5 Claves para crear una marca de vino poderosa

Raúl Mohamed

Miércoles 02 de Marzo de 2022

Compártelo

Leído › 3297 veces

En el mercado actual, impulsado por los consumidores, donde el consumidor dirige y manda más que nunca, la forma de construir y posicionar tu marca es fundamental para atraer clientes fieles y crear un negocio próspero.

Ten en cuenta que la marca es más que un logotipo bien diseñado; es todo el ecosistema de tu negocio. Sus acciones, su reputación, sus clientes, la prensa y cualquier comunicación hacia el exterior pueden influir directamente en la forma en que la gente percibe tu marca.

Las imágenes y la paleta de colores que utilices, el tipo de valores que poseas, la personalidad y la voz que utilices para comunicarte con tu público e incluso la forma en que tus empleados representen a tu empresa, son piezas fundamentales para crear una marca cohesionada y próspera. Al comunicar tu historia y crear experiencias que humanicen tu marca, puedes forjar conexiones genuinas con tu público.

Para navegar por el panorama competitivo del mercado, es imperativo mantenerse fiel a lo que representa tu bodega y ejercer la autenticidad en todas las plataformas. Cuando se involucra a tu público de forma personalizada, se crean relaciones genuinas y duraderas, que son fundamentales para la retención y las referencias de los clientes.

Estos son cinco consejos para crear una marca de vino poderosa

Identifica y define tus consumidores

El mayor error que cometen las marcas es intentar dirigirse a todo el universo, que es lo mismo que dirigirse a nadie. En lugar de ello, hay que centrarse en "los consumidores de vino", es decir hay que dirigirse a un público específico.

Al hacerlo, podrás crear campañas de marketing que se dirijan con precisión a tu nicho. De este modo, podrás hablar de tus necesidades, utilizar un lenguaje que les resulte comprensible y proporcionarles un mayor valor mediante la elaboración de contenidos distintos y pertinentes.

¿Te estás rascando la cabeza pensando por dónde empezar?

Analiza tu base de clientes actual y profundiza en los intereses y características que comparte con tu público actual.

Investiga y segmenta a tus compradores actuales y potenciales, por ejemplo, entre visuales (compradores que solo se fijan en la botella), experienciales (si buscan el contacto directo, probar el producto), sociales (nivel económico, edades...)

Establece tu estrategia de marca.

El precio, la innovación y la diferenciación, son las tres formas en que las empresas pueden destacar entre la multitud. Solo las grandes bodegas pueden competir en términos de precios. Sin embargo, en lo que respecta a la innovación, a menos que exista un producto de vanguardia, es prácticamente imposible competir frente al "innovador" o diferente, y esta es una buena puerta de entrada al mercado del vino.

Facilítaselo a tu cliente potencial y define en qué te diferencias, ¿qué ventajas puedes ofrecer a tus consumidores? (por favor, que la respuesta a esta pregunta no sea "ofrezco un vino con una gran relación calidad-precio", eso ya lo ofrecen todos, y a los consumidores no les vale, hoy no funciona). Debes buscar otro tipo de estrategia. Por ejemplo; los millenials van a apreciar una buena referencia a la cultura pop y la jerga, mientras que los Baby Boomers buscan marcas que sean directas, profesionales que jueguen con su nostalgia.

Utiliza el storytelling para dar a conocer tu marca

Ya has identificado a tu público objetivo y tus diferenciadores clave, ¿y ahora qué? La respuesta está en el poder de la narración. Tu sitio web y los canales de comunicación online ofrecen la oportunidad de contar tu historia y humanizar tu marca.

El consumidor moderno quiere autenticidad y transparencia, quiere hacer negocios con marcas con las que ha establecido una conexión. Tener una historia de marca reconocible no solo te ayudará a mantenerte en la mente de tus clientes, sino que también reforzará las relaciones con tu público. Es una parte esencial para poder crecer creando una comunidad leal.

El packaging es importante

Piensa en este hecho: nuestros sentidos captan unos 11 millones de bits de información cada segundo, pero solo somos conscientes de unos 40 bits de esa información.

Por ello, nuestro cerebro suele tomar atajos cuando se trata del diseño del envase. Por ejemplo: ¿cuántas veces nos fijamos realmente en todos los detalles de la etiqueta de un vino cuando caminamos por el pasillo de una tienda de vinos? ¿Te fijas realmente en cada tipo de letra de la etiqueta, en el tipo de papel, en los colores, en la lámina y en el estampado que se ha utilizado? o por el contrario te centras únicamente en una forma, un color, un logo muy claro, un objeto, o cualquier cosa que facilita a tu cerebro la toma consciente de tu marca en 40 bits. El reconocimiento visual rápido y a distancia el clave en toda marca de vino.

Causa impacto online

La mayoría de las veces la primera impresión que tiene una persona de tu bodega se produce en internet. Las fotos de tu sitio web y de las redes sociales deben contar la historia de tu marca de forma coherente, no solo debe tratarse de publicar eventos o ventas de su bodega. Diferenciar tu marca de las demás de forma coherente ayuda a que tu marca crezca más rápidamente, de modo que tus consumidores puedan situarla en su propia categoría.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3297 veces

Comenta