Pestiños: la receta clásica de Semana Santa con vino dulce

Manuel Rivera

Jueves 14 de Abril de 2022

Compártelo

Leído › 1899 veces

Cuando pensamos en la Semana Santa, una de las primeras cosas que nos viene a la cabeza es la variedad de dulces y postres típicos que se preparan durante su celebración. Torrijas, roscos, buñuelos, leche frita y los populares pestiños caseros, llenan la cocina de aromas a canela, vino, naranja y ajonjolí. Te proponemos que pongas las manos en la masa y prepares unos ricos pestiños con esta receta paso a paso.

Ingredientes

  • 500 gramos de harina
  • 200 mililitros de aceite de oliva virgen extra
  • La peladura de un limón
  • La peladura de una naranja
  • 2 cucharadas soperas de ajonjolí (sésamo)
  • 2 cucharadas soperas de matalahúva
  • 250 mililitros de vino dulce
  • Azúcar
  • Canela (opcional)
  • 1 pellizco de sal

Dificultad

Fácil

Tiempo de elaboración

90 minutos

Cómo se hacen los pestiños con vino dulce

Elegir el vino

La receta de los pestiños con vino dulce es muy popular en la provincia de Málaga. No es de extrañar, ya que tienen una gran variedad de vinos dulces, muy adecuados para esta elaboración. Por tanto, un Málaga es el vino dulce ideal para esta receta de pestiños. Pero también puedes usar un Oporto, un moscatel o el vino dulce que más te guste.

“Desahumar” el aceite

Para aprender cómo hacer pestiños a la manera tradicional, tienes que empezar con esta sencilla técnica para aromatizar el aceite.

En una sartén, pon los 200 mililitros de aceite de oliva virgen extra a calentar a fuego fuerte. Justo cuando empiece a humear, retira del fuego y añade la cáscara de naranja, la de limón, la matalahúva y el ajonjolí.

Deja templar y quita las cáscaras de cítricos. Con este proceso no solo aportamos aromas, también retiramos el amargor excesivo.

Preparar la masa

En un bol amplio o en la mesa de trabajo, haz un volcán con la harina. En el centro del volcán, vierte con cuidado el aceite con el ajonjolí y la matalahúva, el vaso de vino dulce y un pellizco de sal.

Amasa con las manos hasta que consigas una masa elástica y bien integrada. Lo mejor es empezar mezclando con movimientos envolventes y una vez integrados los ingredientes, trabaja la masa con los puños.

Haz una bola con la masa, tapa con un paño limpio y deja reposar 20 minutos.

Da forma a los pestiños

El secreto para que los pestiños se deshagan en la boca es hacerlos muy delgados. Divide la masa en bolitas y estira todo lo que puedas con un rodillo sin que se rompan. Cierra los pestiños por los extremos para darles su forma característica. Aprieta con cuidado en la zona de cierre para que no se abran al freírlos.

Fríe los pestiños

En una sartén honda y amplia, fríe los pestiños en pequeñas tandas para que no se apelotonen. El aceite no debe estar muy frío o quedarán aceitosos. Tampoco muy caliente o se quemarán por fuera y se quedarán crudos por dentro. Para saber si el aceite está a la temperatura correcta, fríe un pestiño de prueba.

Endulza los pestiños

Cuando estén fritos, retira los pestiños del fuego y ponlos sobre papel absorbente para retirar el exceso de aceite. Reboza cada pestiño con azúcar o con azúcar y canela.

 

Ya sabes cómo se hacen los pestiños con esta receta tradicional y sencilla. ¿Te animas a prepararlos esta Semana Santa?

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1899 veces

Comenta