Descubre el ambientador perfecto para que huela bien toda tu casa

Vilma Delgado

Lunes 30 de Mayo de 2022

Compártelo

Leído › 5643 veces

Una de las claves de tener una vivienda confortable y acogedora es crear un ambiente sensorial adecuado. Todos los sentidos participan en nuestra percepción del hogar y es importante mimar los detalles para disfrutar de nuestra casa y hacer que otros la disfruten. Dar un olor agradable es una primera impresión que deja huella.

¿Buscas un ambientador que huela en toda la casa y te ayude a mantener esa sensación de limpieza y buen aroma? Te animamos a descubrir los ambientadores de vino.

Ambientadores de vino: por qué elegirlos

Mantener un buen olor en casa tiene muchas ventajas. No basta solo con tener tu hogar limpio. Un aroma determinado aporta personalidad a tu casa y hace que tus invitados se lleven una impresión agradable y un recuerdo memorable. El poder evocador del olfato te transporta a un mundo de sensaciones.

La importancia del olfato en tu bienestar

El olor de tu casa también es una vía de expresión personal. Habla de tus gustos y ayuda a tener una sensación hogareña. Levanta el ánimo y hace que llegar a casa después de un día de trabajo se convierta en un ritual que te lleve a la relajación y el bienestar.

Elegir un aroma que te represente no es tan sencillo. Pero si eres un amante del vino, te gustará saber que existen fragancias para llenar tu casa de los aromas naturales del vino.

Los aromas del vino

Todos sabemos que los aromas son una parte fundamental del vino. Los distintos perfiles aromáticos y sus matices nos hablan de la personalidad de cada vino que podemos relacionar con diferentes atributos.

Un ambientador con fragancia de vino nos habla de un hogar con distinción y originalidad. Dependiendo de los aromas primarios, secundarios y terciarios de estos ambientadores, conseguirás diversas sensaciones que puedes asociar a estados de ánimo e incluso a momentos especiales del año.

Por ejemplo, un ambientador con olor a vino especiado te retrotrae a épocas como la Navidad y aporta calidez y sensación hogareña gracias a sus notas especiadas con recuerdos de canela o anís estrellado.

Un ambientador para cada sensación

Los ambientadores pueden conformar distintas experiencias que te sumerjan en diferentes estados de ánimo. Dependiendo de la fragancia, puedes conseguir una atmósfera de concentración, de relax, de ánimo o de calma.

Dependiendo de los perfiles aromáticos dominantes, un ambientador de vino servirá para distintos espacios y ambientes.

Predominio de maderas

Los ambientadores en los que dominan los aromas amaderados, que recuerdan a las barricas, son ideales para transmitir sobriedad y elegancia. Tienen un toque masculino pero sutil a la vez. Están recomendados para zonas de la casa como despachos, bibliotecas o lugares en los que se busque la concentración. Estas fragancias son envolventes y estimulan la concentración y la creatividad.

Aromas afrutados tintos

Los ambientadores de vino tinto con predominancia de los aromas frutales son ideales para entrar en un estado de relajación. Los frutos rojos y las bayas aportan una sensación envolvente y de calma. Los aromas a pinot noir y cabernet sauvignon son especialmente útiles para conseguir esa sensación de calma y relax. Fresas, ciruela, frambuesa o arándanos te transportarán a una naturaleza boscosa y relajada.

Aromas afrutados blancos

Al contrario de lo que ocurre con las frutas asociadas a los aromas del vino tinto, las fragancias basadas en el vino blanco son energizantes y estimulantes. Los tonos ácidos son especialmente revitalizantes y los encontramos en aromas como la manzana verde, los cítricos y las frutas tropicales aportan vivacidad, alegría y dinamismo. Son ambientadores ideales para tener un buen comienzo de día y para hacer ejercicio.

Aromas herbales

Si buscas un equilibrio entre calma y energía, los ambientadores de vino blanco con aromas herbáceos te ayudarán a mantener un buen olor en casa a la vez que mejoran tu estado de ánimo. Los toques picantes de la pimienta blanca o el jengibre de algunos blancos también aportan un toque justo de estímulo y frescor.

Aromas complejos

Si buscas un toque de sensualidad y exotismo, los ambientadores que evocan los tintos con más madera son perfectos para despertar tus sentidos. Los aromas especiados pueden resultar cálidos y acogedores. Aromas como el cuero y la madera son ideales para la noche.

 

Como ves, es fácil conseguir mantener buen olor en casa y que este aroma se ajuste a tu personalidad y necesidades. El truco para dar un olor agradable es no pasarse con la intensidad de los aromas y saber qué fragancia casa mejor con el momento del día o la estancia donde se coloque.

Un ambientador que huela en toda la casa y que te transporte al mundo del vino es una idea original y una propuesta que hará de tu hogar un espacio limpio, confortable y adaptado a tus necesidades. La aromaterapia es una forma sencilla de convertir tu casa en un espacio acogedor y revitalizante.  

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 5643 veces

Comenta