Ruta enológica por la D.O. Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda

Vilma Delgado

Viernes 19 de Noviembre de 2021

Compártelo

Leído › 1384 veces

Uno de los vinos más representativos del sur de España es la manzanilla. La D. O. Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda se oficializó hace 50 años, pero la tradición vitivinícola de la zona se remonta a tiempos ancestrales. Ya en el año 2000 a. C. se elaboraban vinos en la zona. Fueron los fenicios los que llevaron la vid a la zona. Os proponemos una ruta enológica para conocer mejor el vino manzanilla y dónde disfrutarlo.

Historia de la D. O. Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda

El vino manzanilla se elabora en una zona de amplia tradición vinícola. Es a partir del siglo XVIII cuando podemos encontrar los primeros documentos referidos a este vino. Se trata de un Acta Capitular del Cabildo de Cádiz fechada en 1781.

Es en este siglo cuando surge la industria vinatera y comienza a describirse en documentos escritos los métodos utilizados por los bodegueros. Destaca la figura del agrónomo Esteban Boutelou quien publicó en 1807 el libro Memoria sobre el Cultivo de la Vid en Sanlúcar de Barrameda y Xerez de la Frontera, un clásico de la literatura enológica.

Ya en el siglo XX, en 1933, se promulga la Ley del Vino donde se establece que la manzanilla pase a formar parte de la Denominación de Origen Jerez-Xérès-Sherry. El reglamento de esta Denominación fue el primero en publicarse en España, en 1935.

En 1964, la manzanilla consigue su consideración como D. O. separada con la publicación del Reglamento de la Denominación de Origen Manzanilla. Este reglamento reconoce el carácter único y genuino del vino manzanilla y su vínculo indisoluble con Sanlúcar de Barrameda.

La Unión Europea reconoció en el año 1966 que solo existe una manzanilla, la de Sanlúcar, con lo que la denominación oficial pasa a ser Manzanilla. Solo las bodegas de este pueblo andaluz pueden elaborar este vino bajo el amparo de la D. O.

Vinos de la D.O. Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda

Manzanilla y langostinos, posiblemente los dos productos más representativos de la gastronomía sanluqueña. Foto: DO Jerez

La manzanilla de Sanlúcar es un vino muy especial que es fruto de la tradición bodeguera, la variedad de uva y el particular envejecimiento al que es sometido. Todo en un entorno natural privilegiado, el delta de Doñana, que cuenta con 320 días de sol al año.

Gracias al clima y las características de los suelos, la variedad de uva por excelencia de la zona es la palomino fina, con la que se elabora la manzanilla en Sanlúcar de Barrameda. Este vino se elabora bajo la tradición de crianza y solera, propio de las bodegas de la zona. Consiste en el mantenimiento de una solera, es decir, un vino de calidad superior que se conserva y se intenta replicar.

Para conseguirlo, se extrae una parte de este vino para añadirlo al nuevo vino, denominado rocío. Las barricas se colocan a distintas alturas, llamadas criaderas, siendo la inferior la que alberga el vino más antiguo, la solera y las superiores donde se va añadiendo el vino nuevo. Esta mezcla de vinos de distinta edad es propia de esta zona bodeguera y permite conseguir vinos de una calidad parecida en cada añada.

Otra característica definitoria es el velo de flor. Es un manto de levaduras que otorgan las especiales cualidades organolépticas de los vinos de la D. O. Manzanilla.

Tipos de manzanilla

Manzanilla fina

Es un blanco seco de color amarillo pajizo con aromas punzantes y delicados. Se envejece durante dos años como mínimo bajo velo de flor.

Manzanilla pasada

Es un vino con mayor envejecimiento que se somete a una ligera oxidación. Son vinos más complejos y con más estructura.

Prepara una ruta enológica por la D. O. Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda

Vistas de la ciudad de Sanlúcar de Barrameda desde lo alto del castillo.

Sanlúcar nos ofrece la oportunidad de aunar la cata de sus manzanillas con la contemplación de bellos parajes naturales. Te proponemos algunas de las bodegas imprescindibles que debes visitar en tu ruta.

Barbadillo

Bodega decana, en funcionamiento desde 1821, cuenta con diversas visitas guiadas y catas dirigidas. Además, podrás conocer el Museo de la Manzanilla. Es necesario reservar previamente.

Bodegas Delgado Zulueta

Cuenta con el único Centro de Interpretación del Vino situado en el Marco de Jerez. Ofrece distintos packs de experiencias enoturísticas siempre bajo reserva. Estas actividades incluyen visita a la bodega, catas y degustación de productos de la zona e incluso espectáculo ecuestre. También ofrecen vistas nocturnas.

Bodegas La Cigarrera

Estas bodegas, situadas junto a la plaza de abastos, comenzaron su andadura en 1758. Además de visitar la bodega, podrás descubrir la gastronomía de la zona en su Taberna-Restaurante y comprar sus vinos directamente durante tu visita.

Bodegas Alonso

Estas bodegas ofrecen distintas visitas guiadas donde podrás catar la manzanilla joven en bota e incluso probar sus vinos con más solera. Las visitas se deben reservar con antelación y se realizan en español e inglés.

Bodegas Hidalgo-La Gitana

Sus patios bodegueros te permitirán disfrutar de la cocina de la zona tras haber visitado las bodegas. Ofrecen distintos tipos de visita, desde la nocturna a la oportunidad de pasar una mañana en la viña. Es necesario reservar.

 

Los vinos Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda tienen un carácter tan singular como la ciudad donde se elaboran. Se trata de una ruta enológica imprescindible si quieres descubrir estos vinos amparados por un paisaje único y una gastronomía que aúna lo mejor de la tierra y el mar.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1384 veces

Comenta