hacer crecer un proyecto tan beneficioso para estos niños jerezanos. En palabras de Lola González, presidenta de la Asociación "significa mucho para nosotros que una empresa que simboliza la esencia más pura de Jerez, su vino, quiera estar presente en nuestra andadura, y nos impulse a seguir haciendo de Jerez una ciudad mejor gracias a la educación, el arte y la cultura".

Pequeño Orfeo se inspira en el Sistema de Orquestas y Coros de Venezuela creado en los años 70 del pasado siglo por el Maestro Abreu, y del que han salido músicos de una talla tan notable como Gustavo Dudamel. La implicación del CEIP F. G. Lorca y su equipo directivo, liderado por Félix Saborido, ha sido fundamental en la buen marcha de la Asociación, permitiendo ampliar las horas de atención al alumnado con la realización  de talleres y ensayos.  Desde el colegio, el profesorado ha informado a la Asociación de los beneficios que han observado en los alumnos, los cuales han mejorado su rendimiento escolar, sus habilidades sociales y han bajado los índices de absentismo. Para los profesores, "esta práctica musical en grupo permite el desarrollo de habilidades como la escucha, el respeto, la concentración, el trabajo en equipo, la cooperación, la comunicación, el aprendizaje colectivo y el desarrollo de la autoestima".

Al término de este primer curso de andadura, el balance por parte de la Asociación es muy positivo y esperan poder seguir aumentando apoyos"para hacer crecer un proyecto con el que afinar  el futuro de la infancia en Jerez"

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 604 veces

Comenta