3 destinos mundiales para montarte un viaje enoturístico en pareja

Úrsula Marcos

Martes 10 de Mayo de 2022

Compártelo

Leído › 3207 veces

Pequeña finca en la Toscana, Italia. Foto: Alexeys

Existe gran cantidad de destinos internacionales sobre vino que a los amantes del enoturismo nos encantaría visitar. Ahora bien, cuando a nuestra pareja lo de las bodegas, los viñedos, las degustaciones y la cultura vinícola le hace menos gracia que un chiste de Jaimito, tenemos que hacer algo. ¿Cuál es la alternativa? Elegir entre los mejores destinos mundiales del vino que, a su vez, ofrezcan espléndidos atractivos turísticos adicionales.

¿Cómo convencer a tu pareja para hacer un viaje enoturístico?

Lo ideal es que a los dos os guste el enoturismo, pero ¿qué pasa si a uno no le va el turismo rural? Vivir en pareja consiste, entre otras cosas, en ceder y negociar. Pero, claro, cuando está en juego nuestra pasión por el turismo vinícola, la única opción es alcanzar un acuerdo. Por lo general, si lo preparamos bien, suele ser más fácil de lo que puede parecernos. ¿Por qué? Porque algunos de los mejores destinos enoturísticos del planeta son, además, viajes turísticos para cualquier clase de público. ¡A nuestra pareja también le encantarán!

Así que debemos actuar con diplomacia, un poco a lo zorrucho —como dicen con gracia en la zona soriana de Pinares de Urbión—. La clave está en elegir un destino top por la cultura vinícola y documentarnos bien sobre el resto de sus atractivos turísticos. Una vez allí, nuestra pareja no podrá negarse a permitirnos disfrutar de nuestra pasión, porque igualmente estará gozando al máximo.

Y como al final todos ganamos —porque viajamos a un lugar de ensueño, también en términos de vino—, en este caso el fin justifica los medios. ¡Acabaremos brindando los dos juntos!

¿Qué te parecen estas opciones de turismo vinícola?

En realidad, podemos aplicar esta estrategia a la mayoría de los destinos vinícolas más reconocidos del planeta. Sin embargo, hemos seleccionado tres que son absolutamente irresistibles. En cuanto los nombremos, nuestro amor empezará a hacer las maletas con el máximo entusiasmo. ¿Empezamos?

Italia

Este país mediterráneo es uno de los más atractivos y visitados por los amantes del vino. De hecho, la región del Veneto es una de las más antiguas del mundo: sus encantos son incuestionables. Aquí, lo tenemos muy sencillo: basta con programar un viaje a Venecia, Verona y Padua junto al desplazamiento deseado para que nuestra pareja sea incapaz de negarse.

Además, Italia incluye otras regiones vinícolas de calado, como Toscana, Emilia-Romagna, Piamonte, Sicilia, Lombardía... Así, solo hay que nombrar localizaciones turísticas como Florencia, Pisa, Parma, Módena, Turín, Palermo, Catania o Milán para seducir a cualquier acompañante.

Asimismo, Italia nos ofrece arte en su máximo esplendor, tradición mediterránea, un estilo de vida alegría semejante al de España, buenas playas y gente acogedora, sociable y distendida. Y por si fuera poco, tiene una ventaja incuestionable: los canales venecianos son un destino romántico mítico.

Por todo ello, es fácil enmascarar tus ganas de visitar los viñedos y las bodegas italianas, en concreto del Véneto, como una escapada en pareja. Eso sí, después debemos hacer caso a nuestra media naranja para evitar desencuentros.

Viñedos en Mendoza, Argentina. Al fondo los Andes.

Argentina

Es otro viaje memorable al que casi nadie es capaz de resistirse. Existen vinos de alta gama famosos, sobre todo, en tres regiones muy concretas:

  • Norte. Se extiende entre Cafayate, en la provincia de Salta, y Fiambalá, provincia de Catamarca.
  • Cuyo. Comprende Mendoza, La Rioja y San Juan.
  • Patagonia. Es un territorio vinícola más reciente, que incluye Neuquén, La Pampa y Río Negro.

Muchos de estos lugares ofrecen atractivos adicionales al mundo del vino, por ejemplo, la práctica del sandboard y las Termas en el entorno de Fiambalá. También los formidables escenarios de la Patagonia argentina, ideales para hacer senderismo en verano y esquí en invierno.

Pero no nos engañemos. Si proponemos viajar en pareja a Argentina, tendremos que incluir al menos uno de estos dos destinos: Buenos Aires y el glaciar Perito Moreno. Si no es así, no colará. ¿El inconveniente? No son unas vacaciones baratas. ¿Lo positivo? Es un destino prodigioso, con y sin vino.

Viñedos en Wairau Valley, Nueva Zelanda

Nueva Zelanda

¿Nos vamos a las Antípodas? Esta isla oceánica ocupa el quinto puesto en el rango mundial de mejores países vinícolas. Es, en dicha clasificación, el primer país no europeo. Sus vinos sauvignon blanc son tendencia y la calidad de sus producciones y bodegas incontestable. Sus viñedos resultan espectaculares, tanto como las catas excelentes que proponen. Normalmente, cuentan con sabores frutales, gran elegancia gustativa y enorme concentración aromática.

¿Cómo vamos a convencer a nuestra pareja para irnos juntos a Nueva Zelanda? Casi no habrá que decir nada, salvo mencionar el carácter exótico de este destino, sus playas paradisíacas, lagos brillantes, fiordos y zonas selváticas. También resultan atractivos la cultura maorí, los escenarios cinematográficos de El Señor de los Anillos y El Hobbit y el Parque de Tongariro. Y, desde luego, ciudades modernas y culturales como la capital, Wellington, y Auckland. El lago Hawea, por último, es perfecto para deportes acuáticos como la natación, el esquí acuático, la pesca, las canoas o las motos de agua.

Definitivamente, estos tres destinos internacionales de vino nos permitirán alcanzar un acuerdo rápido para viajar en pareja. El turismo vinícola es maravilloso, especialmente, cuando lo compartimos con quienes queremos y, además, disfrutamos de otros encantos.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3207 veces

Comenta